TuneTot - Wilson Audio

16 de Agosto de 2018 Sarte

Una pequeña obra maestra

Wilson Audio, convertida por méritos propios en la referencia indiscutible en materia de cajas acústicas de High End, nunca se toma a la ligera la creación de un nuevo producto, entre otros motivos porque no puede bajar su propio listón de exigencia.

Así lo refleja la novísima TuneTot, un exquisito monitor que tiene la particularidad de ser la caja acústica más pequeña y asequible –siempre en el contexto del High End más exclusivo- jamás creada por la legendaria marca fundada por David Wilson. Un producto pensado en términos de versatilidad extrema en lo que respecta a su adaptación a todo tipo de espacios domésticos, y cuya musicalidad no tiene nada que envidiar a la de los modelos de más alto nivel de Wilson Audio, de los que, por otro lado, toma prestadas algunas de las soluciones conceptuales y de ingeniería más relevantes que incorporan.

 

 

Optimizar la respuesta en fase y controlar las resonancias

¿Por qué las cajas acústicas de Wilson Audio suenan mejor que otros diseños de precio similar o incluso superior? De entrada, quede claro que por “sonar mejor” entendemos más realismo, más fidelidad al original, en la reproducción de cada grabación. Esto comporta precisión tímbrica por un lado y una presentación espacial creíble por otro, amenizado todo ello por una dinámica comparable a la de un buen directo.

En definitiva, tenemos una parte objetiva y una subjetiva por cuanto la percepción de cada uno a la hora de escuchar una determinada caja acústica no siempre es la misma. En el caso de la firma estadounidense, la resolución de esta particular ecuación se lleva a cabo combinando elementos de ingeniería del máximo nivel con sesiones de escucha muy elaboradas, hasta el punto de que si la excelencia en lo primero no comporta la excelencia en lo segundo, el producto no se da por bueno.

De ahí la obsesión de Wilson Audio por explorar a fondo las interioridades de los elementos susceptibles de marcar la diferencia, actuando en paralelo sobre todos ellos con el fin de lograr productos extremadamente depurados que, aún así, siempre acaban siendo susceptibles de posteriores mejoras, como consecuencia de los avances realizados en el diseño de nuevos modelos. Dicho de otra forma: los diferentes modelos de la marca se retroalimentan entre sí. Investigando un poco más, resulta fácil darse cuenta de que lo que de verdad marca la diferencia en Wilson Audio es el control de la respuesta en el dominio de tiempo, es decir, la respuesta en fase, que ahora mismo aplica prácticamente a la totalidad de su gama y cuya expresión suprema encontramos en el mecanismo casi de relojería utilizado en el ajuste de los módulos de altavoces de la alucinante WAMM Master Chronosonic.

El objetivo: que todas las frecuencias lleguen a los oídos del oyente en el momento preciso. Si a ello añadimos altavoces de muy alta calidad con un filtro en consonancia y montamos el conjunto en una plataforma completamente libre de resonancias susceptibles de perturbar el sonido, el resultado es el concepto de Alta Fidelidad en su máxima expresión durante la reproducción musical en el hogar. Parece un objetivo relativamente fácil de lograr por poco que se disponga de un mínimo de medios, pero la verdad es que no lo es… y sin embargo Wilson Audio lo logra en todos y cada uno de sus productos, que se convierten automáticamente en la referencia de sus respectivas categorías. Así llegamos a la TuneTot, creación más reciente de la prestigiosa división “Wilson Special Applications Engineering” (WSAE) de Wilson Audio, al que se deben algunas de las cajas acústicas más emblemáticas jamás creadas, empezando por la primera de ellas: el celebérrimo monitor compacto Wilson Audio Tiny Tot o WATT, que junto con su subwoofer dedicado Puppy se convertiría –a lo largo de ocho generaciones- en el sistema de altavoces más vendido de la historia del audio High End.

Presentada durante el certamen High End de Múnich de este año, la TuneTot es un monitor bass-reflex (con puerto trasero) de 2 vías, fruto de un auténtico desafío en términos de ingeniería por cuanto su objetivo es ofrecer los elementos característicos de Wilson Audio –belleza tímbrica, sutileza dinámica, resolución de la escena sonora y transparencia- en ambientes habitualmente hostiles a los mismos. Esto hace que la condición de la TuneTot como caja acústica más pequeña y asequible jamás creada por la legendaria firma estadounidense, no le impida haber sido construida por el mismo equipo que puso a punto la monumental WAMM Master Chronosonic y por lo tanto con los mismos procesos y técnicas. De hecho, tanto el recinto como los transductores empleados en la TuneTot -1 tweeter de cúpula y 1 “midwoofer”, ambos hechos a medida- derivan de los modelos Alexx y Sabrina, a la vez que la precisión aplicada en su fabricación hace que tanto a nivel técnico como musical cada unidad sea idéntica al prototipo de referencia, lo que significa que el usuario oirá exactamente lo mismo que Daryl Wilson –hijo de David Wilson- cuando completó el diseño final.

Conectando con lo dicho en líneas anteriores, la sofisticación de la TuneTot se percibe muy especialmente en dos características: por un lado, la necesidad de aislar la caja acústica propiamente dicha de su entorno y, por otro, la posibilidad de realizar corrección ajustable en el dominio del tiempo, particularidad esta última consustancial al ADN de Wilson Audio. De ahí que la Tune Tot venga acompañada de instrucciones precisas y simples, a la vez para que pueda ser afinada en el dominio del tiempo para cada instalación. Al igual que sus reputadas hermanas mayores, el nuevo monitor compacto de Wilson Audio recurre a los materiales compuestos (mucho más fáciles de “ajustar” desde el punto de vista acústico que los constituidos por un único elemento) para conseguir, con ayuda de las técnicas de análisis de vibraciones por láser más avanzadas, la personalidad sonora única de la marca.

En concreto, en el recinto TuneTot se utiliza la ampliamente contrastada combinación de los exclusivos materiales X y S de Wilson Audio, todo ello en el contexto de una configuración asimétrica cuyo interior está libre de superficies paralelas susceptibles de crear reflexiones potencialmente nocivas para el sonido final. Asimismo, la nueva Wilson se suministra de serie con puntas ajustables para permitir tanto un ángulo de escucha óptimo en relación al oyente,  como para desacoplarla de la superficie que hay debajo, tarea esta última que se puede mejorar de manera significativa mediante la adición de la base dedicada ISOBase. De la TuneTot también hay que destacar que está disponible en varios acabados y que ha sido diseñada para poder ser escuchada con o sin rejilla.

 

El sonido: una transparencia y una calidez excepcionales

Llegada la hora de probar esta pequeña joya de la electroacústica, llegamos a la conclusión de que, ya puestos, lo mejor es montarla sobre su base dedicada opcional. De acuerdo, hay que gastar un poco más, pero se trata de una adición que aporta muchísima flexibilidad, porque permite realmente ubicarla donde nos venga en gana, manteniendo además inalterados los ajustes correspondientes a control de la respuesta en fase.

Conectadas a un amplificador integrado estereofónico Marantz PM-10 y a un lector de SACD con funcionalidad DAC Marantz SA-10, siendo las diferentes uniones confiadas a los espléndidos Transparent Ultra de 5ª Generación, las TuneTot –previo ajuste de la inclinación de su panel frontal con respecto al punto de escucha- impresionan. Y lo hacen porque la rigidez prácticamente total de su recinto y la absorción de potenciales vibraciones por la ISOBase hacen que los altavoces se puedan concentrar al cien por cien en realizar su tarea: reproducir el sonido. Cierto que aquí hay un elemento clave del que, para variar en Wilson Audio, no disponemos de la más mínima información, el filtro divisor de frecuencias, que desde luego es el responsable último de que los dos transductores utilizados deslumbren en la forma de una transparencia y una dinámica espectaculares. Incluso la curva de respuesta en frecuencia subjetiva impresiona para tratarse de una caja acústica tan pequeña, signo inequívoco del nivel de refinamiento al que ha llegado el fabricante en esta singular propuesta. 
 

Fabricantes: