McIntosh MX180
McIntosh MX180 a prueba
Fecha 10 Marzo 2022 Autor ada Tags McIntosh

En su condición de icono, y además desde hace décadas, del High End estadounidense, McIntosh tiene también una larga tradición de excelencia en el ámbito del Cine en Casa y las instalaciones a medida, motivo por el que sus preamplificadores/procesadores están concebidos para ser el centro neurálgico de sistemas altamente complejos que cubren un amplísimo abanico de necesidades y exigencias. Recientemente introducido en el mercado, el MX180 es un perfecto exponente de esta tradición de búsqueda de lo absolutamente mejor para reproducir no sólo bandas sonoras cinematográficas, sino también, en línea con la leyenda de la firma fundada en 1949 por Frank McIntosh, música estereofónica en Alta Fidelidad.

mcintosh mx180

De porte aristocrático y belleza atemporal, el MX180 alberga en su interior un concentrado de refinamientos tecnológicos pensado para elevar hasta el límite el disfrute de música y cine con el común denominador de una calidad sonora perfectamente equiparable (resolución, transparencia, calidez, presentación en las tres dimensiones del espacio) a la de las realizaciones más emblemáticas de una marca que ha sabido convertirse en sinónimo de lujo y exclusividad. A todo ello hay que añadir una sección de vídeo a la altura de las más altas expectativas de los ecosistemas 4K y 8K con lo último en compatibilidad HDR y conectividad, siendo el resultado una electrónica que hará las delicias de los entusiastas de la experiencia audiovisual doméstica sin compromiso. En definitiva, un preamplificador/procesador de A/V digno de la mejor tradición de McIntosh.

 

Centros de control audiovisuales y naturalidad sonora: un objetivo hecho realidad

Durante mucho tiempo, una de las “leyendas urbanas” más habituales entre los amantes del sonido con mayúsculas era la no aceptación de las electrónicas de control (léase preamplificadores/procesadores) para A/V como componentes High End de pleno derecho en lo que a calidad sonora se refiere. Motivos para justificar esta situación los hubo durante un montón de años, aunque en principio relacionados más con las limitaciones de los sistemas empleados para la codificación de bandas sonoras multicanal que por el “hardware” de audio de los productos implicados propiamente dicho. Y es que pese a su efectividad, tanto el Dolby Digital como el DTS, por mencionar las primeras codificaciones multicanal digitales que vieron la luz, tenían serias lagunas en términos de precisión tonal al utilizar ambos fuertes tasas de compresión de datos.

McIntosh MX180

Unas tasas que, por supuesto, tenían su explicación: la necesidad de ahorrar espacio para que un DVD pudiese albergar la totalidad de una película de duración estándar. Todo esto cambió radicalmente con el advenimiento de formatos multicanal verdaderamente “Hi-Res” como el Dolby TrueHD y el DTS-HD Master Audio, ambos desarrollados pensando en el Blu-ray Disc y en su inmensamente superior capacidad de almacenamiento –pese a albergar vídeo “Full HD” primero y 4K después- en comparación con el mencionado DVD. Llegados a este punto, la búsqueda de sonido High End en la reproducción de películas y conciertos de música en multicanal era básicamente cuestión de aplicar al diseño de la sección de audio de los centros de control audiovisuales la misma filosofía que rige el de los preamplificadores estereofónicos para Alta Fidelidad. Todo ello, por supuesto, acompañado por las preceptivas especificidades en los ámbitos de la conectividad, el tratamiento de señales de vídeo, la corrección acústica y las funcionalidades propias de la era de Internet (DAC, streaming). 

 

MX180: lo último de McIntosh para el no va más en Alta Fidelidad y Cine en Casa

Como consecuencia de su origen estadounidense, McIntosh fue una de las primeras marcas –hablamos de hace más de 25 años- del audio High End con mayúsculas que apostó decididamente por el A/V al máximo nivel, una apuesta que por otro lado se ha mantenido intacta hasta nuestros días en la forma de una serie de productos que combinan magistralmente el espíritu audiófilo de la legendaria marca neoyorquina con lo último en sonido multicanal, procesado de imagen y conectividad. Una apuesta que se acaba de enriquecer con el novísimo MX180, un extremadamente completo preamplificador/procesador audiovisual equipado con las tecnologías más avanzadas para satisfacer a los entusiastas del Cine en Casa sin compromiso. Así el MX180, cuyos bloques de audio analógico y alimentación están ejecutados con el esmero habitual en las realizaciones estereofónicas de McIntosh, incorpora una sección de vídeo que le permite no sólo reproducir sin limitaciones los contenidos 4K más exigentes, sino también sus homólogos en 8K que vayan apareciendo en el futuro.

mx180 mcintosh

En consecuencia, soporta vídeo a 8K/60Hz y 4K/120 Hz en sus 7 puertos (5 entradas y 2 salidas) HDMI, que a su vez son compatibles con el protocolo de protección anticopia HDCP 2.3 y con los sistemas Dynamic Lip-sync y Quick Media Switching (que elimina el retardo susceptible de generar pantallas en negro antes de que un contenido sea visualizado). Como corresponde a un centro de control audiovisual de última generación, el MX180 soporta la práctica totalidad de variantes del ecosistema HDR, léase HDR Estático, HDR Dinámico, HDR10+, HLG y Dolby Vision, que aseguran una visualización de contenidos optimizada en términos de profundidad, nivel de detalle, brillo, contraste y color. El MX180 también incorpora los esquemas Auto Low Latency Mode (ALMM) para optimizar los tiempos de latencia, Quick Frame Transport (QFT) para optimizar el visionado de videojuegos y Variable Refresh Rate (VBR) para maximizar la fluidez de las imágenes. En el ámbito del sonido envolvente, el McIntosh es compatible con los sistemas de audio 3D más populares del momento (DTS:X Pro y Auro-3D incluidos) y con formatos “clásicos” como el DTS-HD Master Audio o el Dolby TrueHD para garantizar un sonido de auténtica alta resolución en los sistemas multicanal más complejos. Lógicamente, la conectividad de una electrónica como el MX180 es muy generosa, con, en el ámbito digital, 4 entradas ópticas, 3 coaxiales y 1 USB compatibles 24 bits/192 kHz a las que se suma 1 entrada balanceada AES/EBU.

mx180 mcintosh

En lo que respecta a las entradas analógicas, hay 2 balanceadas y 4 no balanceadas (entre ellas una de fono compatible con cápsulas de imán móvil) y una para señal descodificada de 7.1 canales. En cuanto a salidas, se dispone de un total de 16 canales discretos con tomas balanceadas que además pueden adaptarse a las necesidades de cada equipo, bien biamplificando las cajas acústicas principales bien añadiendo subwoofers extra. Por otro lado, y con el fin de garantizar una perfecta integración equipo-sala, el MX180 incorpora la sofisticada tecnología de corrección de salas RoomPerfect, que mide y ajusta la salida de audio –actuando en parámetros como la respuesta en frecuencia, el volumen de las cajas acústicas o el control de los graves- para compensar las propiedades acústicas de cada espacio concreto. Ya para finalizar, señalemos que el MX180 incluye un software de configuración que permite al usuario personalizar su equipo hasta en los más mínimos detalles, a la vez que el uso de “chips” de procesado de última generación que combinan muy alta potencia y menor consumo permite reducir el consumo de energía incrementando por tanto la fiabilidad. Y, por supuesto, sobra decir que el protagonista del presente Blog está íntegramente diseñado y construido en Estados Unidos.

 

Fluidez de funcionamiento y musicalidad extraordinarias

Gracias a un diseño industrial tan personal y aristocrático como útil, esto último por cortesía de los preciosos e informativos iconos retroiluminados del panel frontal, el MX180 es un producto muy atractivo, realmente deseable. Lo probamos en una configuración 9.1.6 con los nueve canales de sonido envolvente tradicionales reproducidos por un conjunto de cajas acústicas de la gama Olympica Nova de Sonus Faber (dos Olympica Nova V para los canales principales, una Olympica Nova CII para el canal central y seis Olympica Nova I para los efectos laterales, posteriores y frontales de altura) y los seis canales “3D” reproducidos por tres Sonus Faber Palladio PC-562.

olympica nova sonus faber

Todo ello completado con un subwoofer activo Gravis V de la propia Sonus Faber. En lo que respecta a la amplificación, utilizamos tres etapas de potencia de tres canales MC303 para los canales de sonido envolvente “tradicionales” y una etapa de potencia de siete canales MC8207 para el audio “3D”. Como fuente de audio y vídeo empleamos un reproductor de Blu-ray Disc 4K Reavon UBR-X110 y como dispositivo de visualización de imágenes un videoproyector 4K VPL-VW790ES de Sony, estando la totalidad de las conexiones confiadas a la alemana In-Akustik. Incluso con una configuración tan contundente como la empleada para esta prueba, el MX180 demuestra ser el fruto de muchos años de experiencia. En consecuencia, los ajustes (el sistema de calibración acústica RoomPerfect nos parece fantástico) a realizar son relativamente pocos, a la vez que la gestión de los mismos se lleva a cabo sin mayores problemas. Una vez dicho esto, lo que realmente impresiona del MX180 es, como por otro lado cabía esperar, su sonido genuinamente McIntosh con todo tipo de bandas sonoras, todo ello sin dejar de lado unas funcionalidades de procesado y conmutación de vídeo impolutas. Es evidente que los ingenieros de la firma estadounidense han logrado el balance perfecto entre su indiscutible dominio de los circuitos de audio y la potencia de los subsistemas encargados de descodificar el sonido envolvente, lográndose una aireación extraordinariamente realista que contribuye a crear esa sensación única de sentirse en el centro de la acción. En definitiva, el MX180 nos brinda cine y música a tamaño natural con la elegancia de los auténticos maestros.