Discos imprescindibles (2)

21 de Octubre de 2016 Sarte

Lo prometido es deuda, y por lo tanto aquí estamos de nuevo para, explicadas en nuestra entrega precedente las opciones más relevantes que ahora mismo ofrece el mercado a los amantes del sonido absoluto para probar sus equipos de música, ofrecerles una selección de software potente y ecléctica a partes iguales. Potente porque son muchísimos los títulos absolutamente recomendables para disfrutar de verdaderas obras de arte mientras se fuerzan los límites de incluso el más extremo de los equipos.

Y ecléctica porque hemos intentado realizar una selección “no necesariamente al uso”, es decir, que no esté copada por grabaciones más o menos “típicas” que durante años se han utilizado una vez sí y otra también en innumerables pruebas de escuchas de sistemas de audio de alto nivel. Asimismo, queremos dejar bien claro un elemento clave de nuestra selección: la relevancia a partes iguales de lo artístico y lo técnico, pese a que respetamos la fuerza física, por decirlo de algún modo, de determinados títulos de los que hasta cierto punto se podría decir que su razón de ser es precisamente poner a prueba los equipos utilizados para reproducirlos.

 

Rock-pop

  • ”The Dark Side of The Moon”/Pink Floyd: Para algunos, el mejor disco de rock de la historia. Grabado por Alan Parsons, incluye suficientes elementos para poner a prueba al más pretencioso de los equipos: latidos de corazón (¡atención woofers!), relojes marcando la hora al unísono (¡atención tweeters”), voces poderosas y definidas, inmersión en una atmosfera mágica. Fantástico tanto en soporte analógico como digital (la remasterización en SACD es discutible), aunque la parte del león se la llevan las versiones en vinilo –mejor con prensado de alta calidad- y, por supuesto, las buscadísimas y carísimas versiones editadas en su momento por Mobile Fidelity Sound Lab (MFSL), con mención especial para la rarísima y opulenta edición UHQR.

 

  • "The Wall”/Pink Floyd: Otra obra maestra a todos los niveles, con párrafos memorables –el famoso “helicóptero” sin ir más lejos- para evaluar el más pintado de los equipos. Mejor, pese a ser una grabación digital, la versión en vinilo, aunque a modo de anécdota podemos adelantarles que la editada en Japón peca de exceso de graves. En formato digital, la mejor opción es sin duda la edición firmada por MFSL (con revestimiento dorado del “surco”), de nombre Ultradisc.

 

  • "Dire Straits”/Dire Straits: El primer trabajo -1978- de los emblemáticos Dire Straits es un prodigio de elegancia musical, calidez sonora, definición en agudos y graves y control de los transitorios. Mejor en vinilo, a poder ser en las versiones de alto gramaje que han ido viendo la luz con el “renacer” del vinilo.

 

  • "Love Over Gold”/Dire Straits: Otra maravilla del rock de todos los tiempos y un clásico para evaluar parámetros como la definición, la capacidad de análisis y la imagen estereofónica. Mejor, como es la norma con todos los álbumes de los Dire Straits hasta “Brothers in Arms”, en vinilo, pese a que hay ediciones digitales muy cuidadas.

 

  • "Exodus”/Bob Marley & The Wailers: Perfecto para evaluar la respuesta en graves y el control de los transitorios. Especialmente lograda es la versión en vinilo editada por MFSL, con una calidez que corta la respiración y una gama dinámica ejemplar, todo ello sin olvidar unas voces impecablemente captadas rebosantes de humanidad.

 

  • "Boys For Pele”/Tori Amos: Música intimista de gran clase para evaluar la reproducción de las voces, aunque también de un instrumento como el piano y, por encima de todo, lo que entendemos por “naturalidad” del sonido de un equipo.

 

  • "Random Access Memories”/Daft Punk: En los últimos años, se ha convertido en todo un clásico, como consecuencia del acierto en parámetros como la calidez global del sonido y la contundencia de la respuesta en graves. Recomendable tanto en vinilo, como en CD, como en descarga de alta resolución.

 

  • "Tracy Chapman”/Tracy Chapman: Poco conocido en los círculos audiófilos, este álbum es una de las grabaciones más agradecidas que conocemos para evaluar los matices de la voz femenina. Y cuando hablamos de matices queremos decir tanto tonales como espaciales, de ambiente, destacando la sensación de inmediatez.

 

  • "Let It Bleed”/The Rolling Stones: Al igual que sus, en su momento, ilustres coetáneos, Los Beatles, “Sus Satánicas Majestades” no son lo que se dice un prodigio en lo que a la calidad técnica de sus registros –sobre todo en directo- se refiere. Aún así, esta versión en SACD de un gran clásico de los Stones reeditada por el sello audiófilo ABKCO suena más que bien, a la vez que su calidad artística hace que sea uno de los contadísimos álbumes de la banda británica que gustan incluso a sus detractores.

 

  • "Medulla”/Björk: No podíamos terminar esta reseña apuradísima y muy comprometida sin incluir una grabación firmada por una de las cantantes más singulares de los últimos tiempos. Un trabajo idóneo para poner a prueba la gama dinámica, la extensión de los graves, las voces –coros incluidos- y, como no podía ser de otro modo en Björk, un sentido del ritmo a veces “extraño” pero lleno de fuerza.

 

Jazz

  • "Misty”/”Midnight Sugar”/”Greensleeves”/editados por Three Blind Mice: En la década de los 70, cuando Japón era la superpotencia ascendente, la pasión por el jazz de los nipones se materializó, entre otras cosas, en la explosión de grupos que imitaban con una precisión extraordinaria los grandes clásicos estadounidenses. Uno de los sellos discográficos que se nutrieron de algunos de los más brillantes de dichos grupos fue TBM, en cuyo haber hay auténticas perlas, caso de estos tres álbumes, todos ellos grabados en analógico y con una tomas de sonido impecables, como lo revela la información sobre la disposición de cada instrumento en el estudio que los acompaña. ¡No se pierdan el inicio del primer tema del álbum Greensleeves, todo un reto para los altavoces graves! Fabulosos en LP –la desaparecida Cisco comercializó hace años unas reediciones fastuosas- pero también en CD, así como en remasterizaciones varias en dicho formato y en SACD. Un ejemplo soberbio de lo que significa dinámica, precisión y calidez en audio.

 

  • "The Köln Concert”/Keith Jarrett: Una maravilla de la improvisación pianística grabada en directo con el preciosismo del ultraperfeccionista sello ECM. Un álbum de altísimo nivel artístico y técnico que, 41 años después de haber visto la luz, mantiene intactos su atractivo y su frescura. Fantástico tanto en vinilo como en CD, merece una recomendación máxima pese a su marcado carácter “intelectual” e introspectivo.

 

  • "We Get Requests”/Oscar Peterson Trio: Con más de medio siglo sobre sus espaldas, este superclásico del jazz más elegante, formal y atemporal sigue sonando en tiendas, eventos y ferias de High End de todo el mundo por su excepcional calidez, pese a alguna que otra distorsión debida probablemente a una calibración mejorable de la dinámica disponible. Excelente en LP, por supuesto, pero también en CD y en remasterizaciones varias basadas en dicho formato.

 

  • "Kind of Blue”/Miles Davis: Otro superclásico del jazz de todos los tiempos. Posiblemente sobrevalorado, pero en cualquier caso fabuloso a nivel artístico y muy potente a nivel técnico, teniendo en cuenta que fue grabado en 1959. Por desgracia, hay muchas digitalizaciones que prometen mucho y se quedan en nada, por lo que la mejor opción es hacerse con una versión de alta gama en formato LP y, si el bolsillo lo permite, la recientemente editada por MFSL (dos discos, 45 RPM, gran presentación).

 

  • "Still Live”/Keith Jarrett Trio: El que durante décadas ha sido el trío “clásico de vanguardia” más sólido del panorama jazzístico mundial nos brindó hace exactamente 30 años este fabuloso, sentido y extenso (2 LP’s/2 CD’s) registro en directo, firmado, como es la norma en la práctica totalidad de trabajos publicados por Jarrett, por el sello alemán ECM. Una grabación repleta de calidez y definición, rematada por una brillante captura de la atmósfera propia de los conciertos en vivo. Absolutamente recomendable tanto en formato analógico como digital.

 

  • ”Blue Train”/John Coltrane: A punto de cumplir 60 años (fue grabado en 1957), este trabajo de uno de los grandes mitos del jazz nos deslumbró especialmente en la cuidadísima reedición en formato Blu-ray Disc –sí, leen bien- publicada por el sello alemán Pure Audio Recordings. Como alternativa, la edición en vinilo comercializada en Japón no está nada mal, aunque ahora mismo cuesta mucho de encontrar.

 

  • "A Tribute to Ethel Waters”/Diahann Carroll con la The Duke Ellington Orchestra: Una joya y una rareza. Un trabajo prodigioso en lo musical con una grabación “casi 10”. Voz perfecta, “big band” en todo su esplendor, dinámica en su punto, una atmósfera cautivadora. Editado por el sello estadounidense Orinda Records en LP partiendo de una grabación original en formato digital y, más tarde, disponible en versión CD; absolutamente alucinante en los dos soportes, aunque mejor en vinilo.

 

  • "Jazz at the Pawnshop I”: Hemos perdido la cuenta de las veces que hemos escuchado este disco en nuestras salas de audición, en las de clientes y amigos, en eventos internacionales. Un clásico del jazz europeo grabado con maestría por la sueca Proprius (el sonido de la caja registradora que se oyen al principio de todo es casi legendario entre los audiófilos de medio mundo). Destaca por su calidez, su riqueza de matices y por la perfecta captura de la atmósfera propia de un genuino club de jazz. Hay dos secuelas, pero el original es, de largo, el mejor. Excelente en LP, pero también muy recomendable en CD (más remasterizaciones varias en este soporte, destacando la de 32 bits editada por FIM) y en SACD (que no aporta mejoras palpables al CD).

 

  • "What’s New”/Linda Ronstadt con la Nelson Riddle Orchestra: Una brillante incursión en el mundo de las “big band” de la que en su momento era considerada una de las grandes damas del rock estadounidenses. Temas clásicos impecablemente ejecutados, con una orquesta verdaderamente grandiosa y una voz genuinamente femenina, cuyos registros más altos constituyen un desafío en toda regla para cualquier equipo que aspire a igualar las prestaciones de un buen directo.

 

  • "Café Blue”/Patricia Barber: Convertida por méritos propios en un icono audiófilo a escala planetaria, Patricia Barber combina elevada calidad artística con unas tomas de sonido impolutas y “humanas” a la vez. En realidad, podríamos recomendar casi cualquier trabajo de esta sofisticada cantante y pianista, pero “Café Blue” fascina por su fuerza y su presencia en el contexto de una modernidad de elegante minimalismo.

 

Música clásica

  • "Concierto de Año Nuevo 1987”/Johann Strauss/Orquesta Filarmónica de Viena dirigida por Herbert von Karajan: Pese a que el tradicionalísimo Concierto de Año Nuevo siempre ha destacado por cuidar especialmente la calidad técnica de sus registros, hay que reconocer que la versión de 1987 -¡casi 30 años ya!- dirigida por el carismático Herbert Von Karajan brilla con luz propia tanto a nivel instrumental como ¡atención, novedad! vocal. Una maravilla que resiste divinamente el paso del tiempo pese a una competencia de altísimo nivel.

 

  • ”The Planets”/Gustav Holst/Orchestre Symphonique de Montréal dirigida por Charles Dutoit: Sin duda una de las composiciones más potentes de la música clásica sinfónica, es también una de las más difíciles de grabar. Sin embargo, esta versión editada por Decca combina a partes iguales capacidad de discriminación, espacialidad y dinámica, preservando en todo momento el equilibrio tonal y la riqueza armónica. Sin duda, una prueba de fuego para cualquier sistema de audio de altos vuelos.

 

  • "Symphonies 18-24, 26, 27, 50 & K135”/Wolfrang Amadeus Mozart/The Academy of Ancient Music dirigida por Christopher Hogwood: Parte de una integral de sinfonías mozartianas tan exquisita como desconocida, por lo menos en nuestro país, este fantástico CD (la versión en vinilo es una maravilla pero muy difícil, si no imposible, de encontrar)  nos ofrece una interpretación diferente, con instrumentos antiguos, de piezas muy agradables, que, además, suena espléndidamente.

 

  • "Pomp and Pipes”/Paul Riedo con la Dallas Wind Symphony: Editado por el muy audiófilo sello estadounidense Reference Recordings, este CD es un perfecto ejemplo de software a medida para quienes quieren llevar hasta el límite las posibilidades de los sistemas más opulentos. Un órgano enorme, instrumentos de viento a lo grande y percusión permiten llegar hasta la última frontera en dinámica y respuesta en frecuencia.

 

  • "Lamentate”/Arvo Pärt/The Hilliard Ensemble: No es un trabajo apto para todos los públicos, lo decimos de antemano; no en vano se trata de música clásica contemporánea. Pero el muy jazzístico y técnicamente irreprochable sello alemán ECM es el hogar natural de las eclécticas composiciones del estonio Arvo Pärt, entre las que brilla con luz propia “Lamentate”, un álbum intimista que contiene, entre otros, temas corales interpretados a capella cuya perfecta reproducción exige mucho en términos de transparencia y capacidad dinámica.

 

  • "Die Meistersinger Von Nürnberg”/Richard Wagner/Staatskapelle de Dresde dirigida por Herbert von Karajan: Una obra de arte con mayúsculas firmada en 1971 por el tan legendario como perfeccionista Herbert von Karajan. Voces fastuosas, escena sonora grandiosa en anchura, profundidad y altura. De acuerdo: son cuatro horas, pero para los puristas del audio que conecten con la ópera es un imprescindible atemporal. Fantástico en LP, aunque la versión en CD está muy bien resuelta.

 

  • "Messiah”/Georg Friedrich Händel/Academy of Ancient Music dirigida por Christopher Hogwood: No es fácil elegir una de las muchísimas interpretaciones del que sin duda es el más célebre de los oratorios, pero esta versión con instrumentos de época es un canto a la belleza estética y la perfección estética, con coros que parecen formados por ángeles. Fabuloso en LP, excelente en CD.

 

  • "Le Quattro Stagioni”/Vivaldi/Europa Galante, dirigida por Fabio Biondi: Una interpretación sensacional rematada por una toma de sonido sublime para conocer una versión poco estándar de un “blockbuster” de la música barroca. Refinamiento sonoro absoluto con vitalidad e intimismo muy bien equilibrados.

 

  • "Sinfonía Nº6”/Gustav Mahler /Philharmonia Orchestra dirigida por Benjamin Zander: Una versión poco conocida de una de las sinfonías más avanzadas y menos asequibles de uno de nuestros compositores favoritos. Editada en SACD por el sello Telarc, constituye, por lo ardiente de su interpretación, una elección idónea para conocer una música que fascina por su complejidad y grandiosidad.

 

  • "Piano Sonatas”/Ludwig van Beethoven/Daniel Baremboim: No podía faltar una obra para piano en nuestra selección siendo como son tantas las opciones disponibles. Pero la exigencia combinada de calidad artística y de grabación al cien por cien permite reducir el rango de elección. Así que, habiendo como hay muchas interpretaciones de gran altura de las sonatas de Beethoven –podríamos haber elegido a Chopin, Schumann, Schubert-, nos quedamos con la versión interpretada por Daniel Baremboim y editada por Deutsche Grammophon, gracias a su equilibrada dosis de pasión en lo artístico y riqueza armónica y control dinámico en lo técnico.

A modo de conclusión

No queremos despedirnos sin antes recordarles que, por ejemplo, en el ámbito de la música clásica, cualquier remasterización en SACD firmada por Esoteric –precio elevado pero justificado por la calidad del producto y lo limitado de las unidades disponibles- merecería figurar en nuestra selección. Lo mismo habría que decir en jazz para la práctica totalidad de los títulos editados por la japonesa Venus Records y, en lo que a rock-pop ser refiere, con las producciones de Mobile Fidelity Sound Lab (MFSL o Mofi). Y, a modo de despedida, una anécdota: si quieren desintegrar inmisericordemente los altavoces –agudos, medios, graves- de un equipo fuera de parámetros, les “recomendamos” que reproduzcan sin preocuparse por el control de volumen el trozo final del primer tema y la “conexión” del mismo con el inicio del segundo del CD “Star Tracks I”, interpretado por la Cincinnati Pops Orchestra bajo la dirección de Eric Kunzel y editado por Telarc. 

Fabricantes: