Copland

Novelty

Copland DAC215

Partiendo de la extraordinaria relación calidad/precio de sus electrónicas de amplificación basadas en válvulas de vacío, Copland acaba de lanzar al mercado su primer procesador digital de audio –DAC- con amplificador de auriculares de grado audiófilo dedicado específicamente orientado a sacar el máximo provecho de los formatos digitales de alta resolución. Como corresponde a un producto firmado por una compañía de inequívoco acento purista, el DAC215, que llama inmediatamente la atención por sus muy compactas dimensiones y su pureza de líneas, basa sus atributos en una combinación muy cuidada de topología circuital y componentes elegidos por sus cualidades sonoras. Así, en el corazón...

 

Novelty

Amplificador integrado estereofónico Copland CTA405-A

Dotado de la estética intemporal y minimalista con construcción íntegramente metálica que caracteriza a todos los productos de Copland, el CTA405-A es una refinada electrónica basada en válvulas de vacío que ha sido creada para elevar a...

 

Etapa de potencia estereofónica Copland CTA 506

Etapa de potencia estereofónica Copland CTA 506

Con una estética que no deja indiferente, la CTA 506 es una sofisticada etapa de potencia basada íntegramente en válvulas de vacío KT120 (una variante de las legendarias 6550/KT88 y el dispositivo de su clase para aplicaciones de audio...

Preamplificador estereofónico Copland CTA 305

Preamplificador estereofónico Copland CTA 305

Ideado para convertirse en el centro de un sistema de audio estereofónico de altas prestaciones, el CTA 305 es una elegante electrónica de control basada en válvulas de vacío cuya elevada flexibilidad se materializa en la presencia de...

Amplificador a válvulas integrado CTA 405

Amplificador a válvulas integrado CTA 405

Con 50 vatios por canal ( 2 válvulas KT 88 por canal ), una fuente de alimentación diseñada para amplificadores de más del doble de potencia y una banda de frecuencia de 5 a 100 kHz !, el CTA 405 no puede pasar desapercibido a ningún...

Actualidad Copland

  • Copland DAC215 a prueba

    14 de Mayo de 2016

    No exageramos si decimos que el Copland DAC215 es uno de los procesadores digitales de audio más genuinamente audiófilos con los que nos hemos topado en los últimos años

    Leer más

 

COPLAND

Compañía escandinava que, al igual que Primare, ha formado parte del equipo de Sarte Audio Elite desde el primer momento, Copland es otra de esas contadas compañías que se sitúan en la delicada frontera existente entre la máxima excelencia sonora y el mejor precio en un contexto de fidelidad absoluta a las esencias de la música grabada.

Bautizada en honor al célebre compositor estadounidense Aaron Copland, esta compañía fundada por el danés Olé Möller en 1986 después de haber trabajado en Ortofon como especialista en el diseño de cápsulas fonocaptoras es el fruto de una profunda reflexión sobre las interioridades del diseño electrónico y la influencia que tiene en los mismos la selección de los componentes clave que los constituyen cuando de reproducir música con su máxima expresividad se trata.

Copland
CoplandCopland

Basándose en esta filosofía, Copland inició su trayectoria empresarial con la comercialización de un muy musical amplificador integrado basado en un diseño a válvulas de Ortofon originario de los años 60 que respondía a la denominación KS 601 y que hizo auténtico furor entre los entusiastas de la época por su capacidad para recrear escenas sonoras extraordinariamente creíbles a partir de una potencia de salida moderada.

Fue a principios de la década de los 90 cuando Copland empezó a ser conocida a escala mundial con modelos como el CTA 401 y el CTA 501, inmediatamente elogiados por la crítica especializada por sus excepcionales cualidades sonoras. En 1992, Copland propone una solución compuesta por el preamplificador CTA 301 y la etapa de potencia CTA 504 en la que se utilizan triodos y tetrodos mientras que en 1993 entra en escena otro de los modelos de mayor éxito de la marca: el amplificador integrado híbrido CSA 14, que combina la dulzura de las válvulas de vacío con la rapidez y capacidad de entrega de corriente que caracterizan a los dispositivos de estado sólido.

El actual catálogo de Copland está compuesto en buena medida por los descendientes -tecnológicamente actualizados, por supuesto- de unos modelos que todavía hoy batirían a muchas realizaciones menos cuidadas y más caras. Se trata de productos muy escogidos, mayoritariamente concentrados en el ámbito de la estereofonía y, como es costumbre en la marca escandinava, equipados con topologías circuitales y componentes (en especial válvulas de vacío) escogidos entre el actual no va más del mercado mundial teniendo siempre muy en cuenta el factor precio.

Es el caso, por ejemplo, del reproductor de discos compactos CDA 825, del amplificador integrado  cien por cien a válvulas CTA 405 (uno de los productos de su clase más musicales jamás creados y que continúan siendo auténticos objetos de deseo para los aficionados más puristas), del preamplificador estereofónico (también basado en válvulas de vacío y con sección de Fono incorporada) CTA-305 o de la etapa de potencia estereofónica CTA 506 (equipada con 4 de las sensacionales válvulas de potencia de última generación KT120).

También los amantes del sonido multicanal pueden disfrutar de la característica personalidad sonora de Copland en la forma del exclusivo ecualizador digital DRC 205, una electrónica completamente “de otra galaxia” entre las realizaciones de su clase que permite optimizar la adaptación de los sistemas de reproducción sonora más complejos a las particularidades acústicas de cualquier sala doméstica.

En este momento, es posiblemente el lector de discos compactos CDA825 el producto que mejor refleja el espíritu purista de Copland por cuanto está equipado con una sección de alimentación que incluye un esquema de enrutado y conexión a masa de la señal que proporciona un aislamiento muy efectivo de los subsistemas analógicos y digitales del aparato y a la vez ha sido diseñado para asegurar una impedancia de salida muy baja, eliminando la modulación inversa hacia los transformadores utilizados y la red eléctrica.

Por otro lado, el mecanismo de transporte –de carga superior- alberga un bloque de lectura y una potente electrónica de corrección de errores de origen Philips que garantizan una perfecta extracción de los datos contenidos en cada disco, a lo que se añade una etapa separadora digital con el fin de maximizar la separación entre la parte encargada de extraer los datos y la responsable de reproducirlos. Además, dicha etapa incluye un sistema de resincronismo para minimizar el “jitter” (el reloj maestro del CDA825 incluye su propia fuente de alimentación) de la señal de audio, lo que permite a los convertidores D/A utilizados recibir los datos de la misma con una velocidad de transferencia absolutamente constante y por tanto rendir al máximo de sus posibilidades.

CoplandCopland
CoplandCopland

En lo que respecta a los convertidores D/A propiamente dichos, se utilizan dos “chips” Wolfson WM8741, un modelo de 24 bits/192 kHz que a su vez consta de dos convertidores, uno que proporciona una señal en fase y otra fuera de fase, para explotar las propiedades estadísticas de las señales.

De este modo, la potencia de señal de las fases lleva a cabo una adición constructiva mientras que la potencia de ruido de las mismas es tratada de tal modo que mejora la relación señal/ruido de la onda analógica resultante.

También en los circuitos de filtrado digital los diseñadores del CSA825 se han empleado a fondo, con un esquema de sobremuestreo de la señal que permite reducir el “ruido” previo a cada impulso en base a conceptos psicoacústicos avanzados.

Gracias a ello, los transitorios emergen desde un fondo ultrasilencioso y se perciben con una claridad y una definición extraordinarias.

El CDA825 también está equipado con una etapa de salida analógica de gran ancho de banda y diseñada para preservar las delicadas relaciones de fase que constituyen la esencia de la música.