Sonus Faber Olympica Nova V a prueba

4 de Noviembre de 2019 ada

No es Sonus Faber una de esas marcas que renueva un producto o serie en concreto o incluso todo su catálogo “porque toca renovar”, básicamente porque sus creaciones están tan cuidadas que aguantan largos años en el mercado. Hay además otro factor esencial: la reputación de que goza la marca entre audiófilos y cinéfilos de todo el mundo hace que sólo cuando hay algo verdaderamente potente que aportar se decida desarrollar algo nuevo.

Así sucede con la reputada colección Olympica, recientemente puesta al día en la forma de la Olympica Nova y cuyo buque insignia, la exquisita columna Olympica Nova V, nos ha impresionado por la elegancia de su presentación sonora, su extraordinaria precisión tonar y su despampanante ingeniería.

 

36 años de trayectoria impoluta en la cúspide del audio

Mucho ha llovido desde que en 1983 Sonus Faber se diese a conocer con el minimonitor de estantería Parva, al que siguieron realizaciones convertidas en auténticas leyendas del audio High End no sólo italiano y europeo sino mundial. Nos referimos a los modelos Minima, Electa, Electa Amator, Extrema y Guarneri Homage, que en menos de una década situaron a la firma de Arcugnano en una posición en la que ha sabido mantenerse con honores gracias a la aplicación de una personalísima receta que combina magistralmente materiales de alta calidad, componentes rigurosamente seleccionados, elementos conceptuales altamente imaginativos y una elegantísima e inconfundible estética para obtener como resultado unas realizaciones que enamoran a los melómanos más exigentes por su musicalidad.

Además, la decidida apuesta, desde hace ya diez años, por el uso de la ingeniería más avanzada ha hecho posible que las nuevas generaciones de modelos de la Sonus Faber no sólo tengan una apariencia más sofisticada sin renunciar a sus esencias, sino que hayan ganado en parámetros tan importantes hoy en día como la dinámica y la polivalencia.

 

Para empezar, un recinto minuciosamente estudiado en todos los detalles

No nos cabe la menor duda de que la Olympica Nova V, que además de ser el modelo de más alto nivel de la colección Olympica Nova es exclusivo de la misma y por tanto ha sido desarrollado partiendo de cero, es un perfecto reflejo de lo que acabamos de decir. Entrando ya en materia, lo que tenemos es una soberbia columna bass-reflex de 3 vías y 5 altavoces que adopta al máximo nivel los valores que inspiraron a su celebrada antecesora, añadiendo a la vez una espectacular cantidad de desarrollos tecnológicos de última hora.

Así, los paneles utilizados en la Olympica Nova V están fabricados con ocho capas de madera doblada y prensada que proporcionan una rigidez extrema al recinto, en cuyo interior se utilizan nervaduras estructurales cuidadosamente ubicadas a modo de refuerzo para reducir la vibración y manejar la totalidad de la potencia acústica generada por el movimiento de los altavoces. El panel frontal está hecho de madera natural terminada a mano para realzar la totalidad del recinto, habiéndose asimismo aplicado un revestimiento de piel auténtica alrededor de los altavoces de agudos y medios –el conjunto conocido como “Voice of Sonus Faber”- y de los woofers.

Además, la parte exterior del exclusivo puerto bass-reflex Stealth Ultraflex, caracterizado por exhibir un nivel de turbulencias extremadamente bajo, ha sido fabricada a partir de un bloque macizo de aluminio extrusionado. A ello hay que añadir una geometría asimétrica que permite un posicionamiento muy versátil para afinar de manera eficiente la respuesta en graves en cualquier sala, mientras que la ausencia de paneles planos y paralelos mejora las prestaciones del recinto desde el punto de vista acústico. Sonus Faber afirma al respecto que estamos ante un concepto de diseño muy original inspirado por la naturaleza, al seguir las líneas el flujo de un movimiento espiral circular, lográndose de este modo una estructura más orgánica.

Así, el conducto reflex –que, por cierto, está inspirado en el utilizado en los modelos de la exclusiva serie Homage Tradition- deja de ser un elemento funcional añadido para manejar el flujo de aire y se integra plenamente en el recinto, aportando mejoras a la agilidad y la transparencia del sonido.

 

Una configuración electroacústica a la altura de la élite de Sonus Faber

En lo que respecta a la tecnología electroacústica empleada, no se puede negar que está a la altura (por su refinamiento) de la empleada en el recinto. En concreto, la Olympica Nova V monta 1 tweeter de cúpula de seda de 28 mm con tecnología DAD (“Damped Apex Dome”) y un nuevo motor de alta potencia de Sonus Faber acompañado de 1 altavoz de medios de 150 mm y 3 woofers de 180 mm derivados de los empleados en la colección Homage Tradition, habiéndose introducido en los mismos varios cambios significativos.

En el caso de los woofers, señalemos que el cono que montan se beneficia de una sofisticada estructura sándwich en la que dos láminas de pasta de celulosa flanquean un núcleo de espuma sintáctica de última generación. Por lo que respecta al altavoz de medios, incorpora un cono que utiliza una mezcla no prensada y secada al aire de pulpa de celulosa y otras fibras naturales con el fin de obtener una superficie de densidad variable que reduce las resonancias y permite garantizar un sonido muy natural con un nivel de transparencia y detalle incrementado. De la gestión del conjunto de altavoces que acabamos de describir se encarga un sofisticado filtro divisor de frecuencias basado en la exclusiva “Paracross Topology” de Sonus Faber, que permite reducir de manera sustancial la sensibilidad a las interferencias de radiofrecuencia, mejorando la respuesta a los transitorios y reduciendo el ruido de fondo.

La Olympica Nova V se completa con una elegante estructura de aluminio combinada con puntas de desacoplo de acero que constituye una plataforma extraordinariamente robusta para que los altavoces puedan realizar su trabajo sin interferencias externas sea cual sea la aplicación elegida.

 

Una vitalidad sensacional que potencia la emoción de la música

Probamos la Olympica Nova V en compañía de un conjunto de electrónicas de la estadounidense Audio Research formado por el preamplificador de línea Reference 6, el preamplificador de Fono PH9, la etapa de potencia estereofónica a válvulas Reference 160S y el reproductor de CD con DAC incorporado. Por su parte, como fuente analógica elegimos un giradiscos Brinkmann Oasis con cápsula de bobina móvil Brinkmann EMT. El cableado, Transparent Ultra de 5ª Generación en su totalidad.

De la Olympica Nova V sólo hay una cosa que nos ha impactado más que su aristocrática presencia: el brío, la adrenalina, de su sonido sea cual sea el género musical y el soporte utilizado. Hay en la Sonus Faber una fuerza brutal que es elegantemente controlada por un conjunto de altavoces impecablemente cohesionado. Una fuerza que se traduce en una gama dinámica espectacular que en compañía de una curva de respuesta en frecuencia subjetiva virtualmente plana hace que voces e instrumentos se restituyan con una renovada naturalidad para mayor gloria de la música.

 

 

Fabricantes: