Boenicke - Importación exclusiva para España

Boenicke Audio es una de esas marcas dedicadas a la reproducción sonora sin compromiso verdaderamente “diferentes”. Una marca con una trayectoria de más de 20 años propulsada por el amor que profesa a la música su fundador y máximo responsable, el suizo Sven Boenicke, que resume la filosofía de su propuesta con estas palabras: “Es posible que haya dedicado más tiempo en salas de conciertos grabando música que la mayoría de fabricantes de cajas acústicas. Allí donde voy, la sonoridad de los instrumentos reales está conmigo. En mi memoria, en mi cuerpo, y prometo que usted pueda oírla en nuestros productos.”

Muy apreciadas por los asistentes al certamen High End de Múnich, considerado el más importante del mundo dedicado al audio de excepción, las realizaciones de Boenicke Audio no dejen indiferente, gracias a una concepción absolutamente rompedora con respecto a los valores establecidos en un sector en el que la innovación es cada vez más difícil. Una concepción cuyo punto de partida consiste en reconocer la inutilidad de repetir una y otra vez soluciones utilizadas hasta la saciedad por centenares de fabricantes que no aportan nada a la búsqueda del máximo realismo en la reproducción de la música. De ahí que la firma helvética afirme orgullosamente que quien elija sus productos tendrá mucho más de lo que los mismos ofrecen a simple vista, puesto que en cada diseño se incorporan elementos extra cuidadosamente seleccionados en los subsistemas clave, ya se trate del trayecto recorrido por la señal, del recinto, de los altavoces o de cualquier otra parte de la caja acústica completa. Esta es la razón por la que Sven Boenicke en persona se encarga del diseño acústico, el montaje y la evaluación final de cada producto que abandona las instalaciones de su empresa. Una forma de trabajar que lleva necesariamente al uso de los mejores componentes, materiales y técnicas de ingeniería posibles, dejando en segundo plano los imperativos de tipo práctico. Esto hace que de la simple visión del corte transversal de cualquier recinto diseñado por Boenicke Audio se desprenda inmediatamente que dicho recinto ha sido concebido para que sea lo más sólido y no resonante posible. Dicho esto, más de un aficionado exigente ha preguntado “¿Por qué se utiliza madera natural?” La respuesta es sencilla: básicamente por las propiedades de dicho material, un material que, por ejemplo, colorea mucho menos el sonido que el aluminio, a lo que se añade el bajo nivel de amortiguamiento interno de la madera libre de adhesivos. Hay, por supuesto, otras razones por las que Boenicke Audio es un fabricante de cajas acústicas diferente del resto, como lo corrobora el uso de bases Harmonix Tuning, el empleo de lacado C37 en los chasis de los altavoces, filtros Golden Goddess de Bybee Technologies, conductores de plata tratados criogénicamente y con aislante de algodón Audio Consulting, condensadores Duelund Pio Cast y terminales de conexión WBT Nextgen. De hecho, la marca suiza incluso modifica el trayecto de señal interno de algunos de los altavoces que utiliza, caso de los excelentes tweeters de cinta RAAL.

 

Esta percepción extraordinariamente intimista y cuidada de lo que debe ser una caja acústica capaz de trasladar la emoción de cualquier interpretación a nuestra sala de estar, la encontramos en todos y cada uno de los modelos que configuran la actual oferta de Boenicke Audio, desde el diminuto y fabulosamente musical monitor W5 hasta la excelsa columna W13, pasando por las más compactas columnas W8 y W11.

La oferta de Boenicke Audio se completa con las grabaciones firmadas por su sello discográfico B:THERE RECORDS que, como su nombre sugiere, intentan captar toda la atmósfera y todos los matices de cada interpretación, para lo que utiliza una combinación personalísima de micrófonos (dos Brüel & Kjaer 4006, de tipo omnidireccional), soporte de grabación (un ordenador hecho a medida, sin ventiladores y alimentado por una batería de 12 V equipado con discos SSD), cables de micrófono (de plata pura tratada abaja temperatura), preamplificador-convertidor A/D (fabricado a medida y a mano por la firma suiza Audio Consulting) y postproducción. El resultado son unas grabaciones prodigiosas por el respeto que exhiben a la estructura tonal y espacial de cada instrumento, auténticas referencias en realismo sonoro.