Sonus Faber Guarneri Evolution
Fecha 20 Diciembre 2013 Autor Juan Tags Sonus Faber

Elegancia en su máxima expresión

Nos ha parecido interesante que nuestro “Blog de Navidad” tenga como protagonista un producto que refleja como pocos las esencias de nuestra empresa. Hemos querido configurar un sistema que reflejara nuestra idea de base a la hora de proponer esa escucha de música en la intimidad del hogar que hemos estado ofreciendo durante décadas. Cierto que son muchos los candidatos, a la vez que se impone la contención en el presupuesto, por lo que hemos decidido concentrarnos en un producto que sea capaz de expresar con la máxima honestidad el espíritu de la música.
 
 
Y así llegamos a la bellísma y sofisticada Sonus Faber Guarneri Evolution, versión actualizada de la ya mítica Guarneri Homage, a su vez el primer miembro de la exclusiva familia de cajas acústicas bautizadas como “instrumentos musicales” de la firma de Arcugnano (nordeste de Italia). Unas cajas acústicas que pertenecen a ese reducidísimo y selecto grupo de componentes de audio que nos gusta escuchar una y otra vez porque siempre tienen algo interesante que aportar… ¡y hacernos descubrir!

 

 

Rizando el rizo del refinamiento

Compacta pero altiva, segura de su autoridad y su clase, lo primero que hay que saber de la Guarneri Evolution es que se aprovecha de los refinamientos incorporados en su momento por Sonus Faber en su formidable modelo “The Sonus Faber” para alcanzar las más altas cotas de excelencia sonora a partir de un diseño de dos vías montado en un recinto de dimensiones muy comedidas.
Consideramos importante insistir en el legado de la citada “The Sonus Faber” porque se trata de un producto que marcó un antes y un después muy claros en su fabricante, como se han encargado de corroborar los sucesivos modelos que la marca italiana ha ido comercializando a lo largo de los últimos tres años. 

Con una estructura externa que adopta el ya clásico diseño en forma de laúd de Sonus Faber construido con paneles multicapa dispuestos en configuración antiresonante, la Guarneri Evolution incorpora como novedad fundamental una estructura de fijación metálica que sujeta los paneles superior e inferior del recinto acompañado de un esquema de absorción basado en control de masa que suprime las resonancias individuales de la estructura de madera. En lo que respecta a la configuración empleada, la Sonus Faber destaca por incluir una suspensión optimizada con un nivel de vibraciones espúreas muy bajo y un sistema de carga con un innovador puerto reflex (“stealth”), que garantiza una interacción mínima entre altavoces y recinto.
 

En lo que concierne a los transductores empleados, utilizan diseños habituales en sus modelos de referencia, caso del tweeter de respuesta ultralineal y muy baja compresión dinámica con interfaz mecánica optimizada Ragnar Lian y un altavoz de medios/graves de 179 mm con bobina móvil libre de corrientes turbulentas montada en un soporte de CCAW/Kapton. De este segundo transductor hay que señalar, además, el uso de celulosa no prensada en su cono, así como la presencia de los innovadores anillos de Kellog/Goeller en su motor magnético (una de esas pequeñas sutilezas de ingeniería que luego marcan diferencias sensibles en el sonido), lo que, en combinación con una cámara acústica especialmente diseñada para el mismo, le permite expresarse sin limitaciones. En lo que respecta al filtro divisor de frecuencias, utiliza una configuración también clásica en Sonus Faber: topología circuital no resonante y pendiente de corte progresiva con respuesta en amplitud y fase optimizada ejecutada con componentes de muy alta calidad y, como siempre, afinado a oído. En suma, estamos ante un producto que es mucho más que una Guarneri Homage “MKII”.
 
 
 

 

Musicalidad excelsa con la condición ineludible de una “compañía” adecuada

 

Al igual que su antecesora, la Guarneri Evolution es una caja acústica “amable”, dado que su sonido gusta desde el primer momento, sobre todo si hemos tomado la precaución de poner en marcha la electrónica de ataque un par o tres de horas antes. Pero una cosa es que busquemos ese sonido “amable” y otra que exijamos a la Sonus Faber que exprese todo su potencial. Es aquí donde la ecuación se modifica, motivo por el que decidimos combinarla con una electrónica que combina magistralmente resolución y calidez: el amplificador integrado a válvulas VSi75 de Audio Research, a su vez apoyado por el Copland CDA825, una fuente que ha demostrado ser capaz de ennoblecer el a menudo despechado, pero en nuestra opinión todavía con un gran potencial sonoro, disco compacto. Para las conexiones vamos a lo seguro –en el sentido “musical”- de la palabra y optamos por modelos de la gama Ultra de Transparent Audio.

 

Aparte de ser uno de los mejores amplificadores integrados, el VSi75 se beneficia de las continuas innovaciones en topología circuital y selección de los componentes –muchas de ellas importadas de los fabulosos modelos de la gama Reference-, que constituyen una parte integral de la filosofía de Audio Research, lo que le permite, por ejemplo, exhibir una capacidad de entrega de corriente que le viene como anillo al dedo a la exigente circuitería de filtrado de las Guarneri Evolution.
Considerado como un todo, en nuestra opinión, este conjunto guarda una gran coherencia formal –diseño, clasicismo, calidad de cada elemento- que se traslada felizmente al plano “espiritual”. Así, el sonido posee una pureza que se sitúa a medio camino entre los efectismos de algunas propuestas exageradamente “audiófilas” (que a nosotros no nos gustan porque acaban dando más valor al continente que al contenido) y la analiticidad extrema sin sentido del realismo que caracteriza a muchas combinaciones basadas en ciertas electrónicas centroeuropeas y japonesas de alta gama (e incluso algunas “anglosajonas”). La idea de precisión que tanto obsesiona a quienes buscan emoción musical acompañada de perfección plástica (el sonido) se materializa con una elegancia digna de elogio que, además, reconforta: la música fluye de las cajas acústicas y punto. Nada de desmadres, nada de groseras salidas de tono. Escuchamos varias composiciones musicales de magnífica factura sonora (de nuevo nos tenemos que descubrir ante la verosimilitud sonora de las remasterizaciones en SACD producidas por Esoteric ) y la verdad es que el sistema protagonizado por las Guarneri Evolution nos parece ecuánime hasta el tuétano, sin carencias importantes en ningún parámetro clave.

Más info>>