Yter Cable

Cable de alimentación Yter Power

Cable de alimentación Yter Power

Complemento perfecto de los modelos para interconexión y conexión a cajas acústicas de Yter, este cable permite completar la cadena de conexión de todo tipo de sistemas de audio de alta calidad con el fin de explotar al máximo el potencial sonoro de las exclusivas soluciones tecnológicas de la marca. Para ello combina conductores de la reputada aleación desarrollada por Yter con el innovador tratamiento “Triboelectric” y un robusto apantallamiento, lo que le permite exhibir unos niveles de ruido extraordinariamente bajos que resultan idóneos para optimizar el potencial de los nuevos formatos digitales de muy alta resolución.

 

Cable de interconexión de audio Yter Interconnect

Cable de interconexión de audio Yter Interconnect

Fruto, al igual que su homólogo para conexión a cajas acústicas, de un complejo proceso de investigación y desarrollo en el ámbito de la ciencia y la tecnología de los metales aplicado al tratamiento de señales de audio, este...

 

Cable de conexión a cajas acústicas Yter Speaker

Cable de conexión a cajas acústicas Yter Speaker

Una maravilla en ingeniería y calidad sonora resultado de la pasión por los detalles y el conocimiento de las intimidades de la ciencia metalúrgica. Un exquisito y sofisticado cable en cuya puesta a punto se ha trabajado con metales a...

 

Yter Cable

YTER

Para entender la motivación que hay detrás de Yter, una marca creara por y para puristas de la música con el fin de garantizar una transmisión de señales de audio lo más pura posible y a la vez lograr este objetivo sin que el precio a pagar sea desorbitado, es importante comprender la mecánica interna de un componente que para muchos profesionales y aficionados sigue siendo un mero accesorio.

Y, sin embargo y aunque pueda parecer trivial decirlo incluso para une empresa que, como Sarte Audio Elite, ha dedicado toda su larga trayectoria profesional a la excelencia en sonido e imagen, lo cierto es que la única misión de un cable de unión entre dos electrónicas o entre un electrónica y una o varias cajas acústicas es simplemente “no hacer nada” en el sentido “formal” del término.
¿Qué significa esto? Pues sencillamente que nuestro cable debe procurar por todos los medios conseguir que la transferencia de información –puesto que al fin y al cabo de esto se trata- entre un elemento y otro se realice de tal modo que no haya pérdidas de tipo cuantitativo –potencia, nivel de señal- ni cualitativo –desequilibrios tímbricos y espaciales en lo que concierne al audio- en la señal transferida.

Yter Cable
Yter CableYter Cable

Por desgracia, un cable es un componente en sí –pasivo, lo que significa que no puede añadir nada pero sí quitar por cuanto su circuito eléctrico equivalente tiene una función de transferencia- por lo que la transmisión puede verse afectada por sus características físicas (estructura del conjunto cable/dieléctrico, material geometría de los conductores, etc.).

Además, para que las cosas se compliquen todavía un poco más nos encontramos con que la modelización eléctrica de la unión entre dos componentes hace que el cable ideal prácticamente no exista, de modo que hay que probar y probar –diseñar el cable idóneo para cada unión, que dependería de las características eléctricas de los elementos a unir y de la longitud y la composición de la propia línea de unión, costaría una fortuna porque habría que hacerlo todo a medida- hasta dar con el modelo ideal para cada caso.

Afortunadamente, la industria ha conseguido crear una serie de diseños que ofrecen unos resultados razonablemente positivos con la mayoría de uniones.

Aún así, que nadie se llame a engaño: lo más probable es que el sistema que uno construya nunca funcione al cien por cien de sus posibilidades por la simple y penosa razón de que en la inmensa mayoría de casos –incluso en los conjuntos más opulentos y caros- la interfaz cable/componentes no estará optimizada.

Pero si bien la perfección no existe, quienes creen que es posible acercarse un poco más a la misma analizando de forma minuciosa las cualidades y el comportamiento de los diferentes elementos implicados en la construcción de un cable logran a veces progresos espectaculares.

Este es el caso de los cables de la firma italiana Yter, especialmente pensados para aplicaciones de audio y creados por el recientemente desaparecido Franco Serblin durante el diseño de las exclusivas cajas acústicas Sonus faber Stradivari Homage como respuesta a los desafíos planteados por un proceso en el que se tenían que considerar las condiciones de trabajo más exigentes posibles.

Tal y como afirmó el propio Serblin en su momento, “Durante el desarrollo de mi proyecto más comprometido, la pantalla acústica Stradivari Homage, sentí la necesidad de utilizar un conductor para el cableado interno que no fuese otro producto derivado de la industria de las telecomunicaciones con soluciones basadas en la teoría de radiofrecuencias sino una solución que consistiera en el uso de un material cuyas propiedades hubieran sido diseñadas para manejar grandes bandas pasantes y potencias elevadas.”

De ahí emergió un nuevo conductor basado en términos conceptuales y estructurales que respondía a la siguiente premisa: que la transferencia de la señal desde el amplificador a la caja acústica, en particular cuando el nivel de aquélla es particularmente bajo, dependa más de la estructura física del metal que del valor absoluta de la conductividad en el cable.

Para materializar su idea, Franco Serblin contó con la colaboración de Laboratorium, una empresa que se encargó de llevar a cabo la totalidad de procesos implicados en el proyecto.

El primer paso fue la fusión de plata y paladio para crear una aleación exclusiva que a continuación era extrusionada en frío en un baño de agua para formar un conductor de geometría gaussiana equilibrado electrostáticamente.

El siguiente paso consistió en utilizar esta misma aleación especial para la fabricación de los conectores pertinentes, que eran unidos en frío a su correspondiente cable mediante una soldadura mecánica.

De este modo, una vez finalizado el conjunto se garantiza que la señal musical que va del amplificador a las cajas acústicas circule única y exclusivamente a través de cable Yter, y por tanto sin atravesar elementos susceptibles de contaminarla.

Mirando más de cerca la tecnología de estos singularísimos cables, hay que decir que para poder convertirlos en realidad era necesario poder actuar a un nivel metalúrgico con el fin de poder dotar de orden y homogeneidad a la estructura cristalina obtenida.

De ahí que el proceso de fusión en tres fases de plata y paladio –la aleación obtenida fue bautizada con el nombre “Well Tempered Argentum Alloy”, es decir “Aleación de Plata Bien Temperada”- constituya una de las claves del concepto Yter.

El resultado final es un cable de conexión a cajas (modelo Speaker) que asegura una total coherencia metalúrgica en el trayecto que va del amplificador a los altavoces de las cajas acústicas y por lo tanto que está capacitado para contribuir a mejorar las prestaciones de cualquier otra unión entre amplificador y caja acústica.

A su vez, la extensión del mismo concepto y la misma tecnología en dos modelos para interconexión (el balanceado Interconnect XLR y el no balanceado Interconnect) y uno para conexión a la red eléctrica (Power Cord) permite enlazar todos los elementos de un equipo de audio con cables basados en la tecnología Yter, asegurando de este modo una superior coherencia en el sonido final.