Marantz M-CR610 + Tannoy V1i

15 de Diciembre de 2013 Sarte

Un punto de partida irresistiblemente atractivo, asequible y sin complejos.

Esta semana proponemos una combinación diferente en nuestro Blog, que por algo en nuestra empresa intentamos potenciar la calidad del sonido y la imagen en el rango de productos y precios más amplio posible. Así que, aprovechando que estamos a las puertas de la Navidad, sugerimos el regalo perfecto para poder descubrir por fin que no sólo  hay vida más allá del móvil/reproductor portátil en lo que a escuchar música se refiere, sino que también tal escucha se puede llevar a cabo con unos niveles de exigencia que posiblemente desconoce. Y, fundamental, que todo ello se puede hacer sin complicaciones, con elegancia y sin arruinarse en el empeño. Hay un montón de opciones para ello, pero pocas más rabiosamente musicales que la formada por la electrónica “todo en uno” Marantz M-CR610 y las increíblemente versátiles, cálidas, precisas y seductoras cajas acústicas Mercury V1i de la británica Tannoy.

 

Una electrónica ultracompacta que lo tiene todo… o casi

 

Tiene un aspecto muy “cool” gracias a sus líneas curvas, la combinación de colores –siempre discretos y elegantes- de su panel frontal y, por supuesto, sus muy reducidas dimensiones (292 mm de ancho por  112 de ancho y 302 de profundidad), que lo hace tremendamente irresistible y a la vez suprimen de un plumazo los eternos conflictos con esas parejas para las que tecnología y tamaño son incompatibles. De entrada, uno podría pensar que estamos ante otro “juguete” en el que la forma traiciona a la función y por lo tanto los resultados sonoros acaban siendo entre mediocres y penosos. Pero, no, esta vez no es así porque el M-CR610 o Melody Media está firmado por Marantz, una marca que tiene una reputación que defender. Una reputación que se sintetiza en la frase “Porque la música importa” y que convierte a este seductor producto en una de las mejores excusas –cuando no una tentación en toda regla- para descubrir lo bien que pueden sonar las emisoras de radio de Internet, las grabaciones de música que tenemos en nuestros dispositivos portátiles y, por supuesto, nuestros CD’s.


Y es que el M-CR610 no sólo tiene un aspecto soberbio, sino que también exhibe unas prestaciones espectaculares para un producto de su clase gracias a su potente amplificador de 2x60 vatios. Incluye un lector de discos compactos y un sintonizador de radio FM y DAB+, pudiendo asimismo reproducir contenidos procedentes de redes, así como miles de emisoras de radio de Internet gratuitas de todo el mundo vía vTuner. Y, ¡cómo no! permite acceder directamente a los célebres servicios de música online Spotify y last.fm. De hecho, el usuario puede incluso acceder a su propia biblioteca de música almacenada en su ordenador o unidad NAS (“Network Attached Storage”).

Como es norma en los Marantz de nueva generación, el Melody Media también soporta la tecnología AirPlay para reproducir directamente por “streaming” música desde iTunes y dispositivos “i” de Apple. A fin de mantener en todo momento el control de estas opciones de reproducción virtualmente ilimitadas, se dispone de la Marantz Remote App para dispositivos iOS y Android. Y para redondearlo todo, el aparato incluye una entrada digital para conectar un televisor o un sintonizador de televisión, a lo que hay que añadir un puerto USB trasero para mejorar la comodidad en términos de conectividad. Sobra decir que el puerto USB es compatible con la conexión digital para iPod a la vez que está homologado “Made for iPhone”. Y para que nadie piense que el M-CR610 esté destinado únicamente a los aficionados “mainstream”, soporta incluso formatos sin pérdidas como el ALAC y archivos de audio de alta resolución (24 bits/192 kHz) codificados en WAV y FLAC HD. En definitiva, una joya digital suprema con el inconfundible punto de excelsitud analógica a la manera de Marantz, que le permite marcar claras diferencias con respecto a sus numerosos competidores.

 

Un sonido alucinantemente limpio, creíble y agradable

Ya se sabe que no se puede pedir peras al olmo. Y, como decían nuestros mayores, que no existen los duros a cuatro pesetas. Pero si las cosas se hacen bien, es posible que haya excepciones. Y el M-CR610  de Marantz es una de ellas… ¡vaya si lo es! No se acaban aquí las sorpresas porque, claro, ¿de qué sirven tanta versatilidad y tanto espíritu purista si luego rematamos la faena con unas cajas acústicas del tres al cuarto? Es aquí donde entra en juego la curvatura del círculo, el elemento que riza el rizo de nuestra propuesta de esta semana. Muy compactas, las Tannoy Mercury V1i son en apariencia inofensivas. Bonitas y fáciles de ubicar, por supuesto. Modernas, aunque sin exageraciones. Y, sí, con ese punto clásico que en Sarte nos gusta tanto, más que nada porque es sinónimo de seriedad, de cosas bien hechas y que duran. Que unas cajitas tan asequibles lleven sobre sus espaldas nada menos que cinco generaciones quiere decir algo. Si además están firmadas por una marca que va camino de celebrar su primer siglo de existencia, significa que la receta que las ha hecho posible gusta… ¡y mucho! En lo tecnológico tenemos una configuración estándar: bass-reflex con puerto frontal, dos vías y altavoces de alta calidad diseñados y construidos por Tannoy. ¿Sofisticación? La justa, aunque inusual en un producto de precio tan democrático: tratamiento especial de los condensadores de filtrado, cono de graves fabricado en material compuesto, tweeter que se aprovecha de la tecnología de banda pasante desarrollada hace ya más de una década con motivo del advenimiento de los primeros formatos de audio de alta resolución. En suma, un “crack” de caja acústica que encaja a la perfección con el Melody Media.

 

Fácil de configurar, fácil de disfrutar

A la hora de manejar el equipo podemos elegir entre el Wi-Fi y la más sólida conexión por cable, aunque aquí mandan los gustos de cada uno. En cuanto a las cajas, la opción purista es montarla sobre soportes pero que quede claro que la ubicación en estanterías no plantea el más mínimo problema gracias a que el puerto bass-reflex de lasTannoy  Mercury V1i está montado en el panel frontal. La única conexión “clásica” obligatoria es precisamente la de las cajas, confiada a la siempre solvente van den Hul.
Tanto si escuchamos un CD como una emisora de radio analógica/digital/de Internet o archivos almacenados en un ordenador o en un dispositivo portátil, la calidad sonora es absolutamente convincente, con graves bien contorneados, agudos limpios y detallados, voces naturales y una escena sonora que en salas pequeñas/medianas no está nada mal. Impresiona el esfuerzo de ingeniería realizado por Marantz para concentrar tanta calidad “de verdad” en tan poco espacio y deja boquiaberto el empaque de las “inocentes” Mercury Vi1, que demuestran su clase de inmediato. Una combinación tremenda.

 

Más información Tannoy V1i >>

Más información Marantz M-CR610>>

Fabricantes: