rotel s14
Rotel S14 a prueba
Fecha 23 Enero 2023 Autor ada Tags Rotel

“Nunca es tarde si la dicha es buena”, sentencia el dicho popular. Y así ha sido con el S14, primer amplificador integrado estereofónico con conectividad a redes puesta a punto por la muy purista, prestigiosa y veterana (fue fundada en 1961) Rotel, uno de los fundadores de lo que se conoce como “High End asequible” y, como consecuencia de ello, una de las marcas más respetadas por melómanos y audiófilos de todo el mundo.

rotel s14

Dotado de la discreta elegancia que desde siempre ha caracterizado a las realizaciones de la firma japonesa, el S14 puede definirse como una aplicación perfecta del emblemático Concepto de Diseño Equilibrado (que guía a la compañía japonesa desde hace ya varias décadas) a la integración del sonido analógico más atemporal con las tecnologías que hacen posible la “Hi-Res” más avanzada. El resultado es una electrónica “todo en uno” que pone la calidez, la precisión y la fuerza controlada de los diseños más clásicos de Rotel al servicio del streaming de audio más exigente. En definitiva, una electrónica de musicalidad impoluta que cautiva de inmediato.

 

Concepto de Diseño Equilibrado: una influencia clave también en el ámbito digital

El ADN esencialmente “analógico” del fabricante del S14 hace pensar que la declaración de principios que guía la puesta a punto de todos y cada uno de sus productos, léase el antes mencionado Concepto de Diseño Equilibrado, no se aplica con la misma intensidad en sus realizaciones implicadas con el universo digital. Esto nos lleva al relativamente nuevo ámbito de la alta resolución, alias ”Hi-Res”, continuación lógica de los formatos basados en soportes físico como el CD. Dicho lo anterior, muchos se preguntan todavía si en términos musicales los formatos digitales que trabajan con tecnología de, por ejemplo, 24 bits y frecuencias de muestreo elevadas son superiores al estándar de 16 bits/44.1 kHz que utiliza el disco compacto de audio. Pues bien: la respuesta es “sí”. Pero esto no significa que estos formatos “Hi-Res” vayan a realzar obligatoriamente nuestro nivel de disfrute de la escucha musical.

Rotel S14

Por ejemplo, a pesar de que en teoría un sistema digital construido alrededor de una estructura de palabras de 24 bits puede proporcionar una relación señal/ruido teórica de 144 dB, otras anomalías circuitales (en particular los ruidos de fondo procedentes de la fuente de alimentación), así como el ruido ambiental presente en nuestro entorno de audición son susceptibles de enmascarar una gran parte de esta mejora teórica y por tanto nos impide que oigamos cualquier diferencia. Y es que la enorme cantidad de bits implicados muestra las dificultades para convertir de forma precisa una señal “numérica” en analógica. Los convertidores D/A, presentes en cada dispositivo de reproducción digital de audio, constituyen el paso final y más crítico de la cadena de digitalización. Veamos más de cerca cómo trabajan. Un “chip” (circuito integrado) de conversión D/A debe aceptar el flujo de datos procedente del disco y entregar en su salida una tensión analógica para cada muestra, lo que en el caso de los dos canales de un CD equivale a suministrar 88.200 voltajes discretos cada segundo (en muchos convertidores de última generación la velocidad de transferencia de salida es mucho más alta) que luego son combinados para crear la señal de audio que escuchamos. 

Rotel S14

Una prueba de linealidad permite medir la habilidad de un convertidor con el fin de suministrar voltajes a la amplitud adecuada, ya que cuando en un convertidor D/A un bit cambia de 1 a 0, la salida analógica debe disminuir exactamente en una magnitud proporcional, por lo que cualquier no linealidad tiene como resultado la distorsión de la señal de audio. Además, el valor del cambio en la tensión analógica depende de cuál sea el bit que ha cambiado, puesto que cada uno tiene un impacto diferente en la tensión analógica final, una situación que a nivel técnico se explica diciendo que cada palabra digital contiene una serie de dígitos binarios dispuestos en “potencias de dos”. Así, el primero de dichos dígitos (llamado “bit más significativo” o MSB) supone la mitad del valor total de la amplitud máxima de la señal analógica, mientras que el último (“bit menos significativo” o LSB) es el que aporta el cambio más pequeño. Obviamente, la traslación de todo esto al universo de la “Hi-Res”, donde la información a procesar se multiplica literalmente con respecto a la del CD, exige trabajar con unos niveles de precisión brutales si queremos que localidad sonora aumente en consonancia. De ahí la lógica aplastante que tiene aplicar el Concepto de Diseño Equilibrado al tratamiento de las señales asociadas al audio de alta resolución sea cual sea la procedencia de las mismas (un servicio de streaming o una descarga, por ejemplo).

