Marantz AV7704 a prueba

11 de Noviembre de 2017 Sarte

Potencia operativa y tecnología de vanguardia

El AV7704 es la respuesta de Marantz a quienes buscan adentrarse en la que sin duda es la “vía real” del Cine en Casa: los sistemas formados por componentes de control y amplificación separados.

Y lo hace con una máquina excepcionalmente completa y potente que combina el personalísimo enfoque de la marca nipona en lo que a búsqueda de la máxima calidad sonora se refiere –resumido en el célebre “Because Music Matters”- con la tecnología más avanzada del momento en descodificación de sonido envolvente multicanal y multidimensional (“3D”), enrutado/procesado de señales de vídeo 4K, “ecosistema HDR” y conectividad. El resultado es un producto preparado para gestionar sistemas de hasta 11.2 canales con una autoridad sin precedentes entre las realizaciones de su clase y precio, hasta el punto de englobarse por méritos propios en una categoría superior a la que en teoría le corresponde. En definitiva, un centro de control idóneo para llevar el Cine en Casa a su máxima expresión.

 

Prestaciones y funcionalidad en todos los frentes

Antes de entrar en materia, una puntualización: que la combinación de un previo/procesador de A/V separado con una o varias etapas de potencia sea, sobre el papel, la opción natural para quienes buscan lo mejor en Cine en Casa no resta el menor ápice de atractivo a las soluciones integradas de más alto nivel, como bien se encargan de demostrar los receptores de A/V de última generación de Marantz.

Sucede sencillamente que algunos usuarios buscan opciones de conectividad extra –tomas balanceadas, por ejemplo- y otros necesitan, como consecuencia del espacio de que disponen, de una potencia de amplificación que los diseños integrados simple y llanamente no pueden satisfacer. En este sentido, la comparación con lo que sucede en el ámbito de la estereofonía es obvia, a la vez que no hay que perder nunca de vista que un modelo integrado bien diseñado puede superar con creces a un conjunto previo/etapa mediocre.

Una situación que sin embargo no se dará en este caso porque el protagonista del presente Blog es un previo/procesador de A/V Marantz de última generación que constituye precisamente la opción natural para aquellos que quieran ir más allá de una electrónica integrada –aunque sea la mejor del mundo- para disfrutar de lo último en sonido multicanal y cine en la intimidad de su hogar. Por lo demás, el hecho de separar las secciones de control y de procesado –tanto de audio como de vídeo- de la de amplificación de potencia proporciona al usuario un margen extra a la hora de “motorizar” equipos que en algunos casos pueden ser muy exigentes tanto a nivel cualitativo como cuantitativo. Todo ello sin olvidar las lógicas mejoras asociadas al hecho de tener los circuitos de control/procesado –con su propia alimentación. Y amplificación en bloques físicos independientes.

Pues bien, es justo esta opción lo que pone en nuestras manos, y además por un precio difícil de batir, el Marantz AV7704, digno representante de una “escudería” en la que la apuesta por la excelencia es la norma desde 1953 y que en este caso ofrece simultáneamente unas funciones y unas prestaciones espléndidas para disfrutar de lo absolutamente mejor en sonido e imagen. En concreto, lo que tenemos es un preamplificador/procesador de A/V dotado de una extensa capacidad de procesado de audio –descodificación Dolby Atmos, DTS:X y Auro-3D incluida- más funcionalidad de vídeo 4K/UHD al completo y compatibilidad con un nuevo e innovador concepto de sonido multisala. Como electrónica de muy altas prestaciones y última generación que es, el AV7703 incluye salidas preamplificadas para 11.2 canales tanto con conexiones convencionales con conectores RCA como balanceadas con conectores XLR, lo que implica la posibilidad de configurar, por ejemplo, sistemas de audio 3D de 7.2.4 canales (o también 9.2.2 canales), que en este momento son el no va más en lo que a Cine en Casa se refiere.

