Marantz MCR-612 Melody X

11 de Mayo de 2019 ada

Un minimalismo atemporal es la carta de presentación de una electrónica realmente fascinante por la cantidad de cosas que hace y, sobre todo, por lo bien que las hace,  además incluso con extras tan interesantes como un lector de CD’s, siempre útil para redescubrir nuestras grabaciones favoritas en el más veterano de los soportes digitales.

Porque con el Melody X (alias M-CR612), Marantz demuestra no sólo que es posible fusionar sonido audiófilo y funcionalidades a la última en un producto ultracompacto que hará las delicias de los amantes del diseño, sino también que tal proeza puede estar al alcance de todos. Todo ello rematado por la capacidad de integración en el ecosistema de audio multisala HEOS, a su vez una de las propuestas de su clase más sugerentes y potentes del momento.

 

El mejor sistema Hi-Fi compacto del mercado.

Cuando el diseño visual y unas dimensiones compactas –condiciones ambas indispensables para garantizar una integración fácil y sin costuras en cualquier espacio- marcan la pauta a la hora de crear una electrónica destinada a la escucha de música, establecer prioridades en el uso de la tecnología necesaria para que los resultados buscados sean inequívocamente “Hi-Fi” es fundamental.

Todo ello sin olvidar todas las funcionalidades relacionadas con el acceso a contenidos de música, la conectividad o la gestión del sistema. Y si el presupuesto debe mantenerse bajo control, la misión a lograr se convierte en harto difícil, salvo en el caso de que se dominen –tanto a nivel de ingeniería como de fabricación- todos los elementos en juego. Marantz es una de las pocas compañías que se pueden permitir tal proeza, y además con nota, siendo el flamante Melody X una demostración deslumbrante en todos los sentidos. De hecho, más que deslumbrante, ya los ingenieros de la marca han conseguido la cuadratura del círculo creando el mejor sistema de audio compacto del mercado mundial.

 

Extraordinario se mire como se mire

Precioso y fácil de integrar en cualquier espacio, el Melody X  M-CR612 es una genuina electrónica de Alta Fidelidad “todo en uno” de seductor aspecto que incorpora un lector de CD, conectividad USB, un sintonizador de radio FM/DAB+, un reproductor de música en red –“Hi-Res”, en PCM hasta 24 bits/192 kHz y en DSD hasta DSD128- avanzado, control por voz y funcionalidad multisala inalámbrica mediante tecnología HEOS.

Un producto que ha sido concebido teniendo en mente al audiófilo moderno y construido con materiales de calidad superior, que permiten elevar el refinamiento de su sonido a niveles que van mucho más allá de lo que son capaces de ofrecer la práctica totalidad de sus competidores directos. Por algo está firmado por Marantz.

 

Alta potencia y, sobre todo, máxima musicalidad

Lograr que una electrónica tan compacta como el Melody X incorpore buenos “chips” para facilitar el acceso a contenidos remotos o asegurar una buena conversión D/A es cosa fácil, porque tales componentes ocupan un espacio mínimo. Pero una cosa muy distinta es que debajo del capó de un producto con estas dimensiones podamos encontrar una circuitería capaz de atacar, y además con autoridad, un amplísimo repertorio de cajas acústicas.

Pues bien: en este caso, sí. Equipado con cuatro canales de amplificación digital de alta eficiencia y baja distorsión, ejecutados con componentes de alta calidad y trayectos de señal minimizados que entregan 30 vatios continuos cada uno, el pequeño Marantz puede configurarse fácilmente para excitar dos parejas de cajas acústicas con control de volumen independiente para cada una de ellas. Una opción que permite, por ejemplo, una funcionalidad muy poco habitual en un producto de este tipo: sonorizar en clave genuinamente “Hi-Fi” exteriores con 4 altavoces de alta calidad, como por ejemplo los espléndidos AW5500 de la estadounidense Definitive Technology.

Pero hay más porque, en una prestación absolutamente inédita en un producto de esta categoría, el Melody X se puede configurar para excitar una única pareja de cajas acústicas en modo audiófilo biamplificado o incluso en el exclusivo Modo PBTL, que permite multiplicar por dos la potencia de salida. Esto significa que cuando trabajamos en el citado Modo BTL se dispone de 60 vatios continuos por canal, asegurándose por tanto esa compatibilidad con un amplio repertorio de cajas acústicas a la que nos acabamos de referir.

