Wharfedale Denton 80th Anniversary a prueba

26 de Noviembre de 2019 Sarte

Un clásico atemporal del audio británico 

Creada para celebrar el 80 aniversario de la fundación de Wharfedale, uno de los grandes nombres del “sonido inglés” más genuino, la Denton 80th Anniversary es una elegante y discreta caja acústica que pone brillantemente al día uno de los modelos más celebrados de la marca: el monitor compacto Denton.

De la Denton 80th Anniversary hay que destacar también su muy asequible precio, realmente democrático, y, por encima, un sonido sedoso y confortable que “ama” a la música. Un producto, en definitiva, del que nos hemos enamorado por su capacidad para transmitir la emoción de la música -¡graves incluidos!- con una franqueza y una honestidad propias de realizaciones mucho más onerosas.

 

Perpetuando la magia del “sonido inglés”

En pleno 2019, resulta interesante ver cómo algunas de las marcas más íntimamente relacionadas con los orígenes de la reproducción sonora en Alta Fidelidad no sólo continúan en el mercado, sino que lo hacen con éxito, al haberse sabido adaptar a las permanentemente cambiantes exigencias de los nuevos tiempos. En el caso del audio estadounidense, podríamos destacar a la californiana JBL, mientras que en el del sonido británico nos viene ahora mismo a la memoria Wharfedale y Tannoy, empresas ambas que se encaminan con paso firme hacia su primer siglo de existencia.

Llegados a este punto, más de uno se preguntará cuál es el elemento diferenciador clave, la seña de identidad, de ese “sonido inglés” que tan bien conecta con esa manera de interpretar la reproducción sonora en la que la música es lo primero. A grandes rasgos, hablamos de realizaciones por lo general asequibles con un diseño en el que la obtención de un sonido natural, léase dinámico, transparente y con una curva tonal equilibrada es el objetivo innegociable. Se trata de productos que no compiten por ofrecer el mejor registro en tal o cual parámetro, sino que simplemente “suenen”, algo que marcas como las mencionadas consiguen con una receta infalible: combinar buenos ingredientes de base –altavoces, filtro y recinto- para que el resultado final guste al oído.

 

Cambios estéticos para mejorar prestaciones 

Con una estética realmente “vintage” pero, a la vez, ajena a los vaivenes de las modas como consecuencia precisamente de su clasicismo, la Denton 80th Anniversary es una caja acústica de estantería de dos vías de la que hay que destacar su construcción completamente artesanal, la belleza de su acabado en caoba y la tradicional rejilla protectora con malla de tungsteno de Wharfedale, elementos todos ellos que convierten a este compacto monitor en una bella puesta al día del modelo original, manteniendo intacta una de sus características fundamentales: su precio democrático, que la dota de una relación calidad/precio extraordinaria.

Nos hemos referido a “detalles sutiles”, y de verdad que lo son, con el plus de que cada uno de ellos cumple una función muy precisa de cara a mejorar la calidad sonora. Así, el panel frontal, está encastrado en el recinto con el fin no sólo de preservar la característica estética de la Denton original sino, por encima de todo, incrementar la rigidez de dicho recinto con el fin de minimizar potenciales vibraciones del mismo y, en consecuencia, coloraciones del sonido, al proporcionar una plataforma ultraestable para los altavoces. La parte estética de la Denton 80th Anniversary se completa con una mejora de calado con respecto al modelo original: el paso de los dos puertos bass-reflex al panel posterior con el objetivo de reducir aún más la distorsión por un lado y, por otro, de extender la respuesta en graves y mejorar de este modo la curva de respuesta en frecuencia subjetiva, ergo la confortabilidad de la escucha. En este sentido, que una caja acústica tan compacta tenga el punto de corte inferior a -3 dB en 44 Hz debe considerarse un logro incuestionable. Un logro que además se traslada a la escucha.

 

Una muy cuidada mezcla de tecnología tradicional y avanzada

Como producto bien diseñado que es, la Denton 80th Anniversary antepone la función a la forma, lo que nos lleva a un compacto –sólo 125 mm de diámetro- altavoz de medios/graves equipado con un innovador cono de fibras entrelazadas de Kevlar desarrollado por Wharfedale. Dicho cono va montado en un chasis metálico de alta rigidez cuya estructura posterior abierta garantiza un flujo sin obstáculos de las ondas procedentes del diafragma, minimizando de este modo la distorsión.

Sólidamente fijado al panel frontal, este transductor incluye asimismo una suspensión periférica diseñada para facilitar la integración con el tweeter, a su vez un clásico diseño con cúpula textil diseñado específicamente para la Denton 80th Anniversary del que sobresale el generoso imán de ferrita de alto flujo magnético que incorpora, responsable último de su excepcional linealidad. De la gestión de este sistema de altavoces se encarga un filtro divisor de frecuencias particularmente cuidado que se materializa en una de las ampliamente contrastadas topologías de Linkwitz-Riley con respuesta en fase perfecta, diseñado con la ayuda de un software de simulación desarrollado por Wharfedale y, muy importante, afinado a oído. Por otro, y entroncando con lo que desde hace ya un buen par de décadas es común en el audio británico de alta calidad, la Denton 80th Anniversary incorpora una doble dotación de conectores –con áreas de contacto bañadas en oro- para facilitar el bicableado.

 

Un sonido “amable” y confortable hasta la médula

Con la única precaución de destinar vatios en cantidad suficiente para compensar esa baja sensibilidad consustancial a los diseños británicos más clásicos, la Denton 80th Anniversary es bastante fácil de atacar. Es por ello que la  combinamos con un reproductor de discos compactos CD6006 y un amplificador integrado estereofónico PM6006, ambos de Marantz, estando todo ello interconectado vía In-Akustik. Llama la atención de las pequeñas Wharfedale la elegancia innata de su sonido, elegancia que en nuestra opinión está motivada por la reducidísima tasa de distorsión de un conjunto altavoces/filtro pensado en términos eminentemente musicales, capaz de proporcionar una curva tonal que en princpio uno jamás imaginaría para una caja acústica tan compacta y asequible. Pero, en efecto, así es: la Denton 80th es un prodigio de musicalidad, con voces impolutas, graves increíblemente precisos y unos agudos aterciopelados que nos recuerdan a los de realizaciones cien por cien “british” mucho más elitistas. La Wharfedale se completa con un registro notabilísimo en un parámetro habitualmente secundario en una caja acústica de su especie: la dinámica, en este caso “ayudada” por el empuje del amplificador empleado. Y, por supuesto, sobra decir que la focalización del sonido, y por añadidura la imagen sonora, son claramente reforzadas si colocamos las Denton 80th Anniversary sobre soportes de suelo.

Fabricantes: