Los mejores tocadiscos de 2021

26 de Noviembre de 2020 ada

Proponemos una selección de giradiscos creados para descubrir/redescubrir las virtudes sonoras del más entrañable y musical de los soportes analógicos para sonido de alta calidad: el disco de vinilo. Once fuentes que cubren todas las exigencias de calidad, diseño y presupuesto imaginables para mayor gloria de la música.

 

Un componente “fácil” que puede ser tremendamente complejo

El tocadiscos admite un amplísimo espectro de variaciones en lo que a sofisticación constructiva y capacidad de ajuste se refiere, al estar constituido por una serie de elementos -chasis/plato, brazo de lectura y cápsula fonocaptora- que poseen una fuerte componente mecánica. Por lo tanto, configurarlo para obtener unos resultados óptimos implica tener muy claras las ideas que resumimos a continuación.

1. El punto de partida: El cometido de un giradiscos es garantizar una plataforma perfectamente estable y aislada de su entorno para que la lectura del surco de los discos de vinilo se lleve a cabo sin interferencias externas y con la máxima precisión. Esto significa que cualquier refinamiento técnico en materiales e ingeniería encaminado a lograr dicho objetivo será bien recibido: suspensiones, construcción del plato, estructura/composición del chasis, ubicación del motor y pies de desacoplo con algunos de los elementos clave a considerar.

2. Respetar la jerarquía giradiscos-brazo-cápsula: Nos movamos en el nivel de precio en el que nos movamos, la perfecta reproducción de un disco de vinilo exige respetar una jerarquía muy completa. El primer eslabón de dicha jerarquía  es el giradiscos, formado por el chasis, el plato, el soporte del mismo o “subplatter” (cuando lo hay) y el motor (que puede estar o no integrado en el chasis). A continuación, viene el brazo de lectura o brazo, de importancia fundamental por cuanto del nivel de su ingeniería y su correcto ajuste dependerá el pleno aprovechamiento del componente encargado de explorar el surco del vinilo y captar la información contenida en el mismo: la cápsula fonocaptora o cápsula.

3. Las características técnicas: Menos determinantes que en otros componentes de audio, de las especificaciones técnicas proporcionadas por los fabricantes habría que tener en cuenta la relación señal/ruido del plato y la cápsula y la respuesta en frecuencia de esta última. Ya a un nivel más avanzado, habría que considerar la impedancia de carga de la cápsula (si es de bobina móvil/MC), la ganancia del preamplificador o previo de fono, la capacitancia de carga (si es de imán móvil/MM) o el hecho de si se va a usar o no un transformador elevador (“step-up”).

4. Los parámetros de ajuste clave: Aunque hay tocadiscos, sobre todo de nivel básico, que se suministran de fábrica con todos los ajustes optimizados, estamos ante un componente de audio cuyas opciones de ajuste pueden llegar a ser muy numerosas. Las más relevantes son la fuerza de apoyo vertical, el antideslizamiento o anti-skating, la altura del brazo y, en algunos casos, también el azimut y el desplazamiento del brazo con respecto al eje de giro. A nivel eléctrico, todo dependerá de la circuitería de fono que tengamos y, como decíamos anteriormente, de las características de la cápsula. 

  

Marantz TT5005 – 219 euros

Completamente automático y con cápsula fonocaptora y ecualizador de fono incorporados, este tocadiscos con tracción por correa firmado por uno de los gigantes del audio de todos los tiempos es una solución idónea para quienes desean añadir el vinilo a su portafolio de soportes de audio de calta calidad y hacerlo sin ningún tipo de complicaciones. Extremadamente asequible y fácil de manejar, el TT5005 exhibe un sonido transparente y dinámico con cualquier tipo de género musical.

 

Pro-Ject T1 – 299 euros

Fiel reflejo de la filosofía que desde siempre ha guiado los pasos del indiscutible número uno mundial en giradiscos, el T1 combina materiales de alta calidad con una estética muy estilizada que seduce de inmediato. Su elegante base con mecanizado de alta precisión no sólo no incluye ningún elemento de plástico, sino que ha sido cuidadosamente fabricada en MDF de alta densidad para garantizar que en su interior no haya espacios huecos, evitando de este modo que se produzcan vibraciones no deseadas. A continuación encontramos un plato de vidrio basado en un diseño de alta masa libre de resonancias que, de nuevo, permite evitar los puntos débiles del plástico o materiales alternativos como el acero ligero. El T1, que también está disponible con etapa de fono incorporada y con conectividad Bluetooth, se completa con un brazo de lectura de aluminio desarrollado por Pro-Ject y una cápsula de imán móvil Ortofon OM5e.

 

Pro-Ject Debut Carbon Evo – 499 euros

Versión más reciente de un tocadiscos cuyo modelo original vio la luz en 1998 y de cuyas distintas declinaciones se han vendido casi 1 millón de unidades, el Debut Carbon EVO toma la plataforma Debut Carbon y la mejora de manera sustancial. En concreto, mediante la adición de una nueva suspensión del motor para eliminar todavía más el ruido no deseado generado por el mismo, un anillo de elastómero termoplástico colocado en el interior del plato para reducir todavía más las resonancias y la sustitución de los cuatro pies de plástico del modelo precedente por tres de aluminio con amortiguamiento interno de elastómero ajustables en altura. Todo ello preservando soluciones de ingeniería que tanto éxito proporcionaron al Debut Carbon como el brazo de lectura de fibra de carbono de 8’6” de una sola pieza, el plato de acero de 1’7 kilos de peso, la correa de tracción de alta precisión, los conectores RCA bañados en oro, la cápsula de imán móvil Ortofon 2M Red preajustada en fábrica o el cable de conexión de topología semibalanceada.

 

Pro-Ject X1 – 799 euros

Una vistosa puesta al día del primer giradiscos de Pro-Ject, el legendario Pro-Ject 1, comercializado en 1991, con el concurso de materiales modernos y métodos de fabricación avanzados. Así, el chasis está hecho en MDF de última generación, siendo mucho más pesado y denso a la vez que menos resonante que el de aglomerado utilizado en el modelo original, mientras que el plato propiamente dicho está construido en metacrilato, aportando más masa y un carácter menos resonante a un elemento crítico que se complementa con un cojinete de muy alta calidad. A ello hay que añadir un motor de corriente alterna desacoplado de la base del tocadiscos mediante un elaborado sistema de suspensión, un brazo de fibra de carbono y aluminio de 8’6 pulgadas que permite incluso ajustar el azimut, pies con estructura sándwich de aluminio/TPE regulables en altura y un sofisticado circuito de control de velocidad, creándose de este modo una plataforma perfecta para la lectura de vinilos por el conjunto brazo-cápsula.

 

Pro-Ject The Classic Evo – 1.299 euros

Tomando como punto de partida el ultrapremiado modelo The Classic y soluciones de ingeniería incorporadas en el exclusivo 175 Vienna Philharmonic Recordplayer, el The Classic Evo destaca en primer lugar por la construcción del plato, que combina una aleación de aluminio con elementos absorbentes de TPE para optimizar el comportamiento frente a las resonancias. A ello hay que añadir un mecanizado extremadamente preciso gracias al uso de corte por diamante, a la vez que la construcción del sistema de giro principal es muy similar a la del 175 VPO. Otro elemento clave del The Classic Evo es el “sub-platter”, construido también en aleación de aluminio con corte por diamante y cuya precisión extrema garantiza un excelente aislamiento entre el ruido generado por el sistema de giro y el plato. El Pro-Ject se completa con un efectivo control electrónico de velocidad y un brazo de nueva factura cuyo tubo está fabricado en una estructura sándwich de carbono y aluminio.

 

Pro-Ject RPM 5 Carbon – 1.399 euros

Audaz en su diseño industrial y en la dotación de soluciones técnicas que incorpora, el Pro-Ject RPM 5 Carbon es un giradiscos extraordinariamente bien dotado. Destaca especialmente el uso de un chasis de forma circular con estructura sándwich de MDF y fibra de carbono que además de reforzar el control de las resonancias aporta rigidez extra. Por su parte, el motor está montado en un bloque separado con tratamiento anri-resonancias para minimizar cualquier posible transmisión de vibraciones al plato propiamente dicho –fabricado en metacrilato- y de ahí a la cápsula. El RMP 5 Carbon se completa con uno de los versátiles brazos de fibra de carbono de una sola pieza Pro-Ject 9cc Evolution, que permite acomodar un amplísimo abanico de cápsulas fonocaptoras.

 

Marantz T-15S1 – 1.649 euros

Una estética que desafía con elegancia supina el paso del tiempo constituye, acompañada por una concepción en la que se han cuidado hasta los más mínimos detalles, la carta de presentación de este precioso tocadiscos con alma High End firmado por el legendario especialista en componentes audiovisuales japonés Marantz. Con tracción por correa mediante un motor montado en un bloque metálico desacoplado mecánicamente, el TT-15S1 monta un plato de metacrilato de alta densidad impolutamente mecanizado, un sistema de giro de alta precisión equipado con cojinetes de cerámica y un ajuste antideslizamiento magnético que le permiten hacer gala de una neutralidad, una capacidad dinámica y una riqueza armónica sensacionales. Un auténtico objeto de deseo que además se ofrece por un precio muy competitivo.

 

Transrotor Zet 1 – 4.090 euros

El Zet 1 podría definirse perfectamente como el fruto de un ejercicio de imaginación sublime para que una forma seductora y brutal en su radicalidad estética esté al servicio de una función tan noble como la reproducción de la música en su más alta expresión. Integrado en el más genuino High End alemán, el Zet 1 es un tocadiscos que combina magistralmente materiales naturales y sintéticos de alta calidad para lograr una presentación sin artificios de las mejores grabaciones. El colofón lo ponen un brazo de lectura en “J”  (el Transrotor 800-S) y una cápsula de imán móvil (Transrotor 2200) dedicados, a lo que se suma la flexibilidad inherente a la posibilidad de montar un segundo brazo y utilizar dos motores, todo ello sin olvidar una gran facilidad de uso. Todo ello convierte al Zet 1 en una herramienta perfecta para el aficionado exigente que busca explotar al máximo el potencial de sus vinilos favoritos.

 

Transrotor Dark Star Reference – 4.550 euros

Ejemplificación perfecta de la filosofía de Transrotor, el Dark Star Reference es un giradiscos que en cierto punto se podría definir como “de libro de texto” por la racionalidad extrema de su concepción. Así, incorpora un chasis construido en dos bloques de material compuesto de alta densidad, de 30 mm de grosor cada uno, una solución clásica que permite, mediante una cuidada mezcla de materiales con propiedades diferentes, asegurar la neutralidad tímbrica requerida para no colorear el sonido. El segundo elemento mecánico clave del Dark Star Reference se materializa en un opulento plato de 60 mm de grosor fabricado también en un material compuesto de alta densidad, que combina resonancias minimizadas con gran masa para, respectivamente, ganar en neutralidad acústica y disponer de la inercia necesaria para que la rotación sea lo más estable posible. La guinda del Transrotor la ponen un motor de precisión ultrasilencioso montado en un bloque independiente y un brazo en “J” hecho a medida (su nombre es 800-S) siguiendo instrucciones de Transrotor.

 

Brinkmann Spyder+Brinkmann Tonearm 10 – 15.980 euros

Diseñado para acomodar hasta cuatro brazos de lectura de longitud efectiva comprendida entre 9 y 12 pulgadas, el Spyder utiliza una arquitectura muy audaz que se distingue por combinar minimalismo y flexibilidad a partes iguales. De su cuerpo destaca en primer lugar el bloque principal, que alberga el sistema de rotación (eje/cojinete) propiamente dicho, a lo que se suma un robusto “collar” que lo rodea con perforaciones dispuestas simétricamente para facilitar el acoplo a dicho bloque de las “patas” correspondientes a los diferentes brazos de lectura. Unas “patas” que también desempeñan la función de base/pies de desacoplo del cuerpo principal, proporcionando al Spyder su inconfundible aspecto. El sistema de tracción utilizado es por correa con un motor síncrono de 12 polos y 4 fases, que, a su vez, es gobernado por una fuente de alimentación externa a transistores que el usuario puede sustituir opcionalmente por uno de los exclusivos diseños a válvulas firmados por la propia Brinkmann. Señalemos finalmente la sofisticación del esquema de rodamiento hidrostático libre de mantenimiento, mientras que tanto el plato como el chasis utilizan una de las icónicas aleaciones de aluminio anodizado con resonancia optimizada de la firma alemana.

 

Brinkmann Balance+Brinkmann Tonearm 10 – 23.280 euros

La obra maestra de Helmut Brinkmann en fuentes de lectura analógicas es un tocadiscos fabricado completamente manual que, ya a primera vista, impone por su contundente (18 kg de peso y 95 mm de altura) plato de aluminio especial de baja resonancia. A continuación hay que destacar la sofisticación extrema del sistema de rotación, es decir, el conjunto formato por el eje y los rodamientos (cojinete), que de ningún modo puede ser afectado por factores externos por insignificantes que parezcan. Uno de dichos factores, esencial para Brinkmann, es la temperatura de los materiales empleados en el citado conjunto, cuya variación en función de las condiciones de trabajo se reduce prácticamente a cero. Para lograr este objetivo, se dispone de un esquema de control electrónico basado en un transistor MOSFET que se encarga de mantener la disipación térmica en 15 vatios, por cuanto se considera que es la cantidad adecuada para garantizar una rotación absolutamente fluida del conjunto “plato+rodamientos”. El Balance, que admite brazos de lectura de longitud comprendida entre 9 y 12 pulgadas, se completa con una elaborada fuente de alimentación a transistores que los más puristas podrán sustituir por una de nivel incluso superior basada en válvulas de vacío (RöNt) disponible opcionalmente.

 

 

Fabricantes:
    WhatsAppWhatsApp