Audiolab 8300A
Audiolab 8300A a prueba
Fecha 28 Junio 2021 Autor ada Tags Varios

Nuestro primer Blog dedicado a un producto de Audiolab está protagonizado por una electrónica que en cierto modo viene a ser el descendiente directo del producto que sin duda cimentó la reputación de la marca: el amplificador integrado estereofónico 8000A.

audiolab 8300a

Cuatro décadas después, el 8300A, que así se llama el modelo de Audiolab de última generación al que dedicamos las líneas que siguen, mantiene intactas las esencias de su venerado predecesor para ofrecer a los amantes del sonido absoluto concienciados con el factor precio, una exquisita realización de arquitectura 100% analógica que, presentada en un estilizado recinto bellamente terminado, colmará sus exigencias en materia de control y amplificación de potencia para configurar un equipo de auténtico High End.

 

Audiolab: una marca con una personalidad muy contrastada

De origen británico y fundada a principios de la década de los 80’ del siglo pasado por Philips Swift y Derek Scotland, Audiolab es una marca que alcanzó rápidamente un enorme prestigio a nivel mundial gracias al antes mencionado amplificador integrado estereofónico 8000A, una exquisita y versátil electrónica que se convirtió en un clásico para quienes querían ascender de categoría en Alta Fidelidad “de verdad” por el mejor precio posible.

audiolab 8300a

Durante los años que siguieron, el 8000A se consolidó como uno de los amplificadores “british” de mayor éxito de la historia, siendo a continuación acompañado por una gama de electrónicas de la que formaban parte preamplificadores, etapas de potencia, reproductores de CD y un sintonizador de radio. Integrada (al igual que otros nombres del audio más genuinamente británico tan legendarios como Wharfedale, QUAD o LEAK) en el potente International Audio Group (IAG) en el año 2004, Audiolab ha seguido aplicando la filosofía que inspiró al 8000A, un producto sobre el que la reputada publicación especializada Audiophile with Hi-Fi Answers comentó lo siguiente: “Si algún producto ha llegado a definir alguna vez su propio mercado, es sin duda el 8000A.

audiolab 8300a

Fiabilidad, facilidad de uso, excelencia en ingeniería y un sonido bien estructurado son los pilares que soportan la justificada reputación del 8000A. A lo largo de los años, el enfoque evolutivo, sensato, que Audiolab aplica al diseño de sus productos ha sido ampliamente reconocido.” Una filosofía que encontramos brillantemente plasmada en el más purista (y también tradicionalista por cuanto lo digital brilla por su ausencia) de los amplificadores integrados que configuran el actual catálogo de la marca: el 8300A.

 

 

Rediseñado partiendo de cero y con arquitectura cien por cien analógica

Es el 8300A una estilizada electrónica que supera ampliamente a sus reputados predecesores gracias a una serie de mejoras e innovaciones que influyen directamente en las prestaciones finales tanto a nivel objetivo como subjetivo. En concreto, una potencia de salida superior (75 vatios continuos por canal sobre 8 ohmios que se convierten en 115 vatios continuos por canal sobre 4 ohmios, en ambos casos con funcionamiento en Clase AB), una etapa de fono de nueva generación y una estética elegantemente minimalista que lo hace francamente atractivo.

8300 a audiolab

Más relevante aún es la circuitería empleada, de la que vale la pena destacar su carácter cien por cien analógico y su ejecución con componentes de muy alta calidad (con mención especial para el generoso transformador de alimentación toroidal y el ultrapreciso control de volumen) para maximizar la transparencia y definición del sonido y la amplitud/profundidad de la escena sonora, creando así las condiciones idóneas para presentar voces e instrumentos de manera creíble. Para lograr estos ambiciosos objetivos, el 8300A combina una arquitectura doble monofónica con disipadores térmicos independientes para cada canal con una generosa fuente de alimentación y un esquema circuital desarrollado por Audiolab, que responde al nombre de “Complementary Feedback” o Realimentación Complementaria, a lo que se suma otra innovación técnica realmente interesante de la firma británica llamada “Active Current Drive” (ACD) o Excitación de Corriente Activa.

8300a +8300cd audiolab

 

¿Cuál es el cometido de la ACD? En esencia, controlar en todo momento la entrega de corriente del 8300A por un microprocesador programado para que el Audiolab pueda suministrar corrientes elevadas (del orden de 15 amperios, una cifra muy notable para un producto de su clase) a cargas complejas (cajas acústicas de impedancia inferior a 3 ohmios) que habitualmente sólo pueden ser manejadas por amplificadores más grandes, potentes y caros. El 8300A, que incluye una elaborada sección de fono compatible con cápsulas de imán móvil, (MM) y bobina móvil (MC) y un juego de entradas de línea balanceadas, se completa con una pantalla de visualización OLED que realza su integración en cualquier espacio contemporáneo.

 

Un sonido enérgico y preciso fiel a la reputación de Audiolab

La capacidad dinámica que, sobre el papel, exhibe el 8300A proporciona una gran flexibilidad a la hora de seleccionar las cajas acústicas asociadas. En nuestro caso elegimos las rabiosamente “british” LINTON Heritage de Wharfedale montadas sobre sus magníficos soportes de suelo dedicados.

wharfedale linton

Como fuente analógica utilizamos un giradiscos Pro-Ject X1 equipado con una cápsula de bobina móvil Ortofon MC Quintet Red  y como fuente digital un reproductor de CD con streamer incorporado Primare CD15 Prisma, estando todo el sistema cableado en su totalidad con In-Akustik. No cabe la menor duda de que es la fuerza, el empuje, el primer rasgo de la personalidad sonora del 8300A que se hace notar… ¡y cómo! La LINTON “vuelan” literalmente con unos graves cuya expresividad armónica y contundencia recuerdan a los habituales en sistemas formados por preamplificador y etapa de potencia separados.

primare cd15 prisma

Pero hay mucho más, porque esa “facilidad” del Audiolab para entregar vatios robustos y abundantes que hace posible la generosidad de su respuesta en graves tiene un efecto colateral interesantísimo sobre el resto de frecuencias del espectro: una total ausencia de “estrés” que se materializa en una curva tonal fantásticamente equilibrada (el fabricante publica 20-30.000 Hz, +/-0’1 dB) y una presentación del sonido muy bien proporcionada en las tres direcciones del espacio. De ahí la musicalidad extrema del 8300A con todo tipo de registros sonoros, destacando su capacidad para reproducir grandes formaciones orquestales sin emborronamientos ni constricciones. Estamos, en definitiva, ante un dignísimo –amén de muy asequible- sucesor del legendario 8000A.