CES 2018

El gran escaparate de la tecnología, a punto de abrir sus puertas

Durante los próximos días 9 a 12 de este mes de enero tendrá lugar en la espectacular ciudad estadounidense de Las Vegas una nueva edición del que sin duda es el certamen dedicado a la tecnología más emblemático del mundo: el Consumer Electronics Show o CES. Repartido en un total de 11 espacios organizados en tres áreas geográficas –Tech East, Tech West y Tech South- el CES 2018 cubrirá en esta ocasión un total de 24 categorías de producto que redefinirán el día a día de la alta tecnología del futuro inmediato.

Esto significa que en la edición del CES de este año se podrán conocer las innovaciones más recientes en ámbitos tan distintos como los videojuegos, la realidad virtual, los coches autónomos, el Internet de las cosas, la casa inteligente, la tecnología relacionada con la salud y el bienestar, los drones, la inteligencia artificial, la fotografía digital, la robótica, la impresión 3D y, por supuesto el sonido -tanto de gran consumo como High End- y la imagen.

Con un perfil estrictamente profesional que atrae a creadores, empresarios y ejecutivos de todo el mundo, el CES ha sido tradicionalmente la antesala de la electrónica de consumo, marcando cada mes de enero no sólo el pistoletazo de salida en innovación tecnológica, sino perfilando las tendencias que nos deparará el futuro inmediato. Lo avalan los legendarios Premios a la Innovación –Innovation Awards- que se conceden en cada edición del CES, premios que reflejan la evolución de una industria que ha experimentado y sigue experimentando cambios acelerados al expandir sus horizontes desde el sonido y la imagen hasta la miríada de componentes y tecnologías que conforman el ecosistema de Internet.

 

¿Qué nos ha traído el CES 2018 en sonido e imagen?

Hoy cierra sus puertas la edición de 2018 del Consumer Electronics Show de Las Vegas, que con un sonado apagón de varias horas de duración –motivado por una tormenta monumental- nos recordó que incluso el escaparate de la tecnología más avanzada puede volver a la Edad de Piedra sin avisar. Con su primera edición celebrada en el ya lejano 1967, el CES –que durante un buen par de décadas se celebraba dos veces al año, concretamente en Chicago y Las Vegas- sigue considerándose el pistoletazo de partida en lo que a nuevas tecnologías se refiere, a la vez que un referente sobre lo que nos deparará el futuro inmediato. Así lo reflejan los cambios experimentados por un certamen que inicialmente estaba protagonizado por el sonido y la imagen y que en la actualidad abarca un amplísimo repertorio de sectores que hace apenas unos años simple y llanamente no existían. Atrás quedan los años en los que el audio High End, el Cine en Casa o los televisores con pantalla plana, por ejemplo, eran toda una novedad, lo que no quita que sean todavía muchas las marcas de dichos sectores que acuden a Las Vegas para dar a conocer sus productos más innovadores.

En el ámbito de la imagen, habría que destacar, por su singularidad, el prototipo de pantalla plana plegable presentado por LG. Basada en tecnología OLED y con una diagonal de 65 pulgadas, dicha pantalla se pliega sobre sí misma cuando no va a ser utilizada y en principio está previsto que salga al mercado en el año 2020. Otra noticia interesante es el acuerdo tácito –porque a nivel formal van a la greña, como no podía ser de otro modo- entre los gigantes surcoreanos LG y Samsung para incrementar progresivamente la “inteligencia” de sus televisores, conectándolos a contenidos web, capacitándolos para sugerir programas o recordar la agenda de cada hogar y, sobre todo, convertirlos en una parte integrante de lo que se conoce como “casa conectada”. De ahí que Samsung haya anunciado la instalación progresiva del software de inteligencia artificial Bixby en todos sus televisores de aquí al año 2020. Por su parte, LG ha potenciado su gama de productos ThinQ dotándolos de una potente capacidad de análisis de datos. De LG hay que destacar también la puesta a punto de un microprocesador específicamente diseñado para optimizar la fluidez de las imágenes de sus pantallas OLED y lograr de este modo la combinación perfecta de contraste y movimiento.