 

S4: “Hi-Res” con la musicalidad analógica atemporal de Rotel

Lo anterior nos conduce directamente al S14, primer amplificador integrado estereofónico con conectividad a redes de Rotel, creado para proporcionar de una manera fácil y sofisticada un acceso impoluto a una oferta de contenidos de música prácticamente ilimitada. Muy estilizada, esta electrónica obtiene contenidos musicales directamente desde un amplio abanico de fuentes con el propósito de restituirlos con una naturalidad extrema. Con el fin de lograr este objetivo, alberga en su interior una etapa de salida de alta capacidad dinámica configurada en Clase AB que entrega 80 vatios continuos por canal sobre 8 ohmios o 150 vatios por canal sobre 4 ohmios, que le permite atacar con holgura un amplísimo abanico de cajas acústicas. En lo que respecta a sus capacidades digitales, el S14 reproduce archivos de música, entre ellos PCM hasta 24 bits/384 kHz y MQA, partiendo de un DAC ESS SABRE con tecnología de 32 bits y la potente homologación Roon Ready.

Rotel S14

Volviendo al ámbito analógico, los circuitos de amplificación que alberga en su interior excitan un conjunto de transistores de salida de alta corriente que, a su vez, son alimentados por un transformador toroidal sobredimensionado diseñado y construido por Rotel que aporta precisión y un excepcional control de los graves. Cómodo e intuitivo, el S14 soporta tanto conexión a redes por cable como inalámbrica vía Wi-Fi de doble banda a fin de ofrecer el no va más en flexibilidad de instalación, mostrándose en su visualizador de funciones gráfico frontal la portada del álbum, el título del mismo, la canción en curso de escucha e información sobre el artista. Asimismo, la configuración y puesta a punto del aparato también está disponible utilizando el panel frontal o el mando a distancia suministrado de serie, gestionándose el streaming de audio mediante la “app” elegida por el usuario o la “app” para iOS o Android dedicada. El Rotel también incluye entradas digitales coaxial, óptica, PC-USB y Bluetooth compatible aptX HD, así como analógicas, para facilitar la conexión a un amplio espectro de fuentes de audio.

 

Una electrónica que conecta instantáneamente con la música

Probamos el S14 junto con nuestro habitual ordenador portátil Mac Pro y una pareja de cajas acústicas Sonus Faber Lumina V, todo ello conectado por In-Akustik. Teniendo en cuenta lo que busca el Concepto de Diseño Equilibrado, parece sensato pensar que la respuesta en frecuencia de 10-100.000 Hz, +/-0’5 dB en Línea y 10-90.000 Hz, +/-2 dB en digital más el factor de amortiguamiento de 400 a 8 ohmios del Rotel deberían tener una influencia directa en la escucha.

sonus faber lumina v

Y, por supuesto, así es, porque se accede cómodamente (la pantalla de visualización frontal es muy útil al respecto) a contenidos remotos (Qobuz y TIDAL, vía Roon, en nuestro caso) y los reproduce con una autoridad y naturalidad (agudos deliciosos, medios impolutos, graves profundos y elegantes) que satisfará a los más exigentes. A ello no es ajena su espectacular capacidad dinámica, nada sorprendente en los productos firmados por la marca japonesa pero que, aún así, impacta por la facilidad con que aporta la agilidad y la emoción propias de un buen directo a la hora de reproducir todo tipo de contenidos musicales. En definitiva, el S14 es un amplificador integrado estereofónico con streamer incorporado que simple y llanamente suena mejor, con el añadido de un empuje sobrenatural por cortesía de la veneración que profesan sus creadores por la dinámica.