Pro-Ject 2Xperience SB DC
Pro-Ject 2Xperience SB DC
Fecha 6 Marzo 2015 Autor Juan Tags Pro-Ject

El 2Xperience SB DC es una perfecta constatación del nivel de refinamiento creciente que la austriaca Pro-Ject está incorporando incluso en sus giradiscos de gama media y media/alta. Que por poco más de 1.000 euros tengamos a nuestra disposición un producto con control electrónico de velocidad, un plato de estructura multicapa y, como guinda espectacular, un brazo de fibra de carbono más una cápsula de bobina móvil, es una noticia prácticamente sin precedentes. El resultado, asombroso.

De nuevo, la impronta única de Pro-Ject

Parece lógico que estemos particularmente entusiasmados con los logros de Pro-Ject. Pero la verdad es que no es para menos, ya que la empresa fundada por Heinz Lichtenegger ha conseguido situarse en lo más alto dentro del reñido mercado del audio de alta calidad a escala mundial. Y, además, siguiendo una decidida y agresiva filosofía de apuesta permanente por la democratización, de poner máquinas de alta calidad sonora, buena tecnología, diseño vistoso y fiabilidad irreprochable al alcance de usuarios que estaban resignados ante la imposibilidad de acceder al High End tradicional.

Es en el segmento de los giradiscos donde esta política ha cosechado sus frutos más evidentes y, como no podía ser de otro modo, lo ha hecho con unos resultados apabullantes. La receta ya la hemos comentado en otros Blogs relacionados con Pro-Ject, aunque a la vista de lo que nos ofrece el producto que protagoniza estas líneas bien vale la pena revisarla de nuevo. Si nos concentramos en los giradiscos, la clave del éxito de la marca austriaca reside en el siguiente cóctel: concepto radicalmente purista, tecnología y materiales de alta calidad, diseño estético sugerente y –fundamental- fabricación a gran escala en Europa. Esto combinando profesionales e instalaciones de alto nivel y, sin embargo, con unos costes muy comedidos. Ahí es donde entra en juego la mega-factoría de Litovel,  situada en la República Checa y que ofrece una serie de características únicas: utillaje en perfecto estado de revista (en algunos casos de última generación) y personal muy competente, todo ello mezclado en unas proporciones que permiten producir de manera masiva y, a la vez, completamente manual.

En la fábrica de Litovel se fabrican la práctica totalidad de los elementos que integran un giradiscos: los platos propiamente dichos, motores, controles electrónicos de velocidad y, por supuesto, los brazos de lectura que tanta fama han dado a Pro-Ject. Todo ello acompañado por un ensamblaje completamente manual y la evaluación de todos y cada uno de los productos manufacturados, combinando señales de laboratorio y música. Y esto vale tanto para el modelo más sencillo (Serie Elemental) como para el más elaborado (Serie Signature), lo que permite realizar unos ahorros que repercuten directamente en el precio final y que, de hecho, han convertido a Pro-Ject en el número uno mundial en el campo de los giradiscos.

Clásico por encima de todo
pero con elementos tecnológicos vanguardistas

Nos atreveríamos a decir que el 2Xperience SB DC es un giradiscos cuya estética lo hace inmune al paso de las modas. Un “look” atemporal que hace que estemos ante un producto que lucirá igual de bien hoy que dentro de 10 años.
¿Y qué es lo que tenemos? De entrada, y aparte de esa estética reconfortantemente sólida y agradable a la que nos acabamos de referir, una “idea”. ¿Qué idea? Pues la obsesión de Heinz Lichtenegger, que no se cansa de explicar con pasión allí donde lleve a cabo una presentación de producto (en Múnich durante el pasado mes de mayo, sin ir más lejos).

Para él, crear un buen giradiscos es una cuestión de controlar resonancias y, por tanto, de combinar materiales y equilibrarlos –aplicando las proporciones adecuadas- de tal modo que el conjunto resultante sea lo más neutro posible en términos acústicos. Y cuando decimos neutro nos referimos a la parte tonal por un lado y a la rapidez en la respuesta por otro –fundamental para obtener una buena respuesta a los transitorios, léase una buena dinámica-, lo que significa que el cuidado por los pequeños detalles es fundamental; de hecho, es lo que marca la diferencia entre los diferentes niveles en los que se estratifica la gama de Pro-Ject.

En el caso del 2Xperience SB DC, estamos ante un giradiscos de gama media/alta–alta con tracción por correa, que combina un chasis de MDF no resonante de gran grosor con un plato de estructura sandwich de 300 mm equilibrado dinámicamente. Éste proporciona una gran inercia con la consiguiente estabilidad en la rotación. La adición de una esterilla de vinilo y un prensador de discos enroscable -solución que garantiza la máxima presión efectiva sobre el disco- contribuye a que la lectura se lleve a cabo con la máxima precisión al  reducirse drásticamente los efectos de posibles alabeos del disco.

El siguiente elemento mecánico significativo del 2Xperience SB DC lo encontramos en un eje con cojinetes invertidos de muy alta precisión -calidad ABEC-, a la vez que una elaborada circuitería de control con cambio electrónico de la velocidad de giro asegura que la lectura se llevará a cabo con la cadencia exacta. De nuevo, nos encontramos ante un refinamiento poco habitual en un producto de esta clase y precio, ya que, por regla general, los sistemas de control de velocidad electrónicos suelen venderse por separado como mejora opcional. El 2Xperience SB DC se completa con otra exclusividad –para un giradiscos de su precio- de Pro-Ject: un vistoso y sofisticado brazo de lectura de 9”  mecanizado a partir de una sola pieza de fibra de carbono, el 9cc Evolution, fabricado también por Pro-Ject,. Se trata de un diseño avanzado que mejora el del prestigioso y longevo 9cc e incluye un sistema de rodamientos invertido, un contrapeso de estructura antiresonante y un dispositivo antideslizamiento (“anti-skating”), que le permiten conseguir una adaptación perfecta con un amplio abanico de cápsulas fonocaptoras, entre las que se incluyen los diseños de bobina móvil más exigentes. Asimismo, el cableado interno del 9cc Evolution está fabricado en cobre de alta pureza, mientras que los conectores de salida están bañados en oro. Y hay más: el 2Xperience SB DC se suministra de serie con una cápsula Ortofon 2M Silver (con devanados de plata), lo que nos lleva a una potente fuente de lectura analógica literalmente “llaves en mano”. Evidentemente, el usuario siempre dispone de la posibilidad de alternar la mencionada cápsula fonocaptora por otra, sencillamente para darse el gusto de disfrutar de una estética sonora diferente.

Clásico también en el sonido:
amable en lo tonal, incisivo en lo dinámico

Dejando claro ya de entrada que el  Pro-Ject 2Xperience SB DC puede ser la fuente principal de un amplísimo abanico de equipos estereofónicos de muy buen nivel, para probarlo decidimos combinarlo con material situado “conceptualmente” a su altura: el amplificador integrado Primare I32, previo de fono Primare R32 y cajas acústicas Sonus faber Olympica II. El cableado, Van den Hul en su totalidad: The Thames para el giradiscos, The Waterfall en la conexión ampli/previo de fono y The Revelation en cajas. Una vez afinados los ajustes de peso –el de altura viene perfecto de fábrica- y antideslizamiento, el Pro-Ject está literalmente listo para usar. Muchos son los enfoques que se puede dar a la hora de valorar un componente que admite tantas sutilezas como un giradiscos, pero, en el caso del 2Xperience SB DC, lo primero que se puede decir es que su sonido es muy transparente, no detectándose el más mínimo emborronamiento. Los transitorios son irreprochables, mientras que la extinción de los sonidos nos recuerda fácilmente a la de modelos más caros de la propia Pro-Ject. El equilibrio tonal es ejemplar, detalle que nos hace reflexionar sobre lo que debe ser el audio High End: una implicación trascendente del oyente con el acontecimiento musical. Para conseguir una experiencia verdaderamente creíble de un evento que está siendo reproducido y no escuchado en directo, el oyente debe ser transportado desde la disposición sintética del punto de escucha de una habitación/sala/estudio donde la música fue grabada al evento propiamente dicho. El 2Xperience SB DC es capaz de presentar, y además con una capacidad de convicción muy notable, la frontera indefinible entre oyente y música. Una frontera que es eliminada por obra y gracia de una ausencia de artificios a la que se añade la desaparición de cualquier atmósfera indeseada entre lo que sale de las cajas acústicas y nuestros oídos. ¿Fallos? A este nivel prácticamente ninguno. No queremos parecer pretenciosos, pero es la pura verdad. Más información>>