Esoteric F03A a prueba

14 de Febrero de 2017 Sarte

El mejor amplificador integrado “Made in Japan” del mercado

Pocas marcas representan con tanta fidelidad el concepto de perfeccionismo radical a la hora de crear componentes de audio como la ya veterana –este año cumple su tercera década de existencia- y prestigiosa firma japonesa Esoteric.

Con el F-03A, la compañía con sede en Tokio expande su ideal de excelencia absoluta en la reproducción de la música a una categoría en cierto modo poco explorada por ella, por lo menos si la comparamos con las fuentes y procesadores digitales: los amplificadores integrados basados en tecnología de estado sólido. En este caso, se cuenta además con el indudable atractivo que supone el funcionamiento en Clase A, que proporciona a esta magnífica electrónica una musicalidad absolutamente deslumbrante.

 

Perfeccionismo a todos los niveles

“Expresión sonora, belleza sinfónica, pasión artística, la sensación de espacio de la sala de conciertos, el entusiasmo del público. El “Esoteric Master Sound Works” es un concepto de componente de audio que recrea toda información musical presente en la grabación master original con la tecnología más avanzada del momento.”

Estas líneas constituyen la declaración de intenciones que hay detrás de la puesta a punto de cada nuevo producto firmado por Esoteric. Una “declaración” que en el ámbito de la música tiene su justo contrapunto en las sensacionales remasterizaciones de música clásica y jazz editadas por la firma nipona, que gracias al uso de los mejores componentes digitales, relojes de sincronismo y cables de la marca consiguen dar nueva vida a grabaciones ya en su momento legendarias. Este espíritu significa, en resumidas cuentas, que toda la exhibición de sofisticación técnica y en la selección de los materiales de la que hacen gala las realizaciones de Esoteric está de algún modo al servicio de lo que de verdad importa: la música o, si lo prefieren, la emoción musical.

Por lo tanto, la comercialización de un nuevo producto, en especial si aspira a redefinir los patrones de excelencia vigentes dentro de su categoría, tiene necesariamente que aportar algo tangible a la citada filosofía. Así está sucediendo en los últimos años con la gama de referencia absoluta de Esoteric, la Grandioso, cuya puesta a punto implicó tal cúmulo de avances en materia de topologías circuitales, componentes individuales y técnicas de fabricación que, en este momento, la marca japonesa está en condiciones de redefinir muchos aspectos clave de muchos de sus productos. Es el caso de los amplificadores integrados basados en tecnología de estado sólido, que poseen el atractivo extra de ofrecer unas prestaciones del máximo nivel utilizando un formato más compacto y asequible que el representado por un conjunto previo/etapa.

De un total de cuatro modelos que acaban de ver la luz, hemos probado el que nos parece más interesante en términos de concepto, por cuanto conecta con el mejor High End japonés: el F-03A, un opulento producto que merece sin paliativos el calificativo de referencia absoluta y que combina la ingeniería de los Grandioso con el siempre seductor, por su indiscutible musicalidad, funcionamiento en Clase A pura. Al F-03A se le puede considerar la punta de lanza de una nueva generación de amplificadores integrados estereofónicos cuyo interior alberga la tecnología de amplificación analógica más avanzada del momento. Esto significa que desde la sección de preamplificación -completamente balanceada- hasta la fuente de alimentación y la topología doble monofónica de los diferentes circuitos, cada elemento del diseño del F-03A está dedicado en cuerpo y alma a buscar la máxima excelencia sonora. Adentrándonos en la ingeniería de este nuevo “superamplificador” integrado de Esoteric, ya de entrada nos atrevemos a decir que incorpora una serie de refinamientos que lo sitúan en la cúspide de los productos de su categoría disponibles en el mercado mundial. Es el caso, por ejemplo, del transformador de alimentación, de tipo EI (núcleo con placas de grano orientado) y 940 VA montado en un contenedor blindado.

Ojo al dato, porque 940 VA significa que el Esoteric puede manejar con las máximas garantías una potencia continua de 940 vatios y, por lo tanto, probablemente picos superiores a 1 kW, lo que teniendo en cuenta los 30 vatios continuos en pura Clase A sobre 8 ohmios que entrega significa que va más que sobrado. No viene de más comentar al respecto que la Clase A tiene como ventaja principal la total ausencia de distorsión, con lo que ello comporta en términos de naturalidad sonora. El peaje a pagar es, no obstante, y por motivos cuya explicación detallada escapa de los objetivos del presente Blog, un rendimiento térmico muy bajo que se traduce en una disipación térmica particularmente importante. Para entendernos, para entregar una potencia de 20 vatios continuos un amplificador en Clase A pura necesita por lo menos 100; de ahí que sean muy pocos los amplificadores de potencia elevada que utilicen este modo de funcionamiento, ya que hay que sobredimensionarlo todo, con el peaje adicional que ello comporta en términos de fiabilidad de los componentes clave y, obviamente, de precio.

Continuando con las interioridades del F-03A, habría que señalar la poderosa batería de condensadores que acompañan al transformador antes mencionado, 8 en total -4 por canal- con una capacidad de 80.000 uF, así como los robustos módulos de amplificación independientes para cada canal, estos últimos equipados con generosos disipadores térmicos que, en combinación con la construcción enteramente metálica del chasis,  aseguran una efectiva disipación del calor sobrante incluso en las condiciones de funcionamiento más exigentes. Otro refinamiento destacable del Esoteric es el uso de placas de circuito impreso separadas para los conectores correspondientes a cada canal,  con el fin de poder utilizar componentes mejores y más grandes a la vez que se incrementa la separación entre canales. Asimismo, el crítico control de volumen ha sido confiado a un sistema ideado por la firma japonesa que responde a las siglas QVCS (“Quad Volume Control System”) y está constituido por cuatro redes de resistencias de precisión montadas en escalera, configuradas de tal modo que permite mantener separados los trayectos de señal correspondientes a los canales izquierdo y derecho, así como a sus respectivas fases positiva y negativa. Por otro lado, la sección de control, oculta por una elegante compuerta abatible, está montada en una placa de circuito impreso completamente separada de la de preamplificación, con el fin de evitar potenciales influencias en la circuitería de audio. Destaca en este sentido la calidad extrema de los controles empleados, todos ellos equipados con cojinetes de alta precisión para garantizar tanto la calidad de los ajustes realizados como la longevidad de los mismos a largo plazo. En lo que concierne a la fundamental sección de salida, es decir, de amplificación de potencia, el F-03A utiliza una configuración Darlington de 3 etapas (3 push-pull en paralelo) con transistores bipolares con alta capacidad de entrega de corriente LAPT (“Linear Amplified Power Transistor”, los mismos que equipan las sensacionales etapas de potencia monofónicas Grandioso M1). Y aunque sea casi redundante comentarlo, hay que señalar la deslumbrante presencia estética y la excepcional solidez mecánica del F-03A, construido íntegramente en metal con compartimentos internos que incrementan su rigidez y minimizan la influencia de vibraciones externas, a lo que hay que sumar los exclusivos pies de alta precisión que soportan el conjunto (exactamente los mismos que equipan los modelos de más alto nivel de Esoteric). También tenemos entradas de línea balanceadas y no balanceadas, así como una entrada de fono compatible con cápsulas de bobina móvil (MC) e imán móvil (MM) y terminales para la conexión de dos parejas de cajas acústicas. Ya para terminar, señalemos que en el F-03A se puede instalar el módulo DAC (compatible DSD a 11’2 MHz) OP-DAC1 de Esoteric para expandir su funcionalidad al ámbito del sonido digital “hi-res” de última generación, aunque sin llegar a los niveles de excelencia proporcionados por los componentes digitales separados de más alto nivel de la marca.

Sonido líquido y aterciopelado, pero también enérgico y espacioso

Sobre el papel, 30 vatios continuos por canal a 8 ohmios no son gran cosa, salvo si optamos por utilizar cajas acústicas de alto rendimiento. Pero 30 vatios en Clase A pura garantizados por un sistema de alimentación hiperdimensionado son algo muy distinto. Así que, guiados por nuestra experiencia, combinamos el F-03A con una pareja de cajas acústicas Wilson Audio Sabrina, utilizando como fuente un reproductor de SACD Esoteric K-03X, que, por otro lado, viene a ser el “complemento natural” del citado amplificador.

Para las conexiones utilizamos el infalible Ultra de 5ª Generación, tanto en línea (balanceado, por supuesto), como en cajas (con conexión en bicableado). Después del preceptivo precalentamiento -3 horas en este caso para honrar al funcionamiento en Clase A pura-, el tándem F-03A/Sabrina exhibe unas virtudes sonoras que no sólo rayan la perfección, sino que permiten palpar los dominios de la emoción pura y dura. Una presentación cálida e impoluta impregnada del mejor y más intemporal clasicismo, que nos recuerda ese tipo de sonido que tanto fascina y ha fascinado a generaciones enteras de melómanos y audiófilos, pero actualizado con unas dosis de dinámica posibles gracias a los avances en el campo de la electrónica de estado sólido que constituyen el corazón del Esoteric. Así, hay pegada, pero relajada, a la vez que los agudos son divinos, léase transparentes y analíticos, pero también muy “live” y con un punto de espaciosidad que los hace arrebatadoramente humanos. A su vez, los medios y los graves son igualmente cálidos y precisos, con unas voces cuya presencia física resulta prodigiosa y un extremo grave perfectamente controlado nada opulento, cualidades estas últimas inherentes a la Clase A “solid state” bien ejecutada. Y todo ello en el contexto de una manejabilidad de auténtico lujo –el visualizador de funciones es magnífico-, lo que convierte al F-03A en una máquina tan efectiva como deseable.

Fabricantes: