Astell&Kern SE200 a prueba

7 de Julio de 2020 ada

Muy pocas veces un producto nos ha impresionado tan profundamente como el reproductor digital portátil A&futura SE200 de Astell&Kern, porque al tradicional festival de refinamientos técnicos a los que nos tiene acostumbrados la firma surcoreana se ha sumado en esta ocasión una innovación pura y dura que probablemente cree escuela: la posibilidad de que el usuario pueda literalmente multiplicar por dos las “personalidades” sonoras a su disposición. ¿Cómo? Mediante el uso de “chips” de conversión D/A de dos marcas diferentes y, por tanto, con enfoques de ingeniería distintos que por lógica se acaban trasladando al sonido.

Respetando las debidas diferencias, vendría a ser como uno de esos giradiscos que permiten montar dos brazos con sus respectivas cápsulas para que el usuario pueda seleccionar la combinación que más le seduzca a la hora de escuchar una determinada obra musical. En definitiva, estamos ante un producto verdaderamente revolucionario que, a la vez, se completa con un cuidado extremo en su ejecución física, la calidad de los materiales y los acabados.

 

Convertidores D/A: el corazón de toda fuente digital de audio

Con el advenimiento del audio digital de alta resolución de última generación, léase sin soporte físico, el consumo de procesadores digitales de audio, alias DAC’s, se ha disparado. Pero hay aquí un elemento semántico que vale la pena aclarar: en realidad, DAC son las siglas de “Digital-to-Analog Converter”, es decir, Convertidor de Digital a  Analógico, que viene a ser el circuito encargado de llevar a cabo la conversión de la señal digital en analógica propiamente dicha. Un circuito de complejidad creciente que no obstante se presenta en la forma de un “chip” de dimensiones cada vez más compactas.

El uso de DAC’s no es ninguna novedad, porque se trata de un componente presente en un amplísimo abanico de aplicaciones, aunque en el caso del audio de alta calidad las particulares exigencias en parámetros como la gama dinámica, la separación entre canales o la relación señal/ruido, por ejemplo, hacen que los “chips” empleados en este ámbito concreto exhiban una complejidad superior que, además, puede incrementarse de manera sustancial como consecuencia de aportaciones específicas de cada fabricante.

En este sentido, bien está volver a los orígenes y recordar que el cometido de un DAC es –cito textualmente de la Wikipedia porque me parece una definición muy elegante- “Convertir un número de precisión finita abstracto (por regla general un número binario con coma fija) en una cantidad física (por ejemplo una tensión eléctrica o una presión). En particular, los DAC’s son usados a menudo para convertir una serie de datos temporales de precisión finita en una señal física continuamente variable”.

Todo esto nos lleva a una conclusión que en el caso del audio de muy alta calidad es harto interesante: aunque a nivel de concepto lo que hace un DAC está más que claro, a nivel de ejecución física del DAC en cuestión las opciones son múltiples, lo que significa que en función de la arquitectura que se utilice –monobit, multibit, bajo número de bits- es posible que tengamos “personalidades” sonoras claramente definidas. Si a ello le añadimos las aportaciones de los componentes que acompañan al DAC, así como de la fuente de alimentación del sistema, tal posibilidad se materializará casi con toda seguridad en un sonido característico.

 

Arquitectura “multi-DAC”: una idea genial

Lo que acabamos de decir sugiere a su vez una idea extremadamente atractiva para quienes desean explorar las sutilezas sonoras de las grabaciones musicales: incorporar, en un reproductor digital, más de un esquema de conversión D/A para que el usuario pueda seleccionar el que más le guste a la hora de reproducir sus contenidos favoritos.

Pues bien: tal reproductor acaba de ver la luz en la forma del modelo A&futura SE200 de la firma surcoreana Astell&Kern, un sofisticado producto gestionado por un procesador de ocho núcleos que incorpora convertidores D/A de última generación de dos fabricantes diferentes, concretamente dos unidades del ESS9068AS de la californiana ESS Technology montadas en configuración diferencial y la AK4499EQ de la japonesa Asahi Kasei Microdevices (AKM).

Más aún, y con el fin de explotar a fondo la posibilidades de esta singular arquitectura, el SE200 incluye dos circuitos de amplificación -y además con un nivel de salida espectacular tanto en modo balanceado como no balanceado- optimizados para las características particulares de los DAC’s mencionados. A ello se suma la posibilidad de personalizar todavía más el sonido seleccionando una de las múltiples opciones de filtrado disponibles, cada una con sus peculiaridades sonoras: “Natural Tone”, “Acoustic Tone”, Traditional Tone”, “Harmonic Sound”, “Acoustic Sound” y “Traditional Sound”. En lo que a compatibilidad digital se refiere, el A&futura SE200 soporta la reproducción de archivos de audio con codificación nativa en PCM hasta 32 bits/384 kHz y DSD hasta DSD256.

Otro elemento clave del A&futura SE200 es el uso de materiales cerámicos en su construcción. Así, en las zonas frontal y posterior se utiliza cerámica en vez del material de vidrio habitual en Astell&Kern, con el fin de crear una experiencia visual única dirigiendo la luz para que fluya alrededor del aparato. Por su parte, el indicador LED que rodea la rueda de control de volumen se ilumina en diferentes colores –rojo, verde, azul y púrpura- para reflejar información relacionada con la reproducción musical en curso, caso del nivel de volumen, la velocidad de transferencia binaria y el DAC utilizado.

El SE200, cuyo cuerpo está fabricado íntegramente en aluminio, se completa con una pantalla táctil de alta resolución de 5 pulgadas de diámetro, una memoria interna de 256 GB y una batería con 14 horas de autonomía, a la vez que incluye una toma USB-C para carga y es compatible Bluetooth aptX HD.
Otro elemento que refleja la excepcionalidad del Astell&Kern es el hecho de que el fabricante suministra mediciones de parámetros tan relevantes como la respuesta en frecuencia, la relación señal/ruido y la diafonía en función del DAC empleado

 

El sonido: precisión de estudio de grabación en la palma de la mano

La combinación del A&futura SE200 con unos auriculares intraaurales Final A8000 es sencillamente demoledora en todos los aspectos, casi sobrenatural. Es interesante observar los eufemismos con los que los diseñadores del Astell&Kern explican los resultados aportados para cada una de las opciones de filtrado antes mencionadas.

Por ejemplo, del modo “Natural Tone”, caracterizado por una respuesta impulsional con pendiente de caída muy lenta, se dice lo siguiente: “La ausencias de eco permite reproducir un sonido natural”. Lo cierto es que el SE200 deslumbra por perfecta estructuración de su sonido, con una definición realmente “de libro de texto” en el rango que va desde el extremo grave hasta el extremo agudo, con una prácticamente virtual ausencia de ruido de fondo (aquí la diferencia la pone la calidad de cada toma de sonido) que propulsa la dinámica hasta la estratosfera. Si a todo ello añadimos la sensación de exclusividad aportada por las distintas funcionalidades del aparato y, por supuesto, el refinamiento extremo de su diseño industrial y los materiales empleados, la conclusión lógica de lo que acabamos de decir es que estamos ante una máquina que encarna como pocas el concepto de excelencia absoluta aplicada al audio portátil.

 

 

Fabricantes:
WhatsAppWhatsApp