Sonus Faber Lumina I

10 de Noviembre de 2020 ada

Como bien afirman sus creadores, la Lumina I es la caja acústica High End pasiva más compacta de su categoría, pero para nosotros lo más relevante es que estamos ante una Sonus Faber como la copa de un pino que además está al alcance de todos los bolsillos. Un sistema de altavoces extraordinariamente atractivo por la elegancia discreta de su diseño, la calidad evidente de su construcción y los materiales empleados en la misma, el refinamiento de su tecnología y la versatilidad de  un sonido que invita a dejarse llevar por la música.

Todo ello es aderezado por una espléndida polivalencia tanto en términos de integración en todo tipo de salas como de aplicación, por cuanto las esencias innegablemente audiófilas de la Lumina I no le impiden que se sienta igual de a gusto reproduciendo un cuarteto de cuerda, una banda de rock o los efectos ambientales de una superproducción cinematográfica.

 

¿Por qué Sonus Faber?

Mucho ha llovido desde que la más admirada e imitada de las firmas italianas especializadas en cajas acústicas vio la luz por vez primera en el ya lejano 1983. Casi cuatro décadas después, la empresa con sede en Arcugnano, una pequeña y preciosa localidad situada muy cerca de Vicenza, en el próspero nordeste italiano, sigue siendo fiel a su nombre, que significa “Sonido hecho a mano”. Un sonido que se ha ido modulando a través de mejoras técnicas, a veces sutiles, a veces drásticas, en recintos, altavoces y filtros divisores de frecuencias, pero que ha mantenido intacta su inconfundible musicalidad incluso en aquellos modelos pensados para las aplicaciones de Cine en Casa más exigentes.

Todo ello, por supuesto, manteniéndose fiel a unos principios estéticos en los que la belleza de las formas –en la mejor tradición de excelencia y buen gusto italianos- ha corrido pareja a la selección de materiales de alta calidad con un calculado punto de lujo. Pero hay más, porque el éxito de Sonus Faber le ha permitido ir afianzando poco a poco una estructura productiva que, a pesar de ser cada vez más avanzada en lo industrial/tecnológico, sigue concediendo una importancia crucial a la componente humana, a lo artesanal.

Una operativa que se aplica tanto a los modelos de referencia absoluta como a los de gama básica, entendidos estos últimos como un “entry level” en audio High End y cuya expresión más reciente se materializa en la flamante “colección” Lumina, a la que pertenece la protagonista del presente blog.

 

¿Por qué Lumina? ¿Qué la hace diferente?

El término Lumina, que significa “Luz” –también “fuente de energía y vida”- en latín, representa la propuesta más novedosa de Sonus Faber, en este caso encaminada a poner la magia de la firma al alcance de un número de aficionados lo más amplio posible.

Una propuesta que juega con las tres siglas del mencionado término para convertirlas en un acrónimo que combina tres conceptos consustanciales al “ethos” de la marca italiana: LUjo, MInimalismo y NAturalidad. Lujo entendido como una experiencia sonora en la que la naturalidad marca la diferencia con respecto a realizaciones donde la componente emocional del sonido brilla por su ausencia, y que, en la firma de Arcugnano, constituye poco menos que su razón de ser, gracias a una tradición que marida materiales altamente refinados y esa componente artesanal a la que antes hemos hecho referencia.

Minimalismo porque en su condición de producto “entry level” firmado por Sonus Faber, la gama Lumina recurre a una depurada estética que combina recintos de geometría cuadrada con materiales que reflejan la identidad de la marca, caso de la madera auténtica multicapa y el icónico revestimiento de piel utilizados en el panel frontal, pero también de los anillos de cromo que rodean los altavoces y los exquisitos terminales de conexión bañados en níquel.

Quizá las más importantes, las dos últimas siglas del “acrónimo” LUMINA hacen referencia a la naturalidad sonora consustancial a  Sonus Faber. Una naturalidad fruto de años y años de lograda mezcla de altavoces hechos a medida y filtros divisores de frecuencias con topologías circuitales exclusivas, componentes de grado audiófilo y afinado a oído y que, en esta nueva gama, bebe de una experiencia única combinada con transductores importados de la serie Sonetto y otros diseñados y fabricados exclusivamente para ella.

 

“Menos es más” sólo en lo formal, no en refinamiento técnico

Extraordinariamente compacta hasta el punto de ser la caja acústica High End más pequeña de su categoría actualmente disponible en el mercado, la Lumina I combina armoniosamente los elementos conceptuales clave de Sonus Faber a los que acabamos de hacer referencia con una espléndida polivalencia Alta Fidelidad/Cine en Casa y una facilidad de ubicación excepcional, gracias no sólo a sus reducidas dimensiones, sino también a su puerto bass-reflex de emisión inferior. Haciendo honor a ese “menos es más” que tan bien refleja la idea de minimalismo bien entendido y al lema “El sabor de la simplicidad” con que la marca ha querido reflejar el alma de la “colección” Lumina, la Lumina I utiliza una configuración bass-reflex de 2 vías y 2 altavoces.

En concreto, tenemos uno de los icónicos tweeters de cúpula de seda revestida a mano D.A.D. (Damped Apex Dome) de 29 mm de diámetro utilizados en la antes mencionada gama Sonetto y un “midwoofer” de nuevo desarrollo equipado con un cono multifibra de 120 mm de diámetro, siendo el conjunto gestionado por un filtro divisor de frecuencias ejecutado con componentes de grado audiófilo. El resultado es una caja acústica con una increíblemente generosa –si tenemos en cuenta las dimensiones del recinto- curva de respuesta en frecuencia (65-24.000 Hz) y una impedancia nominal de 4 ohmios que, asociada a una electrónica de amplificación capaz de entregar entre 30 y 100 vatios continuos por canal, ofrece un sonido sencillamente delicioso.

 

Una presentación sonora sutil, coherente y absolutamente libre de fatiga auditiva

Varias son las opciones en materia de electrónica que se nos ocurren para probar la Lumina I preservando en todo momento la relación calidad/precio del conjunto, habiéndonos decantado finalmente por la combinación formada por el amplificador integrado estereofónico M2si y el reproductor de discos compactos M2scd de la británica Musical Fidelity, todo ello interconectado por van den Hul.

Desde el primer instante, la sensación de exclusividad a la vista y al tacto que desprende la Lumina I es en todo momento debidamente complementada por una personalidad sonora en la que el carácter fluido y extraordinariamente “amable” del sonido invita a escuchar música durante horas y horas. Una sensación que además es reforzada por una curva tonal subjetiva increíblemente equilibrada y una presentación espacial de voces e instrumentos precisa y generosa a partes iguales, que permite a la Sonus Faber crear escenas sonoras a priori impensables en una caja acústica de su tamaño y precio. Es, en síntesis, la Lumina I una realización prodigiosa que deja un sabor de boca como pocas.

Fabricantes:
WhatsAppWhatsApp