Características Técnicas

  • Amplificador integrado estereofónico “solid state” de referencia absoluta.
  • Formado por dos bloques (audio y alimentación) completamente separados.
  • Sección e preamplificación con 6 placas de circuito impreso.
  • Equipado con la exclusiva tecnología MxV.
  • Construcción enteramente metálica con indicador de funciones analógico.
  • Topología circuital cien por cien balanceada.
  • Ejecutado con componentes discretos de muy alta calidad.
  • Sección de salida con un total de 28 transistores de potencia.
  • Control de volumen basado en una escalera de resistencias de alta precisión.
  • 3 entradas balanceadas (XLR) y 1 no balanceada (RCA).
  • Salida de auriculares con circuitería dedicada.
  • Módulos de streaming digital y fono disponibles opcionalmente.
  • Respuesta en frecuencia de 0’1-100.000 Hz, +0 dB. -3 dB.
  • 2x250 W/8 ohmios, 2x500 W/4 ohmios o 2x1.000 W/2 ohmios,
  • Fabricado a mano y probado individualmente en EE.UU.
  • Dimensiones máximas: 464x241x452 mm (An x Al x P).
  • Peso del conjunto: 50’8 kg.

Descripción

El Momentum MxV Integrated Amplifier es una soberbia electrónica integrada que ofrece una musicalidad de un nivel jamás alcanzado hasta la fecha en una realización de su categoría. Combinando una sección de entrada importada del preamplificador Momentum HD Preamplifier y una etapa de salida inspirada en la etapa de potencia estereofónica Momentum MxV Amplifier, este sensacional producto proporciona las virtudes sonoras que caracterizan a la elitista Serie Momentum de Dan D’Agostino Master Audio Systems en un formato compacto cuyo diseño modular configurable permite expandir la circuitería de base con una para streaming digital y/o una de fono. Como siempre en la firma estadounidense presidida por el legendario Dan D’Agostino, las dierentes secciones están altamente especializadas, con la dotación exacta en términos de fuente de alimentación, control y circuitos de audio que hace que la versión “full” del Momentum MxV Integrated Amplifier se comporte como un único circuito desde la entrada a la salida, optimizando las prestaciones de una manera que en caso contrario no hubiera sido posible. Para lograr unos resultados tan ambiciosos, se requiere el uso de de dos chasis separados, uno dedicado en exclusiva a la circuitería de audio y otro al subsistema de alimentación. Los dos chasis se interconectan a través de mecanismos especiales situados en los pies que los sustentan, mientras que un conector de 30 patillas bañadas en oro capaz de soportar corrientes de 30 amperios elimina el cableado normalmente utilizado para este tipo de aplicaciones.