Más importante aún a la hora de marcar diferencias con sus –pocos- competidores, el AV7704 destaca por albergar en su interior una sección de audio repleta de las soluciones que tanta reputación han dado al “sonido Marantz” durante décadas. De ahí que podamos decir que el AV7704 ha sido concebido para ser no “sólo” un procesador de A/V del máximo nivel sino también un preamplificador analógico de grado audiófilo, con una placa de circuito impreso especialmente diseñada que utiliza la celebrada tecnología HDAM de Marantz. Es crucial destacar que sección de preamplificación ha sido concebida para proporcionar una separación entre canales máxima y una relación señal/ruido mejorada con el fin de obtener una restitución de los detalles y una imagen sonora lo más precisas posible, mientras que una fuente de alimentación generosamente dimensionada para la sección analógica equipada con condensadores de grado audiófilo asegura un suministro de energía y una capacidad dinámica que apreciarán por igual los más exigentes entusiastas de la música y el cine.

En lo que concierne a las opciones y “ayudas” para configuración, el AV7704 está equipado con el sistema Audyssey MultEQ XT32 para que la puesta a punto de cualquier sistema de Cine en Casa sea rápida y precisa, mientras que tecnologías de procesado de audio como la Dynamic Volume y la Dynamic EQ o la novísima y versátil Audysseys MultEQ Editor App permiten al usuario sacar el máximo partido de la experiencia sonora envolvente.

En el ámbito la conectividad de vídeo, un total de ocho entradas HDMI (versión 2.0, por supuesto) proporcionan al AV7704 una flexibilidad extraordinaria, a la vez que la compatibilidad de las mismas con las especificaciones más avanzadas del formato HDMI y el protocolo de protección anticopia HDCP 2.2 facilitan el enrutado de señales de vídeo 4K/UHD a 60 Hz, el submuestreo Pure Color 4:4:4, el pleno aprovechamiento de la tecnología HDR (“Alta Gama Dinámica”) –versiones Hybrid Log Gamma y Dolby Vision incluidas vía mejora de firmware- y el espacio de color ampliado BT.2020.

El AV7704 también puede remuestrear –vía HDMI- cualquier contenido de vídeo existente hasta resolución 4K/UHD con el fin de aprovechar al máximo las posibilidades de los nuevos dispositivos de visualización de imágenes compatibles con dicha resolución, en especial los reproductores de Blu-ray Disc UHD/4K. A ello hay que sumar dos salidas HDMI que facilitan la conexión simultánea de un televisor y un videoproyector, disponiéndose además de una salida HDMI para Zona 2 a fin de facilitar la configuración de un sistema de A/V multisala. En lo que respecta al audio digital de última generación, el AV7704 incluye conectividad a redes via Wi-Fi y Ethernet con el fin de facilitar el “streaming” de audio hasta resolución PCM de 24 bits/192 kHz y DSD hasta DSD128 (es decir con frecuencia de muestreo de 5’6 MHz). Asimismo, el uso de Wi-Fi de doble banda reduce la posibilidad de interferencias, facilitando de este modo la perfecta reproducción de su música favorita desde ordenadores o dispositivos de almacenamiento masivo (por ejemplo una unidad NAS), así como acceder a servicios de música online como Spotify, Deezer o TIDAL o escuchar emisoras de radio de Internet.

El AV7704 también incorpora las tecnologías Bluetooth y AirPlay para el “streaming” directo desde dispositivos portátiles. En su condición de producto Marantz equipado con la tecnología de audio multisala inalámbrica HEOS, el AV7704 dispone ahora de un potente número de opciones extra para acceder a un extenso abanico de servicios de música, así como de explorar contenidos a mayor velocidad con la HEOS App, que permite encontrar y reproducir canciones casi instantáneamente.

A todo lo dicho habría que sumar funcionalidades que serán del agrado de los usuarios –en especial cinéfilos- más avanzados, caso de la prestigiosa calibración de vídeo isf, que permite incrementar aún más la naturalidad de los colores tanto con televisores como, sobre todo, videoproyectores. La verdad es que son pocos los centros de control audiovisuales que ofrezcan tantas y tan potentes opciones de configuración, a la vez que prestaciones puras y duras en sonido e imagen… y menos aún –nos atreveríamos a decir que ninguno- que lo hagan por el precio al que es ofrecido el Marantz AV7704.

 

Control total y calidad extrema en sonido e imagen

Hemos optado por probar el AV7704 a lo grande y utilizar una configuración de 11.2 canales con audio 3D incluido, concretamente 7.2.4, es decir 7 canales para el sonido envolvente “clásico” más 4 para sonido multidimensional (Dolby Atmos y DTS:X) y 2 para subwoofer.

De los canales “clásicos” se encarga un conjunto de cajas acústicas Principia de Sonus Faber (2 Principia 7 para los canales principales, 1 Principia C para el canal central y 4 Principia 3 para los efectos laterales y posteriores) y los canales “3D” reproducidas por las fantásticas MartinLogan Vanquish, todo ello completado con dos subwoofers activos T-Zero de REL Acoustics. En lo que concierne a la amplificación de potencia, hemos utilizado una etapa multicanal Marantz MM8077 para los canales “clásicos” y dos etapas estereofónicas MM7025 para los cuatro canales “3D”. La parte de vídeo ha sido confiada a un videoproyector 4K Sony VPL-VW550ES acompañado por un disco duro de demostración con contenidos 4K de la misma marca y un reproductor de Blu-ray Disc 4K UBP-X1000ES también de Sony. Todo ello cableado con van den Hul en audio (conexión balanceada) e In-Akustik en vídeo.
Tres son los elementos que nos han seducido del AV7704: el primero de ellos, la rapidez y precisión exhibidos por el “pack” de sistemas de calibración automática disponibles, algo que en una configuración tan compleja como la utilizada ayuda, y mucho. El segundo, la drástica reducción de las asperezas presentes en la zona media/alta de muchas bandas sonoras cinematográficas, presentes especialmente en voces y, sobretodo, efectos. Y en tercer lugar, la sensacional calidad de la circuitería de vídeo tanto en su faceta “pasiva” (léase para distribuir señales ya tratadas) como “activa” (o sea “manipulando” y escalando). Hay luego un cuarto parámetro” que se sitúa en un nivel diferente de los que acabamos de mencionar y que no es sino la “modernidad” extrema del Marantz, que hace que toda la “operativa” del aparato funcione como una seda: “chips” DSP de muy alta velocidad, nivel de ruido de vídeo muy bajo, conmutación entre señales de vídeo extremadamente rápida, detección de fuentes prácticamente instantánea y ruido de fondo de audio también muy bajo. Y así tenemos una presentación del espacio sonoro imponente, con una capacidad discriminación fabulosa, a la vez que el incremento sustancial del nivel de volumen no desestabiliza en ningún momento el equilibrio tonal y por tanto no provoca la casi crónica fatiga auditiva presente en muchísimas electrónicas de A/V. Por otro lado, celebramos el uso de componentes avanzados en la sección de vídeo del AV7704 porque el visionado de algunas de las pocas -aunque por fortuna su número no para de crecer- películas en BD 4K ya disponibles en nuestro país (“El renacido”, “X-Men: Apocalipsis”, “La Ciudad de las Estrellas”) desvela, entre otras cosas, que las siglas HDR son algo más que un mero reclamo de marketing; de hecho, impresionan ya en su versión “básica”, por lo que no cuesta nada imaginar que si el Dolby Vision, por ejemplo, se consolida poco a poco a nivel comercial, el resultado será alucinante. Y todo ello sin olvidar en ningún momento unas funcionalidades de “streaming” tan amplias como efectivas y la certeza de tener unas cualidades sonoras comparables en todo momento a las de los celebrados componentes estereofónicos de Marantz.
 

Fabricantes: