Marantz PM11S3 + SA11S3 + Na11S1

25 de Junio de 2015 Sarte

El espíritu de Marantz en su máxima expresión

Convertidos por méritos propios en miembros privilegiados de la aristocracia del audio estereofónico, los modelos PM-11S3, SA-11S3 y NA-11S1 de Marantz constituyen una demostración inapelable del valor de la tecnología para elevar la música a su máxima expresión. Tres soberbios productos que combinan fabricación del más alto nivel en Japón, un conglomerado de soluciones técnicas ampliamente contrastadas, y una estética definitivamente atemporal que los hace únicos. Esto les proporciona un sonido amable, preciso, elegante, enérgico y cálido… en definitiva, seductoramente musical.

 

Perfeccionismo nipón, alma rabiosamente musical

Pocas electrónicas del mercado reflejan con tanta precisión el concepto de atemporalidad aplicada al diseño y fabricación de componentes de audio. No en vano, los modelos “11” son ahora mismo el no va más de Marantz, una compañía cuyo lema “La música importa” no ha dejado de aplicarse a todos y cada uno de sus productos desde que, en el lejano 1953, la fundara el mítico Saul B. Marantz. Mucho hay que decir del amplificador integrado estereofónico PM-11S3, el reproductor de CD/SACD SA-11S3, ambos a su vez ediciones revisadas de modelos ya existentes, y el reproductor de música en red NA-11S1.

Pero, por encima de todo, hay que quedarse con su indiscutible condición de productos de élite a precio razonable, la fastuosa calidad de fabricación derivada de su cada vez más difícil de encontrar “Made in Japan” y, por supuesto, una musicalidad a la que no es ajena el afinado final, el toque de distinción definitivo, firmado por Ken Ishiwata. Del Marantz PM-11S3 habría que decir, en primer lugar, que se trata de una electrónica en la que se han refinado las características únicas de sus predecesores. Es, por ejemplo, el caso de las etapas separadoras HDAM-SA,léase los exclusivos amplificadores de pequeña señal desarrollados por Marantz que utilizan únicamente componentes discretos en vez de los inferiores “chips” empleados habitualmente por la inmensa mayoría de marcas. A ello hay que añadir la reputada circuitería de procesado digital de Marantz con filtros seleccionables, los nuevos terminales de conexión a cajas de cobre de alta pureza y  elevada calidad y una nueva entrada para la conexión directa de una etapa de potencia.

En definitiva, elementos que marcan la diferencia en el crítico tratamiento de la señal procedente de la fuente por un lado y de salida por otro. En este sentido, la preservación de la integridad de la señal y una muy elevada relación señal/ruido son garantizadas por una construcción en tres etapas que incluye un preamplificador y un amplificador principal de dos etapas, así como un preamplificador adicional para la entrada de Fono (compatible con cápsulas de imán móvil y bobina móvil). También hay que destacar el uso de la versión más evolucionada de los exclusivos módulos HDAM-SA3 de Marantz,así como una circuitería simétrica con trayectos de señal minimizados para maximizar la dinámica y conseguir una imagen estereofónica perfecta. Además, tanto el chasis como el panel posterior están bañados en cobre de alta pureza para garantizar un potencial de masa de baja impedancia en cualquier punto de la circuitería. En lo que a fuerza bruta se refiere, un transformador de alimentación toroidal blindado y componentes hechos a medida aseguran para el Marantz,PM-11S3 una salida de 100 vatios continuos por canal sobre 8 ohmios o 200 vatios continuos por canal sobre 4 ohmios, lo que implica una elevada capacidad de manejo de corriente que proporciona al usuario un margen de libertad muy amplio a la hora de seleccionar las cajas acústicas asociadas. Dicho con otras palabras: un conjunto de soluciones técnicas y constructivas pensadas por y para la música.

 

SA-11S3 y NA-11S1: Audio digital en la cúspide

La parte “digital” de nuestro exclusivo conjunto Marantz está forma por dos componentes que encajan armoniosamente con el PM-11S3. El primero de ellos es el lector de disco óptico SA-11S3, evolución del reputado SA-11S1, que vio la luz en el año 2004. El SA-11S3 es un robusto lector de CD/SACD equipado con tecnologías de filtrado digital seleccionables que hasta la fecha solamente habían estado disponibles en los estudios de grabación profesionales y que han sido bautizados por Marantz con el nombre “Marantz Musical Mastering”.

Además, dicha tecnología no se aplica sólo al contenido de los discos ópticos, sino también a soportes relativamente nuevos gracias a los nuevos puertos USB que figuran en los paneles frontal y posterior del aparato. Por otro lado, puesto que los nuevos soportes digitales no sólo trabajan con la clásica resolución de 16 bits/44’1 kHz de los CD, Marantz también ha puesto a punto filtros digitales capaces de manejar señales con resolución de hasta 24 bits/192 kHz que permiten explotar al máximo el potencial de los ficheros de alta resolución. A su vez, el exclusivo modo DAC del SA-11S3 pone a disposición del usuario tres entradas digitales: coaxial, óptica y USB-B, esta última trabajando en modo asíncrono cuando es directamente conectada a un PC. La calidad constructiva es, al igual que la del PM-11S3, absolutamente sensacional.

El tercer y último componente que protagoniza el presente Blog es el NA-11S1, sin lugar a dudas uno de los reproductores música en red más avanzados jamás creados y que vio la luz con motivo de la celebración del 60 años de historia de Marantz. Así, en el interior del aparato encontramos un convertidor D/A de grado audiófilo y alta corriente DSD1792 y el exclusivo “chip” de procesado digital de señal con filtro digital PEC777 de Marantz, un sofisticado algoritmo que hasta la comercialización del NA-11S1 sólo había sido utilizado en estudios de grabación profesionales.

Este combinado  responde a la denominación “Marantz Digital Mastering”. En esencia, se trata de un tipo de filtrado que preserva un mayor número de detalles, con lo que ello comporta en términos de imagen sonora y capacidad de análisis de de microinformaciones. El hecho de que el usuario pueda elegir entre varios filtros digitales con el fin de adaptar el sonido a sus preferencias personales confiere todavía más sentido a la sofisticación técnica del NA-11S1. Por otro lado, los circuitos analógicos de audio del NA-11S1 incorporan los ya imprescindibles módulos HDAM-SA2 y HDAM de Marantz, mientras que un potente transformador toroidal asegura que en todo momento se disponga de la energía suficiente para satisfacer cualquier demanda dinámica. A nivel mecánico, un robusto chasis de alta rigidez bañado en cobre y rematado por una cubierta superior de aluminio de 5 mm de grosor minimiza posibles vibraciones e interferencias. Evidentemente, se dispone de un puerto Ethernet para que el usuario pueda conectar el aparato a su red doméstica ,a la vez que el aparato incorpora la tecnología AirPlay para que los usuarios puedan escuchar su música de iTunes por “streaming”, tanto desde un Mac como desde un PC, así como directamente desde su iPhone, iPad o iPod touch.

A ello hay que sumar la compatibilidad DLNA 1.5 para reproducir un extenso número de ficheros de audio entre los que se incluyen los de tipo WAV, WMA, MP3, MPEG-4, AAC, FLAC y ALAC, así como los de alta resolución FLAC HD 192/24 y WAV 192/24. Por otro lado, el puerto USB de tipo A del panel frontal del NA-11S1 admite la conexión de dispositivos portátiles o memorias USB, mientras que el puerto USB-B del panel posterior funciona en modo asíncrono para conectar directamente un Mac o P. A su vez, soporta no sólo archivos de 24 bits/192 kHz, sino también DSD de 2’8 MHz y 5’6 MHz para incrementar la versatilidad de uso. En este sentido, hay que destacar la exclusiva tecnología de aislamiento de señal/masa para reducir el ruido procedente del PC con el fin de maximizar la calidad sonora. El NA-11S1 también incluye dos entradas digitales que permiten utilizarlo como procesador digital (DAC) con otras fuentes de audio, así como salidas analógicas balanceadas y no balanceadas y un amplificador de auriculares de alta calidad dedicado que incorpora su propia etapa de salida equipada con módulos HDAM-SA2. Estamos, pues, ante un aparato extremadamente completo que ofrece todas las garantías imaginables para redescubrir el audio digital en su faceta más novedosa y dotarlo de una musicalidad que suele brillar por su ausencia en muchos diseños equivalentes.

 

Excepcional !! Marantz en estado puro

Para acompañar a las tres emblemáticas electrónicas del audio estereofónico de Marantz elegimos finalmente –las opciones permitidas por el son muy numerosas- una pareja de cajas acústicas, dos estilizadas columnas que constituyen ahora mismo la máxima expresión de la firma italiana en materia de relación calidad/precio dentro del ámbito del High End. También utilizamos nuestro habitual Apple Mac Pro para la escucha de archivos digitales descargados de Internet. En cuanto al cableado, optamos por los contrastados modelos de la gama Super de Transparent Audio en interconexión y conexión a cajas y el efectivo Van den Hul The Ultimate USB para la conexión Apple/NA-11S1.

Como en todos los productos verdaderamente buenos y, por lo tanto, bien diseñados y ejecutados, pocos misterios hay a la hora de configurar y poner en marcha el sistema. Como mucho, hay que tener claro de dónde sacar los contenidos del NA-11S1 porque el aparato da realmente para mucho en este sentido. Nosotros optamos por reproducir archivos sin compresión con muestreo a 96/192 kHz, mientras que en el caso del SA-11S3 “tiramos” de nuestra extensa colección de CD/SACD.

Precisión y naturalidad con un punto de calidez: esta es la primera sensación que se desprende de la escucha del conjunto Marantz “11”. De hecho, nos atreveríamos a decir que el sonido es casi “valvulero” en el sentido más positivo del término, puesto que la dinámica es más “tube” que “solid state”, sin que ello no reste rapidez a la presentación “física” de cada grabación.La curva tonal, irreprochable, nos recuerda al de las mejores realizaciones de Marantz que hemos tenido la ocasión de probar, con unos graves -e incluso un extremo grave- impolutos, que realmente ponen a prueba el potencial de las Sonus faber Olympica, y unas zonas media y alta sencillamente perfectas en su virtuosismo analítico.

 

En definitiva, una combinación extremadamente agradable al oído -¡y a la vista!- que crea una imagen sonora estable y expansiva con un tipo de tímbrica muy abierta, cálida, rica y equilibrada, que hace fáciles las sesiones de escucha de larga duración con todo tipo de géneros musicales. Sin duda, una representación del mejor High End estereofónico y todo un regalo para quienes quieran acceder a lo mejor.

 

Fabricantes: