Marantz PM6006 y CD6006

1 de Julio de 2016 Sarte

Digno representante de la mejor tradición de Marantz, el tándem formado por el reproductor de discos compactos CD6006 y el amplificador integrado estereofónico PM6006 constituye una poderosa demostración de lo que se puede conseguir, a base de tenacidad y sentido común, para poner al alcance del melómano exigente comprometido con el factor precio productos verdaderamente musicales.

La clave consiste en afinar progresivamente diseños de base muy bien planteados, añadiéndoles elementos tecnológicos –y, si procede, estéticos- puntuales con una influencia directa en el resultado final. Con los dos “6006”, la compañía fundada en 1953 por el reverenciado Saul B. Marantz sencillamente borda esta efectiva filosofía.

 

Un enfoque conservador para una revolución por etapas

No constituye ninguna novedad que un fabricante de audio firmemente comprometido con su trabajo incorpore una serie de innovaciones técnicas en un determinado modelo para poner a punto una versión “MKII” del mismo, una versión que aporte más calidad final por el mismo precio.

Sí lo es, sin embargo, que tal política se aplique durante años a varios productos ampliamente premiados y de precio considerablemente asequible, con el fin de mantener intacto su atractivo. Esto es exactamente lo que está haciendo desde hace mucho tiempo Marantz con su gama Range. A base de cambiar tal o cual condensador y/o un convertidor D/A por un lado y, por otro, un transformador de alimentación, un determinado transistor o incluso algo tan aparentemente sencillo como los terminales de conexión a cajas de un amplificador, se logra modificar por completo el sonido final, siempre para bien, claro.

Sobra decir que este proceso de refinamiento continuado tiene como consecuencia el paulatino incremento de la relación calidad/precio, que en los diseños más acertados alcanza unos registros sencillamente estratosféricos. Es el caso de los modelos que protagonizan el presente Blog, sustitutos de dos auténticos “clásicos” del High End estereofónico asequible en clave Marantz. Dos electrónicas que, con un aspecto virtualmente idéntico al de sus multilaureados predecesores, incorporan suficientes innovaciones para ofrecer un sonido que, en nuestra opinión, supera con claridad al de aquéllos, tanto en el ámbito analógico como en el digital.

Versión afinada de su reputado predecesor, con componentes especialmente seleccionados y una nueva topología circuital, del CD6006 habría que destacar en primer lugar que incorpora una generosa fuente de alimentación (digna de un amplificador, para entendernos). A ello se suma un “chip” de conversión D/A de alta calidad Cirrus Logic CS4398 (todo un clásico entre las fuentes digitales con vocación audiófila), que se encarga de “empujar” las señales analógicas resultantes a las salidas con conectores RCA bañados en oro, después de pasar por un amplificador de pequeña señal materializado en uno de los exclusivos módulos HDAM-SA2 de Marantz.

Llegados a este punto, no podemos evitar hacer un inciso para comentar el mérito que tiene la inclusión de una etapa ejecutada con componentes discretos de alta calidad, allí donde la práctica totalidad de modelos equivalentes de la competencia utilizan circuitos integrados que, incluso pudiendo ser de gran nivel, son inferiores por definición en lo que a calidad sonora se refiere. Por otro lado, el CD6006 incluye un mando a distancia con el que también es posible controlar el PM6006, a la vez que los ingenieros de Marantz han añadido pies de desacoplo más rígidos para facilitar la eliminación de vibraciones. Todo ello sin olvidar la ya imprescindible conectividad digital para iPod, así como un elaborado amplificador de auriculares con ajuste de ganancia, incluido a fin de garantizar la compatibilidad con un amplio abanico de auriculares.

Por su parte, del amplificador integrado PM6006 habría que decir antes que nada que está equipado con entradas digitales y mantiene las secciones de preamplificación y amplificación del PM6005, ejecutadas ambas exclusivamente con componentes discretos de alta calidad. Una solución que a efectos prácticos significa que en el trayecto recorrido por la señal de audio no hay ni un solo circuito integrado, con lo que ello conlleva en términos de naturalidad sonora. Otro elemento clave del PM6006 es que ha sido mejorado para que pueda entregar picos de corriente superiores –hasta un 42%- en su etapa de salida, siendo el resultado una claridad y una transparencia superiores.

Por su parte, la ya tradicional tecnología de amplificación por realimentación de corriente de Marantz contribuye de manera sustancial a obtener una reproducción sonora que combina una banda pasante muy amplia –fundamental en la era de la alta resolución- con una velocidad de respuesta muy alta. En combinación con un robusto transformador de alimentación toroidal, el PM6006 dispone de una capacidad de almacenamiento de energía que le permite excitar con autoridad –una autoridad sin precedentes entre las realizaciones de su clase y precio- incluso cajas acústicas muy exigentes, lo que significa que sus 45 vatios continuos por canal sobre 8 ohmios dan para mucho.

Pero, por encima de la mejora de algunos aspectos cuantitativos clave con respecto al PM6005, del PM6006 llama la atención la presencia de componentes hechos a medida y, sobre todo, de otros particularmente apreciados por los aficionados más comprometidos con el sonido absoluto. Es el caso de los condensadores firmados por marcas tan reputadas entre los puristas del audio como Nichicon, ELNA Cerafine o Silmic o incluso sus homólogos integrados con bajo nivel de ruido. Todo ello, por supuesto, sin olvidar los exclusivos módulos HDAM que tanta reputación han dado a Marantz. Si echamos un vistazo al panel posterior, veremos que nos será fácil conectar el PM6006 directamente a un vasto repertorio de fuentes digitales y utilizar la superioridad del convertidor D/A de 24 bits/192 kHz y alta corriente CS4398 que incorpora para crear un sonido extraordinariamente musical a partir de contenidos digitales de última generación. En este sentido, habría que apuntar que el PM6006 incluye 2 entradas digitales ópticas y 1 coaxial (una entrada óptica adicional con respecto a su predecesor). Más aún, la totalidad de la sección digital está completamente blindada por una caja metálica extra con el fin de asegurar que aquélla no tenga ningún efecto en la señal analógica.

 

 

Transparencia y autoridad impresionantes

La condición natural del CD6006 y el PM6006 como punto de partida en Alta Fidelidad para todos los públicos y la capacidad de manejo de potencia incrementada del segundo facilita la selección de las cajas acústicas que los acompañan para las pruebas de escucha: los estilizados monitores compactos Principia 3 de la nueva serie Principia de Sonus Faber. Unos monitores que, como su nombre indica, también sugieren un punto de partida en sonido de alta calidad al alcance de todos.

Por su parte, las conexiones pertinentes las confiamos a la siempre solvente Van den Hul. Casi de inmediato (previo “precalentamiento” de un par de horas de duración, como es la norma en nuestras pruebas de escucha), impresiona la sensación de fuerza que se desprende del PM6006, una fuerza que además viene acompañada de, como sugeríamos anteriormente, una gran autoridad. Gracias a ello, este amplificador ejerce un control real sobre todas las gamas de frecuencias del espectro, destacando especialmente una zona baja extremadamente robusta y ágil, pero a la vez con espacio para los matices y el refinamiento (lo que invita a pensar que con un buen vinilo podríamos disfrutar de unos graves imponentes). Sin ir más lejos, la escucha del exquisito CD “Nightclub” de Patricia Barber editado por MFSL desvela una inusual capacidad, para un producto de su precio, para resolver tanto lo cuantitativo como lo cualitativo. Este “feeling” se transmite con igual intensidad en los medios –la voz de Barber suena con su habitual “dureza” pero siempre manteniendo el sentido de la elegancia- y, por supuesto, en los agudos, siendo en este último caso la total ausencia de asperezas y la capacidad de análisis lo más destacable. Por otro lado, la escucha de contenidos digitales vía PM6006 desvela que la sección de conversión D/A del aparato poco tiene que envidiar a la del CD6006 que, al igual que la de su premiadísimo antecesor, es francamente excelente. ¿Por qué? La explicación la encontramos en un equilibrio perfecto entre circuitos de procesado digital y circuitos analógicos de salida. A tenor de las anteriores consideraciones, ¿puede decirse que el conjunto CD6006/PM6006 implica un salto cuántico con respecto al CD6006/PM6005? La respuesta es no. Sin embargo, si cambiamos la anterior pregunta por ¿aporta mejores perceptibles, claras, en musicalidad y funcionalidad? la respuesta es un sí rotundo, lo que significa que la relación calidad/precio de este atractivo y práctico conjunto es todavía superior. Y a quienes no estén en la onda purista se les puede decir con toda la seguridad del mundo que están ante un punto de partida verdaderamente “redondo” para adentrarse en el mundo de la verdadera Alta Fidelidad. Y, además, con la garantía de Marantz.
 

Fabricantes: