Anthem MRX 1140
Anthem MRX 1140 a prueba
Fecha 19 Mayo 2021 Autor ada Tags Varios

El MRX 1140 es un producto que no deja indiferente por la fusión única que hace entre tecnología punta en sonido e imagen y herramientas de calibración de nivel profesional, un particular “mix” que convierte al número uno de la renovada gama de receptores audiovisuales de Anthem en una máquina tan deseable para los cinéfilos como para los integradores de sistemas y… ¡los puristas del audio! Una personalidad que en cierto modo se desprende de la singular estética del aparato, una estética que podría definirse como “clásica de vanguardia” y que constituye el envoltorio de una electrónica que lo contempla todo.  

Anthem MRX 1140

El punto de partida es una capacidad de procesado de 15.2 canales combinada con una ejecución con componentes de la máxima calidad, la posibilidad de configuración e incorporación de mejoras vía web y una conectividad HDMI a la última. Como decíamos al principio, la guinda la pone un esquema de calibración integrado que constituye una de las principales de señas de identidad de Anthem: la versión más avanzada del Anthem Room Correction es decir la ARC Genesis.

 

Canales y calibración en Anthem: la importancia de tener la potencia bajo control

En el mundo de la imagen a tamaño de natural, tener una sección de audio bien dimensionada en cuanto a número de canales, potencia de los mismos y capacidad de gestión es absolutamente fundamental para que podamos experimentar el sonido de nuestras películas y conciertos de música tal como lo haríamos en, respectivamente, una sala cinematográfica comercial o en un concierto en directo. En lo que respecta al número de canales, el “más es más” (siempre, insistimos, en el contexto de un sistema que busque el máximo realismo) tiene toda la lógica del mundo, por la sencilla razón de que las codificaciones de audio multicanal más sofisticadas son aquellas con mayor capacidad para ubicar de manera precisa en el espacio la enorme cantidad de informaciones presentes en las bandas sonoras de última generación.

mrx 1140 anthem

Lo que acabamos de decir nos lleva directamente a la que en el momento actual es la codificación “top” para sistemas audiovisuales “residenciales”: el DTS:X Pro. Capaz de soportar un máximo de 32 cajas acústicas, el DTS:X Pro permite llevar la inmersión en audio a un nuevo nivel de realismo, gracias a la combinación de la tecnología DTS Neural:X -un esquema de remapeado espacial- con un avanzado renderizador de objetos que proporciona sonido muy detallado con una precisión asombrosa tanto en la reproducción de películas, como de música o videojuegos. Una característica importante del DTS:X Pro es que fue concebido teniendo la flexibilidad en mente, lo que le permite funcionar con una extensa variedad de configuraciones para Cine en Casa independientemente de las restricciones que pueda imponer el diseño de las mismas. Por otro lado, al ser DTS el socio tecnológico en audio para el sistema IMAX Enhanced la codificación DTS:X Pro asegura una experiencia audiovisual “diferente”. Pero tener más cajas acústicas implica mayor complejidad a la hora de integrarlas en la sala que tengamos para que realicen su trabajo, una tarea que es confiada a sistemas de calibración más o menos precisos en función del software y el hardware encargados de realizarla.

mrx 1140 anthem

De ahí la relevancia del ya icónico Anthem Room Correction o ARC, puesto a punto en 2010 por la firma canadiense Anthem, ahora en su versión ARC Genesis y considerado el mejor sistema de su clase actualmente disponible en productos de consumo gracias al refinamiento de sus algoritmos. Basado en la ciencia de la psicoacústica y trabajando de manera conjunta con una plataforma DSP de última generación, el ARC Genesis permite -vía ordenador Windows o Mac y micrófono de alta calidad suministrado de serie- crear curvas de corrección personalizadas que mantienen las cualidades intrínsecas de nuestras cajas acústicas y eliminan las contribuciones negativas de la sala. A continuación, estos filtros hechos a medida son utilizados para programar “chips” DSP de alta calidad incluidos en el interior de productos compatibles, que pueden ser tanto estéreo como multicanal.

 

MRX 1140: 11 canales de amplificación, 15.2 de procesado y ADN purista

Es el modelo superior de la gama de receptores audiovisuales MRX de Anthem, del que también forman parte los más sencillos –pero conceptualmente muy similares- MRX 740 (7 canales de amplificación y 11.2 de procesado) y MRX 540 (5 canales de amplificación y 7.2  de procesado). Esto convierte al MRX 1140 en un aparato genuinamente High End que destaca por la combinación de capacidad de procesado, potencia de salida y opciones de gestión que ofrece, todo ello en el contexto de una concepción en la que el tradicional purismo de la firma canadiense se fusiona con la tecnología más avanzada, un diseño industrial personalísimo y una calidad de fabricación del máximo nivel.

mrx 1140 anthem

Gracias a sus 11 canales de amplificación y una capacidad de procesado de 15.2 canales, el MRX 1140 es compatible con la antes mencionada codificación de audio 3D DTS:X Pro, que requiere un mínimo de 13 canales. Todo ello sin olvidar la compatibilidad con los ya consolidados sistemas Dolby Atmos, el DTS:X  y el DTS Virtual:X, a lo que hay que sumar la homologación IMAX Enhanced y una conectividad HDMI 2.0b HDCP 2.2 con eARC que puede mejorarse a HDMI 2.1 vía actualización de hardware para el caso de que queramos trabajar con fuentes de vídeo 8K. De la sección de vídeo del Anthem hay que señalar asimismo su compatibilidad con los sistemas Hybrid Log Gamma (HLG) y Dolby Vision, ambos integrados en el ecosistema HDR. El MRX 1140 también es compatible AirPlay 2, Google Chromecast (Audio) y Bluetooth v4.2, facilitando de este modo el streaming de audio desde un amplio repertorio de dispositivos.

anthem mrx1140

Otra característica clave del MRX 1140 es que incorpora un sofisticado sistema de configuración basado en web que incluso permite llevar a cabo actualizaciones sobre la marcha, a la vez que el antes citado esquema de calibración de salas ARC Genesis de Anthem. Sobra decir que el MRX 1140 incluye una sección de audio a la altura de un receptor audiovisual de referencia firmado por Anthem de la que forman parte una fuente de alimentación equipada con un generoso transformador toroidal y “chips” de conversión D/A AKM con tecnología de 32 bits/768 kHz. De la potencia de salida es importante recalcar que es de 140 W RMS a 8 ohmios o 170 W RMS a 6 ohmios para los canales 1 a 5 y de 60 W RMS a 8 ohmios o 74 W RMS a 6 ohmios para los canales 6 a 11.

 

El sonido: musicalidad sin precedentes en audio multicanal

Son muchas las opciones permitidas por un producto como el MRX 1140 a la hora de asociarlo a un sistema de cajas acústicas. Aún disponiendo de la antes citada capacidad de procesado de 15.2 canales, probamos el Anthem en una configuración 7.2.4, con los siete canales de sonido envolvente tradicionales reproducidos por un conjunto de cajas acústicas de la gama Lumina de Sonus Faber (dos Lumina III para los canales principales, una Lumina C para el canal central y cuatro Lumina I para los efectos laterales y posteriores) y los cuatro canales “3D” reproducidos por dos Sonus Faber Palladio PC-562, todo ello completado con dos subwoofers activos REL Acoustics Tzero MKIII. Como fuente de audio y vídeo utilizamos un reproductor de Blu-ray Disc 4K Sony UBP-X1100ES y como videoproyector el imponente VPL-VW590ES de la misma marca, encargándose la alemana In-Akustik de todas las conexiones.

lumina sonus faber

Una vez descargado el ARC Genesis y conectado el micrófono de calibración, no podemos menos que decir lo impresionados que estamos ante lo que el sistema desarrollado por Anthem es capaz de hacer tanto en términos de potencia pura y dura (gracias a los algoritmos y la interfaz de usuario mejorados que incorpora) como “prácticos”, siendo el resultado un nivel de personalización demencial. De hecho, podemos definir curvas de ajuste para el extremo grave o establecer frecuencias de corrección máximas únicas para cada configuración de cajas acústicas y, por supuesto, hacer una y otra vez mediciones individuales en cada una de ellas. Todo esto se nota -¡y cómo!- en un sonido en que las coloraciones brillan por su virtual ausencia y que es realzado por una permanente sensación de control de los contrastes dinámicos más acentuados cuando el nivel de volumen es ya muy respetable. Por otro lado, el ADN purista consustancial a Anthem hace que la escucha de música en estéreo exhiba un carácter “Hi-Fi” sin complejos, a la vez que la calidad de imagen nos parece sensacional tanto en materia de riqueza cromática como de ausencia total de interrupciones en la rápida cadencia de fotogramas que configuran las mejores películas de acción.