Otro gigante de la imagen, en este caso la japonesa Sony, dio a conocer su nueva gama de televisores 4K con tecnología OLED BRAVIA AF8, equipados con el potentísimo procesador de imagen 4K HDR X1 Extreme y el sistema de audio Acoustic Surface, que utiliza la propia pantalla como altavoz. En cuanto a los televisores 4K equipados con tecnología LED, la novedad se llama Serie XF90, en la que brilla con luz propia una tecnología de interpolación inteligente llamada X-Motion Clarity. De Sony también hay que destacar el nuevo reproductor de Blu-ray Disc 4K UBP-X700, compatible Dolby Vision, una declinación de alto nivel de la tecnología HDR que en este CES ha sumado nuevas incorporaciones como consecuencia –pese a implicar contenidos de pago- de las espectaculares prestaciones que ofrece. Señalemos asimismo la presentación de barras de sonido 3.1 con sonido 3D incorporado especialmente diseñadas para los televisores mencionados. Ya para concluir, en este CES 2018 se han mostrado –aunque ya lo vimos en el más “pro” ISE del año pasado- de dispositivos de visualización de imágenes con resolución 8K, algo que parece un contrasentido cuando la 4K todavía está ganando impulso pero que se entiende al utilizarse dicha tecnología para los próximos Juegos Olímpicos, que se celebrarán en Tokio en verano de 2020.

¿Y qué hay de nuevo en el ya muy maduro sector del audio? De entrada, que al ser el CES un certamen cada vez más concentrado en la innovación tecnológica pura y dura y no el High End, la mayoría de fabricantes –lo reconoce hasta la muy influyente y “patriota” prensa especializada estadounidense- han optado por considerar el salón High End de Munich como el lugar más adecuado para presentar sus productos. Aún así, en Las Vegas hubo novedades interesantes porque no en vano estamos hablando de un mercado muy potente, amén de ser la cuna del audio High End. Para empezar, el anuncio realizado, en el “Hi-Res Pavilion” del Las Vegas Convention Center, por el servicio de “streaming” y descargas en alta resolución francés Qobuz para implantarse en el mercado estadounidense a mediados de este año, al que siguió el de la implantación de la codificación MQA –que goza del apoyo de las “majors” de la industria de la música- en los dispositivos portátiles de LG. El High End propiamente dicho se concentró en la Venetian Tower, un espacio muy elegante pero cuya extensión no tiene ni punto de comparación con lo habitual en el CES hace 15 ó 20 años. Así, en lo que a “hardware” se refiere, hay que mencionar la presentación en sociedad del nuevo “superprocesador de A/V” de Marantz AV8805, una electrónica de 13.2 canales con lo último en sonido envolvente 3D, enrutado y procesado de señales 4K y conectividad.

Por su parte, marcas como Technics y JBL presentaron versiones actualizadas de, respectivamente, giradiscos de tracción directa (modelos SP-10R y SL-1000R) y cajas acústicas (L100) originariamente comercializados... ¡en la década de los setenta del siglo pasado! Otras marcas representadas por nuestra empresa que estuvieron presentes en este CES 2018 fueron Pro-Ject, Optoma, Martin Logan, Wilson audio, Definitive Technology o WBT
La conclusión de este rápido paseo por el “main event” en lo que a exhibición de tecnología de consumo se refiere es, en sintonía con lo percibido en los últimos años, que el sonido y la imagen –con una pocas excepciones- se han convertido en actores secundarios dentro de un mercado en el que la voz cantante de la innovación en el sentido estricto de la palabra la llevan sectores como el automóvil autónomo o el Internet de las cosas (“Internet of Things” o IoT), lo que por otro lado tiene sentido en un mundo cada vez más “conectado” y dominado por el software.