Vincent

Vincent

VINCENT

Integrada en el segmento de lo que se ha convenido en llamar “High End asequible” dentro del catálogo de Sarte Audio Elite, Vincent no sólo es una de las marcas que más éxito ha tenido entre los audiófilos europeos durante los últimos años sino que constituye una elocuente demostración de lo que significa el concepto de economía de escala aplicado al diseño y la fabricación de componentes de audio –y en su momento también de Cine en Casa- High End.

Con un departamento de investigación y desarrollo ubicado en Alemania y un centro de producción situado en Extremo Oriente con todo el sistema de control de calidad íntegramente gestionado por ingenieros alemanes, Vincent consiguió en su momento revolucionar por completo el concepto de relación calidad/precio aplicado a electrónicas de grado audiófilo –característica ésta innegociable en todos los diseños de la firma germana- al combinar mecanizados de muy alta calidad (los modelos de más alto nivel de la marca son realmente opulentos, hasta el punto de que no tienen nada que envidiar a sus homólogos fabricados en Occidente o en Japón), acabados irreprochables y, sobre todo, los mismos componentes electrónicos (condensadores, resistencias, transistores/válvulas de vacío de ataque y de potencia, transformadores...) que figuran en el interior de los grandes monstruos sagrados del universo del audio High End.

VicentVicent
Vicent

A ello hay que añadir otra característica fundamental, en muchos sentidos la más importante, de Vincent que no es sino el empleo de topologías circuitales muy elaboradas y originales (en muchos casos híbridos transistor/válvula con la ventaja añadida que supone la posibilidad de conmutar –en amplificadores y etapas de potencia- entre los modos de funcionamiento en Clase A y AB).

Una característica que proporciona a las realizaciones de la firma germana una personalidad sonora inconfundible que además es acompañada por una generosa capacidad de entrega de corriente fruto del empleo de sistemas de alimentación especialmente opulentos.

 

Gracias a ello, las realizaciones de Vincent figuran entre las contadísimas dentro de su clase y precio que son capaces de excitar sin esfuerzo cajas acústicas con una curva de impedancia “difícil”, lo que permite al usuario exigente de un “músculo” poderoso y sin distorsión para sistemas de altavoces complejos.

Y, para cerrar el círculo, un aspecto que quizá muchos no esperarían en aparatos de concepción tan radicalmente purista: un diseño elegante y sugerente que facilita la integración en todo tipo de ambientes domésticos incluso de los modelos más opulentos.

Un fiel reflejo de estas anteriores reflexiones lo constituye la composición y extensión de la gama de productos de Vincent, en la que encontramos productos para satisfacer prácticamente todas las necesidades del melómano entusiasta y a la vez exigente con el sonido absoluto, desde el simple sistema estereofónico básico para entrar en el High End sin decepciones hasta electrónicas más sofisticadas, fuentes de sonido, amplificadores de auriculares, procesadores digitales de audio, preamplificadores de fono y etapas de potencia perfectamente adaptadas para configurar conjuntos sin compromiso y, no obstante, precio más que razonable razonable.

En el ámbito de los amplificadores integrados vale la pena destacar modelos tan sencillos y musicales (y con entrada USB integrada) como el SV-400, el más potente y elaborado SV-227 (diseño híbrido válvulas de vacío/transistores, 200 vatios continuos por canal y entrada USB) y el actual número uno de Vincent, el imponente y lujoso SV-238 MK, una maravilla en términos de construcción y tecnología que combina tecnología cien por cien de estado sólido, componentes de elite con funcionamiento en Clase A pura hasta 60 vatios y una potencia total de 200 vatios continuos por canal, lo que junto a un precio inusual para un producto de su categoría la convierte en una de las electrónicas integradas de auténtica excepción más competitivas del mercado mundial.

De Vincent también habría que destacar el KHV-1, un soberbio amplificador de auriculares diseñado para optimizar la experiencia de escucha en la intimidad, así como el versátil preamplificador de fono PHO-700, que por un precio muy ajustado pone en manos del amante de los discos de vinilo un producto versátil y musical que permite explotar a fondo un extenso número de cápsula de imán móvil (MM) y bobina móvil (MC).

En las mismas coordenadas de versatilidad y musicalidad a precio competitivo hay que situar al procesador digital de audio DAC-1, que combina una circuitería de conversión D/A de 24 bits/192 kHz con una sección de salida analógica ejecutada según los cánones más puristas.

Y apara finalizar, habría que destacar la humanidad y la precisión que caracterizan a las fuentes digitales de Vincent, con modelos tan atractivos como el CD-S7 y el CD-S7 DAC, equipados ambos con tecnología de conversión D/A de 24 bits/192 kHz y, en el caso del CD-S7 DAC, también con entradas digitales y USB especialmente pensadas para que el usuario pueda aprovecharse de la excepcional calidad de los circuitos digitales y analógicos del aparato para dotar de una nueva dimensión el sonido de todo tipo de grabaciones digitales procedentes de Internet.

VicentVicent