Esoteric K-05Xs a prueba

23 de Mayo de 2019 ada

El miembro más reciente de la fabulosa gama de reproductores de CD/SACD integrados “K” de Esoteric es una soberbia máquina equipada con lo más granado de la ingeniería mecánica y electrónica de una marca dedicada en exclusiva a la excelencia absoluta desde que fue fundada en 1987. De nombre K-05Xs, esta nobilísima fuente digital incluye asimismo una oportuna y potente funcionalidad DAC para que cualquier fuente digital externa pueda aprovecharse de la formidable sofisticación técnica de su circuitería de procesado, basada en la del sensacional modelo Grandioso K1. Gracias a ello, se logran unos registros impresionantes en parámetros como la regularidad de la curva de respuesta en frecuencia y la relación señal/ruido, que se trasladan al campo de la escucha en la forma de un sonido extraordinariamente líquido y transparente, amén de personalizable, que permite redescubrir la esencia musical de un amplio espectro de grabaciones digitales tanto sobre soporte físico como “desmaterializadas”.

La importancia de buscar la excelencia en todo

Al igual que en un sistema de Alta Fidelidad o de Cine en Casa, la verdadera excelencia de una combinación determinada se alcanza cuando el todo supera la suma de las partes, lo mismo sucede para un elemento concreto del sistema en cuestión. En el ámbito de las fuentes digitales, engañosamente simples por lo estandarizado de los formatos con los que trabajan, la búsqueda de la citada excelencia implica prestar atención a muchos aspectos que en algunos casos muchos aficionados simple y llanamente ignoran. Y es que, guardando las debidas distancias, una fuente digital “clásica”, léase un reproductor de discos ópticos, puede asimilarse a un giradiscos, en el sentido de que para llevar a cabo su cometido con las máximas garantías debe constituir una plataforma perfecta que permita “aislar” la pertinente lectura de cualquier interferencia externa. Esto comporta una gran atención por la construcción mecánica, a fin de minimizar los efectos de posibles vibraciones, pero también un cuidado extremo en el diseño de la fuente de alimentación para lograr que sea lo más silenciosa posible y pueda explotar plenamente el potencial de las mejores grabaciones en términos de precisión tonal, riqueza armónica y micro/macrocontrastes dinámicos, al garantizar que la circuitería de conversión D/A trabaje en las mejores condiciones posibles.

La quintaesencia del perfeccionismo japonés en audio empieza por la mecánica

Desde el primer día, Esoteric impresionó a aficionados y crítica por la sofisticación de sus fuentes digitales, y muy especialmente del bloque de transporte utilizado en la mayoría de ellas, materializado en una compleja pieza de ingeniería que responde a la denominación “Vibration-Free Rigid Disc Clamping System”, más conocida por sus siglas VRDS. En esencia, el VRDS, que con el tiempo fue objeto de mejoras para convertirse en VRDS-NEO, viene a ser un “giradiscos” acompañado de un prensador que actúa sobre la totalidad de la superficie del disco, a fin de asegurar que el plano de rotación de éste se mantenga invariable durante la lectura y, por lo tanto, el haz láser no tenga que ser permanentemente ajustado por el sistema de corrección de errores. Esto último, aunque muchos aficionados no lo sepan, es moneda común en la mayoría de sistemas de transporte al uso, aunque, sobre el papel, no debería influir en el sonido. Porque la realidad es que los continuos ajustes del enfoque del haz láser para que el punto de lectura se mantenga en su posición, y las demandas de corriente instantánea que conllevan por parte del pertinente servomecanismo de control son fatales para el sonido. Y así llegamos al Esoteric K-05Xs, tercera encarnación del K-05, lanzado al mercado en el año 2011 y mejorado cuatro años después en la forma del K-05X. Una soberbia máquina que incorpora algunos de los refinamientos tecnológicos más sobresalientes del actual lector digital integrado de referencia de la marca: el Grandioso K1.

Mecánica de referencia, sección DAC basada en la del Grandioso K1

En sintonía con lo que acabamos de decir, el K-05Xs está equipado con el sofisticado bloque de transporte VRDS-NEO VMK-5 de Esoteric, una compleja pieza de ingeniería construida en un material compuesto llamado BMC y acero. Un sistema único que mejora de manera sustancial la precisión de la lectura de CD’s y SACD’s, corrigiendo mecánicamente posibles imperfecciones en la superficie de los mismos y contribuyendo asimismo a suprimir posibles vibraciones y excentricidades rotacionales.
Otro elemento clave del K-05Xs lo encontramos en la sección de conversión D/A, basada en lo que sus creadores llaman “plataforma K1” y materializada en el uso de convertidores D/A con tecnología de 32 bits Asahi Kasei AK4493, montados en una disposición doble monofónica diferencial paralela, lo que comporta nada menos que 4 los citados “chips” por canal. En combinación con componentes de la máxima calidad, una topología circuital mejorada y un algoritmo de procesado de señal de 34 bits firmado por la propia Esoteric, el citado esquema de conversión permite unos registros sensacionales en materia de resolución y capacidad de expresión dinámica que, lógicamente, aportan naturalidad global a la escucha. A ello contribuye asimismo una circuitería de sincronismo basada en un reloj de cuarzo de alta precisión, cuyas prestaciones pueden incluso mejorarse mediante la conexión de un reloj externo dedicado, caso del Esoteric G-02X.

Máxima atención por lo analógico y la construcción mecánica

Pasando a la parte analógica del K-05Xs, en ella encontramos, como no podía ser de otro modo, idéntica sofisticación que en la digital, destacando en primer lugar otro refinamiento exclusivo de Esoteric, en este caso procedente del preamplificador estereofónico Grandioso C1: el uso de los avanzados condensadores EDLC (Condensadores Electrónicos de Doble Capa) en la fuente de alimentación del subsistema de conversión D/A, una solución que permite disponer de una capacidad total de nada menos que 330.000 uF para cada canal. A ello hay que sumar otra exclusividad de Esoteric: la etapa separadora balanceada con alta capacidad de entrega de corriente HCLD, que asegura la virtual ausencia de limitaciones a la hora de enviar la señal de salida gracias al uso de dispositivos de salida de alta velocidad que propulsan el “slew rate” –un parámetro directamente relacionado con la velocidad de respuesta- hasta 2.000 V/us, con lo que ello supone en términos de capacidad dinámica.
En lo que respecta a la fuente de alimentación principal, está protagonizada por un transformador toroidal de grandes dimensiones, muy baja dispersión magnética y elevada capacidad, que garantiza unos niveles de silencio y una capacidad dinámica a la altura de las exigencias del audio digital de alta resolución. El K-05Xs se completa con una característica que no por ser habitual en todas y cada una de las realizaciones de Esoteric deja de impresionar: una opulenta construcción enteramente metálica y antirresonante con paneles de gran grosor, rematada por los inconfundibles pies aislantes de la marca, que refuerza todavía más el aislamiento del conjunto

Funcionalidad DAC a la última en compatibilidad

Las posibilidades y el grado de sofisticación técnica del K-05Xs se reflejan también de un modo muy especial en su compatibilidad (vía USB y previa carga del “driver” Esoteric HR, accesible gratuitamente en la web de Esoteric) con señales DSD de hasta 22’5 MHz (DSD512) y PCM de hasta 32 bits/768 kHz, así como la posibilidad de elegir entre cuatro modos de filtrado y convertir señales PCM a DSD, amén del remuestreo de señales digitales tanto PCM como DSD. Todo ello se complementa con una conectividad a la última en la que figuran salidas analógicas balanceadas, no balanceadas y la exclusiva ES-LINK Analog de Esoteric.

La escucha: una naturalidad apabullante

Para escuchar el K-05Xs lo combinamos con un “streamer” N-03T y un amplificador integrado F-07, ambos también de Esoteric, y una pareja de cajas acústicas Sonus Faber Olympica III, utilizando cables Transparent Ultra de 5ª Generación para las conexiones analógicas y Premium USB de la misma marca en digital. Ya desde el primer momento, el K-05Xs –que lleva sus buenas tres horas en marcha- demuestra, incluso con un modesto CD, que el conjunto de refinamientos técnicos que alberga en su interior tienen una misión que cumplen con honores.

 

Esto hace que la lectura del disco sea extremadamente confortable, muy llevadera, combinando precisión tonal con realismo espacial y un impactante nivel de silencio, que suma claramente a la dinámica. Misma percepción, con el correspondiente plus de resolución en las grabaciones bien hechas, la tenemos en la escucha de discos SACD, con los que además resulta interesante jugar con las opciones de filtrado digital disponibles para percibir sutiles ajustes en la reproducción de ciertos instrumentos y, sobre todo, voces. El paso a la “Hi-Res” sin soporte físico sirve para confirmar la excepcionalidad de la sección de conversión D/A del K-05Xs, que en el caso de las descargas de mayor calidad (a veces también en el streaming) exhibe, por encima de las predecibles definición y dinámica superiores, esa calidez analógica que tanto cuesta encontrar en un amplísimo abanico de registros digitales.

 

Fabricantes: