L82 Classic a prueba

29 de Junio de 2020 ada

Perfectamente definible como una versión de dos vías de la celebrada L100 Classic, la JBL L82 Classic también podría definirse como una sólida puerta de entrada al High End más atemporal y sin complicaciones. Una puerta de entrada con todas las garantías, por cuanto se apoya en una experiencia de casi 75 años en audio doméstico y profesional, en la que una inteligente política de “vasos comunicantes” ha permitido a muchos aficionados disfrutar sin limitaciones de una serie de virtudes habitualmente asociadas al audio “pro”, en especial la capacidad dinámica y la pegada en graves.

Todo ello apoyado por tecnologías propias (en especial los altavoces, desarrollados íntegramente en EE.UU. con el concurso de las herramientas de diseño, análisis y fabricación más avanzadas) que tienen como resultado una firma sonora que cautiva especialmente con géneros musicales como el rock y el jazz.

 

Monitores compactos: como siempre, la clave está en hacer las cosas bien

Aunque no tiene por qué ser siempre es así, quien quiere hacerse con una pareja de cajas acústicas compactas de tipo estantería/montaje sobre soportes piensa en un sistema de reproducción musical en el que el nivel de las prestaciones a obtener debe ajustarse a ciertos criterios de restricción de espacio. Por tanto, y dejando de lado a quienes busquen un monitor de estantería simplemente porque les gusta más este tipo de caja, es evidente que lo primero que deberemos considerar es el tipo de mensaje a escuchar. Así, si sólo nos interesa la reproducción estereofónica estándar, lo mejor es que establezcamos un baremo constituido fundamentalmente por el nivel de presión sonora del que deseamos disponer y la calidad (precisión tímbrica, dinámica y espacialidad) y extensión de la curva de respuesta en frecuencia. A todo ello habrá que añadir criterios de orden estético que nos llevarán a diferentes niveles de construcción y acabado que influirán en mayor o menor medida sobre el precio final.

Por regla general, con amplificadores integrados bien diseñados de potencia comprendida entre 25 y 70 vatios y cajas acústicas de sensibilidad media -88 a 92 dB/W/m- pueden obtenerse niveles de presión sonora respetables con una tasa de distorsión muy baja. En cuanto a la extensión de la respuesta en graves, un buen diseño debería ser capaz de restituir sin pérdidas ni distorsión frecuencias del orden de 50 Hz, aunque quien quiera unos resultados idénticos con frecuencias situadas en la zona de 35 Hz deberá recurrir en la mayoría de casos a los servicios de un subwoofer. En cualquier caso, debería quedar bien claro que en lo que a tecnología se refiere, y además tanto en lo que respecta a los altavoces como al filtro divisor de frecuencias y el recinto acústico propiamente dicho, los monitores de estantería de última generación no tienen nada que envidiar a sus homólogos de tipo columna, aunque por lo general el número de vías suele quedar circunscrito a dos/tres y la potencia máxima admisible es inferior.

 

L82 Classic: una versión a escala y con dos vías de la L100 Classic

En ocasiones, hablar de alguien –o algo- como “hijo de” puede desvirtuar a ese alguien, pero en el caso de la protagonista del presente Blog, la novísima caja acústica de estantería L82 Classic, nada más lejos de la realidad. ¿Motivo? El espectacular éxito comercial de la versión actualizada de la legendaria L100, la L100 Classic, que ha hecho incluso que tome prestada de la misma ese “Classic”, en el fondo toda una declaración de intenciones.

Entrando ya en materia, la L82 Classic es un monitor compacto bass-reflex de dos vías equipado con algunas de las tecnologías más avanzadas de JBL, que se completa con un elegante recinto terminado en nogal satinado y la icónica rejilla con “células” de espuma cuadradas Quadrex –disponible en negro, naranja o azul- de la marca estadounidense. En lo que a tecnología se refiere, la L82 Classic basa su poderío, como es la norma en JBL, en el uso de transductores de muy alta calidad íntegramente diseñados y construidos por la veterana compañía de Northridge. De reproducir la zona alta del espectro se encarga un tweeter con cúpula de titanio de 25 mm, equipada con una guía de ondas para mejorar la directividad, incrementando de este modo la espaciosidad del sonido y contribuyendo a estructurar escenas sonoras extremadamente convincentes. Por su parte, las zonas media-baja y baja son confiadas a uno de los inconfundibles altavoces con cono de pulpa tratada de color blanco, de 203 mm de diámetro, y chasis de metal fundido que, en conjunción con un efectivo sistema de carga bass-reflex con puerto frontal, permite reproducir prácticamente sin pérdidas frecuencias inferiores a 50 Hz.

Señalemos al respecto que el fabricante especifica los puntos de corte a -6 dB de la curva de respuesta en frecuencia en 44 Hz y 40 kHz, lo que encaja perfectamente con lo que acabamos de decir. La L82 Classic se completa con un filtro divisor de frecuencias ejecutado con componentes de alta calidad, equipado con uno de los tradicionales atenuadores L-pad de JBL para aumentar o reducir el nivel de agudos en función de los gustos del usuario y las características de la sala. Por lo demás, una impedancia nominal de 8 ohmios y una sensibilidad de 88 dB/W/m aseguran la compatibilidad con un amplio repertorio de electrónicas de amplificación.

 

Una presentación sonora que equilibra transparencia y pegada

Aunque las L82 Classic pueden colocarse sin ningún problema encima de una estantería, lo mejor para llevar a cabo una evaluación en profundidad es montarlas en sus soportes de suelo dedicados JS-80, por cuanto garantizan un comportamiento óptimo tanto a nivel tonal como espacial. Para acompañar a las JBL elegimos un amplificador integrado estereofónico con conectividad a redes Primare I35 Prisma, un preamplificador de fono Primare R35 y un giradiscos Pro-Ject The Classic Evo equipado con una cápsula de bobina móvil Ortofon MC Quintet Blue, todo ello cableado con van den Hul.

Tanto si escuchamos discos de vinilo como “streaming” de alta resolución, las JBL rompen, sin hacer ruido pero de manera contundente, con algunos esquemas prefijados sobre los monitores de dos vías de cierta envergadura. El primero de ellos es una curva de respuesta en frecuencia subjetiva perfectamente controlada en sus extremos, que las hace más que recomendables para escuchar un amplísimo elenco –no sólo rock/pop y jazz- de géneros musicales. Por otro lado, las L82 Classic exhiben una dispersión más que notable en la zona alta del espectro que les permite crear escenas muy consistentes en amplitud, altura e incluso profundidad, a lo que hay que añadir la pegada y el brío que desde siempre han caracterizado a las cajas acústicas estadounidenses en general y a las realizaciones de JBL en particular.

 

Fabricantes:
WhatsAppWhatsApp