Audio Research DAC9

31 de Julio de 2017 Sarte

Un DAC absolutamente diferente de los demás

El procesador digital de audio de la Serie Foundation de Audio Research es un producto que refleja como pocos lo que significa marcar diferencias en una categoría en la que proliferan máquinas con promesas de musicalidad a menudo dudosas.

De nombre DAC9, fusiona con maestría la experiencia única de la legendaria firma estadounidense en el campo del audio analógico con innovaciones muy originales para convertir la reproducción de un amplio espectro de contenidos digitales en todo un festival de musicalidad. Todo ello con el añadido de una calidad física y una fiabilidad extremas.

 

En el mundo digital, lo analógico siempre marca la diferencia

¿Qué es un DAC? Aparte de que el nombre correcto debería ser “procesador digital de audio” porque en realidad el DAC –convertidor de digital a analógico- no es sino el componente digital clave del mismo, esta electrónica inicialmente destinada a los más puristas, pero que con el auge del nuevo sonido digital se ha popularizado enormemente, admite un enorme número de matices.

De entrada, porque incluso los “chips” de conversión D/A más exclusivos, léase los modelos estrella de marcas como AKM, ESS Technology, Texas Instruments, Crystal o Wolfson, no dejan de ser, pese a su complejidad interna, unos componentes que, pedidos en la cantidad suficiente, están al alcance de todo el mundo. Este es el motivo por el que un número respetable de marcas comercializan “DAC’s” de precio muy comedido con unas especificaciones técnicas estratosféricas y, sin embargo, su sonido no es necesariamente mejor que el de diseños más antiguos y por tanto menos espectaculares en lo que a dichas especificaciones se refiere. 

Por lo tanto, ¿qué falla? ¿Dónde está el problema? ¿Qué es lo que hace que un componente tan rabiosamente digital como un DAC sea o no musical? Muy fácil: ¡lo analógico! Porque, aparte de la complejidad de la circuitería dedicada a la conversión D/A propiamente dicha, que puede recurrir a configuraciones muy sofisticadas con el fin de maximizar la linealidad de la curva de respuesta en frecuencia, la relación señal/ruido, la dinámica y la separación entre canales, hay muchos otros componentes y circuitos a tener en cuenta.

Para entendernos: de nada sirve que el DAC propiamente dicho tenga una relación señal/ruido teórica de 125 dB si luego la fuente de alimentación es muy ruidosa. O que la señal de salida de dicho DAC sea impoluta y la circuitería analógica que viene a continuación esté ejecutada con componentes de baja calidad. O que una construcción mecánica poco cuidada acentúe la influencia de vibraciones y/o interferencias externas. Está claro, pues, que la clave de un producto digital bien planteado, y cuando hablamos de clave nos referimos a lo que determina un sonido superior, reside en sus subsistemas analógicos. Y ya se sabe que lo analógico admite un margen de variación prácticamente ilimitado porque se puede “jugar” con un número de componentes y circuitos muy elevado.

Una realidad esta última que constituye la esencia del Audio Research DAC9, un procesador digital de audio que se aprovecha de la experiencia de la compañía de Minnesota para ofrecer un combinado excepcional de refinamiento técnico y musicalidad. Integrado en la Serie Foundation, la más reciente comercializada por la firma estadounidense, el DAC9 destaca en primer lugar por un diseño industrial que refleja la estudiada puesta al día del inconfundible “look” de las realizaciones de Audio Research. Un diseño al que se suma una construcción de muy alto nivel que constituye la antesala de un producto pensado para que los amantes de la música y el sonido a tamaño natural puedan disfrutar de sus grabaciones digitales favoritas en auténtica alta definición.

Como corresponde a un producto de su categoría, el DAC9 está preparado para descodificar los formatos de audio digital de alta resolución más populares del momento, es decir, PCM con frecuencia de muestreo hasta 384 kHz (sólo vía USB; hasta 192 kHz con el resto) y DSD (vía USB), en este caso las versiones DSD64 (frecuencia de muestreo de 2’8 MHz) y DSD128 (frecuencia de muestreo de 5’6 MHz) del mismo. En lo que respecta a la conectividad, el DAC9 incorpora un total de cinco tomas digitales en los formatos más utilizados, concretamente USB, coaxial no balanceado (con conectores RCA y BNC), coaxial balanceado (conexión profesional AES/EBU) y óptico EIAJ-TosLink, lo que nos permite utilizarlo con prácticamente cualquier reproductor digital disponible en el mercado.

Lo dicho hasta ahora bien podría asimilarse a un montón de “DAC’s”, porque la verdad es que la verdadera magia del Audio Research se descubre cuando nos adentramos en las intimidades de su circuitería. Una circuitería que, al igual que en muchos diseños de la firma estadounidense, se basa en una sofisticada arquitectura híbrida que combina lo mejor de la electrónica analógica con lo último en tecnología digital. De ahí que en el corazón de la circuitería analógica del DAC9 encontremos una pareja de dobles triodos 6H30 de muy alta calidad que, en combinación con la topología diferencial doble empleada en su homóloga de conversión D/A y un reloj maestro de muy alta precisión,  hace que el sonido final verdaderamente marque diferencias por la extensión de su curva de respuesta en frecuencia, su gama dinámica, su nivel de detalle y su definición espacial. A ello se añade la posibilidad de remuestrear hasta 384 kHz las señales digitales entrantes y seleccionar la respuesta del filtro digital (se dispone de dos opciones: “Rápida” y “Lenta”) para facilitar la personalización de la escucha. De la sección analógica del DAC9 hay que destacar asimismo el uso de fuentes de alimentación separadas y reguladas electrónicamente para las señales de alta y baja tensión. Del DAC9 también habría que señalar la presencia de un práctico sistema de menús que facilita el control/ajuste de los parámetros clave, toda una novedad en un producto firmado por una marca tan “tradicionalista” como Audio Research.

 

Un sonido, valga el tópico, brutalmente analógico

Creemos que la mejor manera de probar un componente digital tan “analógico” es combinándolo con un amplificador de alma cien por cien analógica que esté a su nivel, motivo por el que elegimos el sensacional amplificador integrado D’Agostino Momentum. En lo que a cajas acústicas se refiere, optamos por las Sonus Faber Olympica III, mientras que como fuente utilizamos nuestro tradicional ordenador portátil Apple Mac Pro. Cableado Transparent Ultra en todas las conexiones.

Lo más interesante del sonido del DAC9 –que hay que poner en marcha una o dos horas antes para que sus dobles triodos rindan al cien por cien- es que posee una personalidad tan “analógica” que incluso con grabaciones con calidad CD la percepción que se tiene es genuinamente “hi-res”, con unos graves perfectamente comparables a los de un giradiscos de High End. El paso a registros con calidad de estudio nos permite descubrir una nueva dimensión en sonido digital, gracias al bajísimo ruido de fondo del DAC9, y una capacidad de análisis que permite escrutar con precisión milimétrica un abanico de sutilezas muy amplio tanto en lo armónico como en lo espacial. Es precisamente la componente espacial, tridimensional, del DAC9, lo que proporciona una capacidad emotiva especial a su sonido, al desgranar minuciosamente los intérpretes de cada grabación a lo largo del espacio que hay entre caja y caja. Todo ello sin olvidar una dinámica en la que lo espectacular se fusiona sin fisuras con lo intimista. En definitiva,  el DAC9 es un producto magníficamente concebido que hará las delicias de los entusiastas del audio reacios a la “hi-res” digital de nueva generación.

Fabricantes: