Celebración de las 9ª Jornadas de Alta Fidelidad en colaboración con Misaca

Los pasados días 1 y 2 de Diciembre tuvo lugar, en el prestigioso marco del Parador Nacional de Gibralfaro, en Málaga, la novena edición de un evento que se ha convertido en un auténtico clásico entre los apasionados de la estererofonía del sur de España: las Jornadas de Alta Fidelidad organizadas por el veterano y carismático establecimiento sevillano Misaca. Como siempre, Miguel Salas y su equipo supieron compartir su pasión desbordante por la Alta Fidelidad entendida a la manera tradicional con una legión de incondicionales entusiastas que se desplazaron para compartir, en un ambiente de cordialidad y casi camaradería, la última propuesta del singular profesional andaluz. En esta ocasión, y como ya había sucedido en ediciones pasadas de estas “jornadas”, fue Sarte Audio Elite quien colaboró en el diseño y la puesta a punto del equipo utilizado en las diferentes demostraciones, unas demostraciones que en esta ocasión fascinaron por la sencilla razón de que por una vez se logró superar los desgraciadamente habituales impedimentos de una sala cuyas dimensiones y geometría siempre habían dado mucha guerra a la hora de afinar (sobre todo a niveles de volumen elevados) el comportamiento de los equipos en ella instalados. Un trabajo exhaustivo de colocación estratégica de paneles absorbentes y, sobre todo, la impagable “contribución” de las cajas acústicas elegidas para la ocasión como consecuencia de su particular patrón de radiación sonora, obraron el milagro para poner a disposición de los asistentes lo que realmente buscaban: música en estado puro con un sonido sin limitaciones de ningún tipo. Evidentemente, el equipo utilizado había sido objeto de un exhaustivo proceso de ajustes finos que llevó varias horas en completarse por cuanto los parámetros objeto de refinamiento fueron virtualmente todos los imaginables, desde la ya citada integración acústica con la sala empleada hasta el filtrado de la señal de red y la selección de los cables. En concreto, la composición del sistema en demostración era la siguiente:

  • Pantallas acústicas Tannoy Westminster Royal SE
  • Etapas de potencia monofónicas Audio Research Reference 210
  • Preamplificador Audio Research Reference 3
  • Previo de fono Audio Research PH 7
  • Reproductor de discos compactos Audio Research CD 7
  • Giradiscos Simon Yorke S10 con cápsula van den Hul Colibri
  • Cables de conexión a pantallas van den Hul Nova en bicableado
  • Cables de modulación Transparent Audio MusicLink Reference XL balanceados
  • Cable de fono Transparent Audio Reference RCA
  • Filtros de red para las etapas de potencia Transparent Audio PIMM
  • Filtro de red para el previo y el reproductor de CD Transparent Power Isolator PI8E
  • Cables alimentación para las etapas de potencia Shunyata Taypan C19

A pesar de la obvia excelsitud de todos y cada uno de estos componentes, no cabe la meno duda de que las auténticas protagonistas de las sesiones de escucha celebradas en el Parador de Giralfaro fueron las sensacionales pantallas acústicas Westminster Royal SE de la británica Tannoy, uno de esos raros productos verdaderamente intemporales como consecuencia de la combinación única de saber hacer en tecnología y diseño que aportan. Ampliamente apreciadas por los exigentes audiófilos japoneses (que les otorgaron el preciado “Golden Sound Award”), las soberbias Tannoy constituyen un punto y aparte en la producción electroacústica mundial. Beneficiarias de una larga –más de 80 años- tradición de búsqueda de la excelencia en audio, las Westminster Royal SE destacan de inmediato por la pureza y el clasicismo de sus líneas, unas líneas en las que forma y función se fusionan magistralmente para que, a partir de un diseño tradicional con carga exponencial (bocina plegada para ser exactos), las inmensas posibilidades de la versión más avanzada del mítico transductor coaxial “Dual Concentric” (en este caso un cono de graves de 15”) se expresen sin limitaciones. El esquema empleado permite, entre otras cosas, maximizar la eficiencia y disponer de un área muy respetable para la emisión frontal que equivale a dos veces y media la correspondiente a un transductor de las mismas dimensiones funcionando en radiación directa. El resultado es una capacidad para reproducir a tamaño verdaderamente real, es decir sin simplificaciones ni exageraciones efectistas, todo tipo de instrumentos y voces a la vez que una presentación absolutamente relajada de las frecuencias más bajas. Un filtro divisor de frecuencias con compensación de impedancia y de la respuesta en el dominio temporal se encarga de “organizar” el sistema, a lo que ha que añadir la posibilidad de ajustar la respuesta final mediante una serie de puentes especialmente dispuestos para ello que figuran en la parte inferior del panel frontal. Por otro lado, la selección de electrónicas a válvulas de Audio Research nos pareció la más adecuada –de hecho, sobre el papel era perfecta- para conseguir un rendimiento óptimo de las Westminster Royal SE tanto en términos de tímbrica como de especialidad… todo ello, por supuesto, con la inestimable colaboración de los cables y elementos de filtrado de la señal de red de Transparent Audio y Shunyata.

El resultado de tanta pasión y tanto trabajo estuvo a la altura de las circunstancias: la música salía del sistema con fuerza y serenidad a partes iguales, con una capacidad para recrear escenas sonoras –tanto en analógico como en digital- absolutamente sensacional por la credibilidad –precisión, impacto, sensación de “aire”- con que se restituía cada voz y cada instrumento fuese cual fuese el género musical elegido y la envergadura de la formación que interpretaba cada composición.

Dicho en otras palabras, se producía la anhelada “conexión” –casi nos atreveríamos a hablar de comunión- con el espíritu de cada composición y por tanto la materialización de lo que constituye la aspiración última de lo que conocemos por Alta Fidelidad. Creemos sinceramente que lo que pudimos escuchar en las jornadas de Misaca constituyó toda una celebración de lo mejor de nuestra afición y, en nuestra opinión, así lo entendieron los numerosos asistentes, que disfrutaron sin paliativos de un evento que brilló más que nunca.

En el Parador de Gibralfaro también se expusieron otras novedades representativas de lo mejor del High End internacional, como por ejemplo las cajas acústicas Tannoy Prestige Glenair 15 con supertweeter STD 200 Prestige, las también cajas acústicas de Tannoy Revolution DC6, un servidor de música Qsonix (un tipo de producto que dará mucho que hablar) con disco duro de 250 GB y control por pantalla táctil, un procesador digital de audio Theta Generation III y un sistema Pro-ject formado por giradiscos RPM 9.1 (con cápsula Sumiko EVO III), previo de fono Phono Box SE II, previo de línea Pre Box y etapas monofónicas Amp Box, todo ello sin olvidar una magnífica selección de los extraordinarios discos de vinilos de Cisco y Classic Records.

Galería de imágenes relacionada

WhatsAppWhatsApp