 

Streaming y audio multisala simplemente magníficos

Otro aspecto particularmente atractivo del Melody X es la tecnología para gestión de audio multisala y acceso a contenidos remotos HEOS que incorpora. Hablamos de un ecosistema cada vez más potente que, entre otras cosas, permite al usuario disfrutar de sus contenidos musicales digitales favoritos vía streaming a través de una “app” altamente intuitiva que está a la altura de lo mejor que ahora mismo ofrece el mercado.

En este sentido, la adición de componentes HEOS o compatibles con dicha tecnología facilita la reproducción de música tanto en una sola sala como en varias. Dicho con otras palabras, el Melody X permite, por poco menos de 800 euros, sonorizar con la misma música dos salas integradas en una misma zona HEOS pero con control independiente desde la app de gestión. Por lo demás, no viene de más recordar que hay ahora mismo en Internet una serie de emisoras de radio cuya calidad sonora compite de tú a tú con la ofrecida por sus homólogas de alto nivel en FM (también en DAB+, opción que por desgracia no ha cuajado en muchos países), funcionalidad que por otro lado también está incorporada en el Marantz.

 

Opciones de control y uso brutales con la guinda de la mejor “app” del mercado

Con el Melody X podemos incluso reproducir música por streaming desde cualquier iPhone, iPad, Mac o Apple TV perfectamente sincronizado a nuestras cajas acústicas vía AirPlay 2. Y, por supuesto, tenemos la popularísima compatibilidad Bluetooth, con lo que se garantiza el acceso a las diferentes funcionalidades disponibles por parte de los benjamines de la familia. Por otro lado, el Marantz también no sólo permite el cada vez más demandado control por voz, sino que ofrece al respecto una flexibilidad espectacular al ser compatible –otra funcionalidad que ahora mismo es única en un producto de su clase y precio- con los asistentes más populares del momento, léase Amazon Alexa, Google Assistant y Apple Siri.

En este sentido, podemos decir que cuando todos estos sistemas hayan sido debidamente afinados, las posibilidades de gestión del Melody X serán virtualmente ilimitadas. Lógicamente, también la conectividad clásica ha sido tenida en cuenta, con dos entradas digitales que permiten explotar plenamente el potencial de fuentes tales como un reproductor de Blu-ray Disc o un sintonizador de TV. El Marantz se silenciará automáticamente cuando detecte una señal de audio procedente de un televisor, a la vez que puede programarse para controlar el nivel de volumen, el silenciamiento y la selección de fuentes desde el mando a distancia de este último. Por su parte, el visualizador de funciones OLED que figura en el panel frontal del aparato permite mostrar información numérica y de texto con el fin de facilitar la gestión y el control del mismo a la manera tradicional. Sin duda, estamos ante un auténtico “crack”.

 

Sonido Marantz y versatilidad desbordante

No nos cuesta mucho buscar una pareja de cajas acústicas hechas a la medida del Melody X porque las elegantes, asequibles y sofisticadas D7 de Definitive Technology le van como anillo al dedo.

Cierto que su sensibilidad es más bien moderada –signo por otro lado de una muy baja distorsión-, pero la posibilidad de puenteado en mono de cada uno de los dos bloques de amplificación estereofónicos incorporados en el Marantz hace que tal consideración pueda ser pasada por alto rápidamente. Llegados a este punto, ¿qué es lo que nos ha gustado de esta soberbia electrónica “todo en uno”? De entrada, el refinamiento de su sonido, aunque, a decir verdad, con esto ya contábamos (pese a unos graves y una dinámica que, sinceramente, impresionan) al tratarse de un producto de origen Marantz.

En segundo lugar, la componente intuitiva y la rapidez de funcionamiento de la “app” de gestión, que convierten instantáneamente al Melody X en poco menos que un potencial objeto de deseo para los usuarios más jóvenes y/o ”lifestyle”. Y en tercer lugar, la potencia del aparato en términos de conectividad y, por supuesto acceso a contenidos, con el plus de un lector de CD de altas prestaciones que incrementa todavía más la ya de por sí sensacional relación calidad/precio del Marantz.

 

Fabricantes: