Esoteric N-05 a prueba

6 de Septiembre de 2017 Sarte

El puente perfecto entre audio digital clásico y moderno

Puede decirse en cierto modo que el Esoteric N-05 constituye una especie de “salto cuántico” en la extraordinariamente coherente trayectoria de Esoteric durante los exactamente 30 años transcurridos desde su fundación.

“Salto cuántico” porque el N-05 materializa la entrada de la muy perfeccionista firma radicada en Tokio en el ámbito del audio digital de alta resolución sin soporte físico, aunque, eso sí, con el apoyo de tecnologías procedentes de su gama de referencia absoluta, la sensacional Grandioso. Gracias a ello, el N-05 es un brillante ejercicio de estilo de tecnología punta en materia de electrónica analógica, electrónica digital e ingeniería mecánica que permitirá los aficionados más exigentes expandir hasta el infinito sus opciones de acceso a la mejor música y el mejor sonido.

 

Esoteric hasta la médula con un guiño a la modernidad

No queremos confundir a nadie: los productos firmados por Esoteric son rabiosamente modernos puesto que incorporan la tecnología más avanzada tanto a nivel electrónico como mecánico. En este sentido, no hay que perder de vista que la compañía japonesa alcanzó casi de inmediato un “status” de referente entre los amantes del sonido absoluto precisamente por la precisión extrema, sin precedentes, de sus mecánicas de transporte para discos compactos basadas en la sofisticada estructura VRDS.

Pero también la parte estrictamente electrónica, de tratamiento de la señal digital para ser exactos, fue objeto de un cuidado especial por parte de una de las contadísimas marcas dedicadas en cuerpo y alma, sin excepción, al High End con mayúsculas. De ahí que muchos de los procesadores digitales de audio de Esoteric, algunos de ellos incluso monofónicos (caso del emblemático D-01 y el modelo que lo sustituyó, el Grandioso D1) hayan marcado la pauta en un campo cada vez más concurrido en el que sólo unos pocos elegidos han sabido marcar diferencias. Y es que si simplificamos a nivel de concepto, con los DAC’s y los “streamers” se da una situación muy similar: al ser los elementos de base de ambos tipos de producto (los “chips” de conversión D/A propiamente dichos y la circuitería de conexión a Internet) no sólo muy similares, sino a menudo idénticos, si se quiere obtener un sonido de calidad netamente superior es necesario concentrarse en las singularidades tecnológicas de cada marca.

En el caso de Esoteric, tales singularidades se expanden a varios ámbitos, empezando por el procesado digital de señal y terminando con los diferentes subsistemas analógicos (alimentación, circuitería de salida) y la parte mecánica, todo ello sin olvidar un componente tan crítico en audio digital como es el reloj de sincronismo maestro, campo este último al que la firma nipona ha prestado tradicionalmente una atención especial. Es en estas coordenadas donde hay que situar al N-05, primera fuente audio digital sin soporte físico creada por Esoteric, y, como no podía ser de otro modo, un producto elegante y sofisticado que combina la reconocida maestría de la compañía nipona en el ámbito de la electrónica, el procesado digital y la construcción mecánica con soluciones de software encaminadas a optimizar la gestión de grandes bibliotecas de contenidos digitales. Equipado con el servicio de música online de alta calidad TIDAL, con el que Esoteric ha establecido una relación especial, el N-05 es compatible con un extenso abanico de archivos digitales de audio, entre ellos el DSD de 2’8/5’6 MHz (es decir DSD64 y DSD128 respectivamente), el PCM a 24 bits/192 kHz, el DSF, el DSDIFF, el FLAC, el Apple Lossless, el WAV, el AIFF, el MP3 y el AAC, a lo que hay que sumar la compatibilidad, en el modo USB DAC, con archivos PCM de 32 bits/384 kHz y DSD de 11’2 MHz (DSD256).

El “streamer” de Esoteric también destaca por incorporar la denominada “Esoteric Sound Stream”, una práctica “app” para iPad/iPhone específicamente diseñada para enfatizar la calidad sonora por un lado y la facilidad de uso por otro, agilizando la creación de listas de reproducción personalizadas y optimizando los procesos de búsqueda y recuperación de archivos. Además, el N-05 también puede utilizarse como un servidor de música simplificado que integre un reproductor y una biblioteca conectando un dispositivo de almacenamiento masivo (por ejemplo una unidad NAS) al puerto USB de su panel posterior. Pasando a la parte puramente “de hardware”, lo que tenemos es una fuente digital que, como decíamos anteriormente, se beneficia de la experiencia y la tecnología únicas de Esoteric en el ámbito del sonido de excepción en general y del procesado digital de señales de audio en particular. Así, incluye una sección de conversión D/A con topología doble monofónica basada en el reputado “chip” AK4490 de la compañía japonesa Asahi Kasei Microdevices que, montado en una configuración diferencial y paralela cuádruple para cada canal, permite obtener un sonido con una espaciosidad y una linealidad fuera de lo común.

Unas cualidades a las que contribuye de manera especial el uso de los increíbles condensadores EDLC (“Condensadores Electrónicos de Doble Capa”), de origen japonés y utilizados por vez primera en el preamplificador Grandioso C1 de la propia Esoteric, que con una capacidad total de 500.000 uF ¡por canal! llevan, en combinación con un opulento transformador toroidal hecho a medida, hasta nuevas cotas de excelencia la reproducción de las frecuencias más bajas del espectro. Otro elemento distintivo del N-05 es el algoritmo de procesado D/A con tecnología de 34 bits que incorpora con el fin de maximizar la resolución de todo tipo de contenidos. Puede parecer que tanta sofisticación es irrelevante en la calidad sonora final, pero los números no engañan puesto que las matemáticas son una ciencia exacta y la realidad es que un sistema que trabaje con aritmética de 34 bits posee una precisión de nada menos que 4 veces mayor que la de uno de 32 bits y ¡1.024! veces mayor que la de uno de 24 bits. Además, al aplicarse dicho procesado no sólo a contenidos de muy alta resolución, sino también a los de resolución CD, por ejemplo, parece lógico pensar que habrá mejoras palpables. En el N-05 también encontramos un circuitería de salida con topología de alta corriente HCLD exclusiva de Esoteric, así como un sistema de sincronismo de alta precisión basado en un oscilador de cuarzo controlado por tensión (VCXO), una etapa de conversión de digital a digital o D/D (que, por ejemplo, permite convertir señales PCM a DSD) y una generosa dotación de entradas digitales, todo ello en el contexto de una construcción mecánica que, como es norma en Esoteric, roza la perfección y un diseño tan distinguido como atemporal. Con respecto a la parte mecánica es importante señalar que la robustez del N-05 tiene una importancia crucial a la hora de minimizar las interferencias de tipo mecánico que, al igual que sucede con las electrónicas tradicionales, suelen influir de manera palpable –siempre para mal- en el sonido.

 

Un sonido en el que lo analógico es fundamental

Probamos el N-05 con un equipo a su altura, aunque también hay que puntualizar que la condición de fuente del Esoteric permite combinarlo con material de nivel tanto mayor como inferior. Realizada esta pequeña puntualización, los componentes elegidos fueron un amplificador integrado estereofónico F-05 de la propia Esoteric y una pareja de cajas acústicas Wilson Audio Sabrina, todo ello interconectado con Transparent Ultra de 5ª Generación y utilizando contenidos de calidad básicamente CD en “streaming” más descargas “hi-res” vía nuestro tradicional Mac Pro.

El control del sistema, por supuesto, fue confiado a un iPad vía Esoteric Sound Stream. Dicho lo anterior, lo más relevante de todo que el N-05 suena tremendamente dulce y nítido, amén de nada metálico. Es con toda seguridad el calificativo “nada metálico” el factor clave de nuestra valoración, por cuanto la evidente resolución del Esoteric se suma en ese caso a una total ausencia de esas asperezas que marcan la verdadera diferencia entre el audio digital “mainstream” y el de auténtico High End. La riqueza de matices es extraordinaria, los graves muy corpulentos y los medios impecables, sin ninguna arista en la crítica, sobre todo en audio digital, zona media/alta. De hecho, la calidez global del sonido hace que nos sintamos como en la escucha de las fuentes “clásicas” más elaboradas. También la vertiente espacial del N-05 es particularmente generosa, con unas proporciones muy bien definidas, gracias a la enorme capacidad de análisis que proporciona la combinación del sistema de conversión D/A empleado con la potente circuitería de procesado de señal interna, todo ello sin olvidar el papel crítico que sin duda desempeña el reloj maestro utilizado. La dinámica, por su parte, se beneficia directamente de soluciones tecnológicas únicas que convierten al exquisito “streamer” de Esoteric en una de las electrónicas más enérgicas del mercado mundial. Y, como dicen los anglosajones, “last but not least”, habría que calificar de interesante, como mínimo, la conversión de señales PCM a DSD, con mejoras perceptibles en la disminución de la metalicidad en el sonido de instrumentos de cuerda en determinadas grabaciones.
 

Fabricantes: