5 trucos para construir un sistema de Cine en Casa

13 de Septiembre de 2019 ada

Cuando hablamos de profesionales del Cine en Casa no nos referimos necesariamente a instaladores o vendedores que trabajan en tiendas, sino a quienes hacen las bandas sonoras cinematográficas, léase los responsables de convertir la banda sonora de una película en una grabación de 5.1 canales destinada a ser reproducida por el lector de Blu-ray Disc de un sistema de Cine en Casa.

Los ingenieros responsables de esta tarea son ingenieros de masterización que trabajan en unos estudios dedicados: los estudios de transferencia (“transfer studio”). Si usted es nuevo en el ámbito del Cine en Casa profesional, es importante saber que estos ingenieros crean el equivalente de una grabación en directo de 2 canales en un espacio acústico natural cuyo sonido nos resulta familiar. Su cinta master es lo más cercana a la realidad en el cine, léase la experiencia imaginada por el director. El presente Blog, cuyo contenido está firmado por el especialista en subwoofers británico REL Acoustics, ofrece un enfoque audaz y brillante a esta cuestión. ¿La respuesta? El concepto REL 3-D.

 

En las películas, el 98% del sonido que oímos es añadido

El hecho de que muy pocos sean conscientes de esta realidad –que el sonido aparente representar sin esfuerzo lo que nuestros ojos ven en la pantalla- demuestra el grado de preparación de estos esmerados hombres y mujeres. Cuando en el estudio de transferencia al que nos hemos referido dicho sonido se transfiere desde el original (pensado para la pantalla gigante del cine) al más pequeño formato de pantalla, el resultado final es lo más cercano a una grabación de referencia en términos de reproducción de sonido cinematográfico.

Dicho lo anterior, ¿sabía usted que la mayoría de estudios de transferencia profesionales trabajan exclusivamente con 5.1 canales? ¿Por qué? Porque es lo más puro y, a la vez, lo más difícil de hacer bien. Allí saben perfectamente que si añaden más capas en la forma de más canales y más edulcorantes, distraerán a la mayoría de oyentes. Su trabajo es servir a la película original, a la intencionalidad del director y, tal como sucede con los ingenieros de grabación especializados en música, la vía más dura es casi siempre superior.

 

Por encima de todo, hay que ser realistas

En principio, el tema tiene buena pinta: sólo se utilizan 5 cajas acústicas principales y un subwoofer. Y en realidad, así es. La forma en que los profesionales definen un sistema Dolby son 5 cajas acústicas capaces de producir una curva de respuesta en frecuencia plana desde 20 Hz hasta 20 kHz y con un nivel de presión sonora medio de 105 dBA, un objetivo que la inmensa mayoría de cajas acústicas para aplicaciones de gran consumo son incapaces de satisfacer aunque, desde luego, el resultado vale la pena.

Pero seamos realistas: la mayoría de usuarios de a pie no tiene acceso a las grabaciones master ni puede permitirse comprar monitores de varias decenas de miles de euros cada uno. Sin embargo, resultan sorprendentes las similitudes entre lo que se puede conseguir en High End de 2 canales y en un estudio de transferencia profesional, por lo que les animamos a seguir los 5 trucos que detallamos para configurar su sistema de Cine en Casa de tal modo que proporcione unos resultados verdaderamente “pro”.

 

Truco Nº1 – El más polémico de todos

Dios bendiga a Ray Dolby y a todos los hombres y mujeres con talento que trabajan en Dolby Labs y a día de hoy insisten en que cada procesador de A/V incluye la capacidad de producir la totalidad de la gama de frecuencias de audio, léase “Full Range”, en cada uno de los canales de una configuración de 5.1 canales.

Asumiendo que usted no tiene predilección por destruir los productos que ama y posee una pizca de sentido común, le rogamos que ajuste sus cajas acústicas principales –y, si le es posible, todas sus cajas acústicas- en “Full Range”. Los responsables de Dolby saben que para que el cine funcione adecuadamente en el hogar o en cualquier otro espacio en el que se busque el mismo resultado, es crucial ajustar los cinco canales (o más en caso de que los haya) a “Full Range”. En principio, la mayoría de cajas acústicas equipadas con altavoces de alta calidad de 170 mm de diámetro o más grandes pueden aprovecharse de esta técnica.

 

Truco Nº2 – La relevancia de invertir en lo que realmente importa

Es importante no hacer ahorros “peligrosos” a la hora de comprar su caja acústica central o sus cajas acústicas de efectos, por lo que resulta esencial olvidarse de esas cajas acústicas de sonido envolvente de muy baja calidad fabricadas por marcas que no entienden lo que acabamos de decir.

 

Hay empresas que fabrican cajas acústicas de efectos de alta calidad y precio asequible capaces reproducir de manera convincente una frecuencia de 60 Hz. Cuando vemos cajas acústicas de efectos manifiestamente incompetentes hechas con altavoces de 2’5 ó 3 pulgadas cuyos fabricantes reivindican 60-90 Hz, pero que en realidad no entregan nada por debajo de 120 Hz, el resultado es, como mínimo, una profunda decepción, cuando no un enfado en toda regla. Los clientes tienen el derecho de creer a los fabricantes, de manera que cuando los diseñadores participan en esta especie de juego dichos clientes pueden y deben boicotear los diseños en cuestión.

 

Truco Nº3 – Colocación de la caja acústica central

Hay que tener un cuidado extra a la hora de ajustar la caja acústica central, asegurándose de que apunte virtualmente en línea recta hacia el(los) asiento(s) principal(es) para obtener los mejores resultados.

Incluso una simple pulgada de estantería que sobresalga frente a la caja acústica central puede bastar para emborronar la inteligibilidad global. Por lo tanto, asegúrese de que la superficie frontal de su caja acústica central esté despejada de cualquier otra superficie.

 

Truco Nº4 – El Gran No-No

La mayoría de bandas sonoras cinematográficas contienen quizá un 20% de la duración de la película en la que no hay ninguna señal presente en el canal .1/LFE cuando las cajas acústicas están configuradas como Grandes (“Large”). Esto significa que para el 80% la película no tenemos subwoofer. Puesto que la mayoría de aficionados no comprenden esto, intentan compensarlo aumentando el nivel de volumen del canal .1. Pero al no haber allí ninguna señal presente, esto no consigue nada, lo que les lleva, para compensar su frustración, a incrementar el nivel de volumen al máximo. De nuevo, no se consigue nada, pero entonces aparece el Gran No-No porque inyectan en la película de turno una señal .1/LFE escandalosamente realzada.

Y a continuación se obtiene una especie de explosión hercúlea de extremo grave (se han llegado a medir +16 dB por encima de un nivel de escucha nominal promedio elevado, lo que es una auténtica barbaridad). Finalmente, hay una señal real presente a niveles de volumen muy altos, siendo el resultado la destrucción de los altavoces del subwoofer.
La sugerencia más simple para asegurar que lo anterior nunca suceda es que, una vez que se sienta cómodo con su sistema y antes de empezar a reproducir sus taquillazos favoritos, desconecte las cajas acústicas principales (no vendrá de más un poco de cinta aislante en los conectores para asegurar que nada se cortocircuite). Ahora será capaz de oír si el subwoofer hace o no algo. Una vez tenga claro lo que hay, reconecte las cajas acústicas principales. A continuación, reproduzca un tema de prueba especialmente agresivo y aumente lentamente la ganancia del canal .1 hasta que soporte de manera adecuada la peor y más intensa de las señales .1 que conozca (un buen punto de partida es el capítulo 14 de Ironman).

Seguidamente, sitúe el nivel de volumen de todo el sistema lo más alto posible, pero sin que deje de sentirse cómodo, y ajuste el del subwoofer justo por debajo del que provoque distorsión. Ahora ya sabe que, salvo en el caso de que aparezca un tema todavía más locamente intenso, está cubierto frente a todas las circunstancias y en consecuencia todo debería funcionar sobre seguro.

 

Truco Nº5 – Realmente funciona

Esta es una recomendación interesada para quienes posean un subwoofer REL utilizando las conexiones de Nivel Alto. Nos explicamos: lo que hace esto es crear el equivalente de las cajas acústicas profesionales y de gama completa a las que nos referíamos al principio pero por una fracción de su precio. De forma paralela, ajustamos el canal .1 para satisfacer lo que hemos comentado en la sugerencia anterior: añadir otro subwoofer REL para que apoye al canal central y un tercero para hacer lo propio con las cajas acústicas de efectos.

Lo que tendremos finalmente es la forma más económica posible de replicar lo que sucede en los estudios de transferencia. A esto le llamamos REL 3-D y gracias a ello seremos por fin capaces de oír lo que ha sido durante un cuarto de siglo el día a día de Dolby y el trabajo de ingenieros altamente especializados. Gama completa. Todos los canales. Es asombroso. Y además gratis. 

Fabricantes: