Final Audio Design Piano Forte VIII

17 de Noviembre de 2013 Sarte

Realmente fuera de parámetros

No cabe ninguna duda de que la explosión del audio personal propiciada por Internet ha conllevado un auge sin precedentes en la venta de auriculares. Unos auriculares que en muchos casos (por fortuna cada vez más) permiten disfrutar de un sonido cuya calidad puede llegar a ser comparable a la del más genuino High End. Nuestra propuesta en este sentido se concentra en los productos de una marca singular, exclusiva y, por lo tanto única, procedente del país en el que la búsqueda de la armonía es poco menos que ley de vida: Japón.

Una marca que, como no podía ser de otro modo, está dirigida por una de esas personalidades absolutamente perfeccionistas que caracterizan al High End más rabiosamente nipón: Kanemori Takai, fundador de Final Audio Design, a la que pertenecen los Piano Forte VIII, unos auriculares intra-aurales que se salen por completo de los caminos trillados para convertirse en una propuesta que logra marcar diferencias.

 

Una cuidada mezcla de tradición secular japonesa y alta tecnología

La visión de Kanemori Takai es inequívoca en lo que concierne a sus auriculares: “No se trata tan sólo de música desde el punto de vista de la suavidad y la dulzura. Se trata de “pianissimo” más profundo que el abismo y de “fortissimo” con aplastante crudeza. Nuestro objetivo es llevar hasta el oyente la sensación y el realismo del directo rebosante de pasión como nunca lo había escuchado antes.” Estas premisas no son fruto de la improvisación ni del espectáculo, sino de una trayectoria vital y profesional profundamente ligada a la reproducción sonora en su más alta expresión. No en vano, Final Audio Design fue fundada en 1974 y en su haber se encuentran, además de cápsulas fonocaptoras y transformadores elevadores convertidos ya en auténticos clásicos del High End de todos los tiempos, productos tan excepcionales –de hecho, únicos- como el imponente giradiscos “Parthenon”, el amplificador sin compromiso “Music”, el desacoplador de vibraciones “Daruma” y la caja acústica con bocina exponencial y recinto de acero inoxidable (¡800 kg de peso!) Opus 204.

Con estas premisas, parece lógico que unos auriculares como los Piano Forte VIII combinen tecnología punta con un diseño en algunos casos único y una calidad de fabricación sensacional. Unos auriculares cuya puesta a punto ha sido posible gracias a la asociación, en el año 1997, con Molex Japan, el segundo mayor fabricante de conectores del mundo y al que se debe, entre otros, el célebre conector “Lightning” que equipa el iPhone 5. La combinación de una empresa especializada en la fabricación en masa y otra dedicada en cuerpo y alma al audio High End tuvo como resultado el desarrollo de originales transductores electrodinámicos para unos auriculares verdaderamente diferentes en todos los sentidos y que exhiben una musicalidad sin precedentes.
Versión simplificada de los increíbles Piano Forte X, modelo de referencia de la colección de auriculares intra-aurales de Final Audio Design y sin ninguna duda el producto de su clase más exclusivo del planeta, los Piano Forte VIII destacan de inmediato por la especial forma de sus “cascos”, que al contrario que los de la totalidad de realizaciones de su clase disponibles en el mercado mundial, utilizan unos singulares recintos de latón (con revestimiento dorado) cuya forma tiene su origen en unos tambores íntimamente vinculados a la tradición musical nipona y que, por supuesto, tiene por objeto conseguir la máxima neutralidad sonora y, a la vez, ese punto de calidez que diferencia a un producto estándar de uno realmente bueno.
En suma, una bonita demostración de la idea de “forma al servicio” de la función aderezada en este caso por un enfoque único. Desde el punto de vista técnico, los Piano Forte VIII son unos auriculares que funcionan en lo que se conoce como “canal abierto” (lo que significa que no son completamente cerrados; en realidad, lo que tenemos es una especie de tubo acústico con una forma minuciosamente calculada para que su sonido sea óptimo) y montan un transductor electrodinámico de 16 mm de diámetro diseñado específicamente para que se integre en las especiales condiciones del recinto que lo alberga para explotar plenamente su potencial. Una impedancia de 16 ohmios asegura la compatibilidad con cualquier dispositivo móvil (reproductores de audio, “smartphones”, ordenadores portátiles) al uso, a la vez que sus 38 gramos de peso hacen que llevarlos resulte sorprendentemente cómodo pese a que estamos hablando de una cifra sustancialmente superior  a la de los modelos intra-aurales convencionales (entre 10 y 25 gramos) de la propia Final Audio Design. Asimismo, una sensibilidad de 108 dB/mW asegura unos niveles de presión sonora (y además prácticamente con cualquier dispositivo móvil) que colmarán las exigencias de los fanáticos de la música en vivo o de ciertos géneros musicales, en este caso con el “plus” (nos gusta insistir en ello) de la virtual ausencia de coloración como consecuencia de la particularísima geometría del recinto de los “cascos” de los Piano Forte VIII. La longitud del cable de conexión, 1’4 metros, nos parece más que suficiente para garantizar el máximo confort de uso (por lo menos en condiciones estándar) mientras que la funda de transporte resulta espléndida por su originalidad y efectividad.

 

 

Musicalidad sin precedentes en unos auriculares intra-aurales

Los Piano Forte VIII ya nos impresionaron fuertemente cuando los escuchamos en la pasada feria de Munich con motivo de una presentación a puerta cerrada a los importadores y la prensa especializada europeas, una presentación que, además, contó con la presencia del propio Sr. Takai. Allí los escuchamos con el fantástico reproductor portátil de audio de alta resolución AK120 de Astell&Kern (marca que desde hace unos pocos meses forma parte de nuestra empresa), por lo que decidimos repetir la experiencia con una máquina ya rodada (hay en el interior del AK120 componentes que podríamos encontrar en amplificadores y lectores digitales convencionales de excepción) y, sobre todo, con unos Piano Forte VIII con sus buenas 100 horas sobre sus espaldas. Sobra decir que con un iPhone 5 –por ejemplo- y una buena selección de temas descargados de iTune la prueba habría resultado igual de válida, pero los Final Audio Design juegan en otra liga y así queremos transmitirlo en el presente Blog.
Con estas premisas, lo primero que hay que decir de los Piano Forte VIII es que poseen una tímbrica deliciosa que no tiene nada, absolutamente nada que ver con lo que hemos escuchado ahora en los diseños de su clase. Cierto que hay que acostumbrarse a la peculiar forma de los “cascos”, pero una vez solventado este “efecto colateral” el sonido posee una elegancia, una fluidez y, como consecuencia de ello, una sensación de relax que se sitúan a años luz de las a menudo estresantes descargas directas de decibelios que son moneda común en la mayoría de auriculares intra-aurales cuando el nivel de volumen es ya respetable (lo que suele ser casi la norma). La definición es excepcional y los graves, compacto y profundos pero sin avasallar, hasta el punto de que la escucha de una orquesta sinfónica con cien músicos se lleva a cabo con una sensación de espaciosidad perfectamente comparable a la de los mejores diseños supra-aurales e incluso circumaurales. Son los Piano Forte VIII diferentes, en efecto… ¡superiores! Más info>>

Fabricantes: