Classé Delta Pre a prueba

14 de Julio de 2020 ada

Un producto que ahora mismo es muy poco habitual entre las realizaciones de su categoría, como consecuencia de la inclusión simultánea de circuitos para tratamiento de señales de línea y de fono y funcionalidad DAC… al más alto nivel, por supuesto. Esta podría ser la carta de presentación del Classé Delta PRE, una electrónica de impecable factura cuya elegante presencia es rematada por un sistema de menús de gestión, vía pantalla táctil, tan refinado en su concepción como efectivo y práctico en su ejecución.

¿Y el sonido? ¡Genuinamente Classé, por supuesto, y por lo tanto exquisitamente equilibrado, independientemente de cuál sea la fuente que elijamos y los contenidos reproducidos. Todo ello sin olvidar el indiscutible punto de atracción extra que aporta la existencia de etapas de potencia estereofónicas y monofónicas basadas en la misma filosofía y que, en combinación con el Delta PRE, suman en términos de precisión y amplitud sonoras.

 

La importancia de conocer el cometido del preamplificador

Antes de entrar en materia no viene de más recordar que el preamplificador es el gran centro de control y distribución de cualquier equipo destinado a la reproducción del sonido, lo que lo convierte en el elemento más asiduamente utilizado del mismo. Como consecuencia de ello nos interesa que sea “inteligente”, generoso y flexible en su concepción a nivel de funciones disponibles, interrelación entre ellas, dotación de entradas y salidas y gestión global. Esta especialización hace que existan varios tipos de preamplificadores, lo que significa que que el mejor se adecúe a las características de un sistema determinado será aquel que satisfaga con mayor exactitud las exigencias del usuario del mismo.

Tenemos en primer lugar el preamplificador de línea, que acepta únicamente señales de nivel de línea, es decir, las procedentes de cualquiera de las fuentes de audio actualmente disponibles a excepción de los giradiscos. Por su parte, el preamplificador de fono tiene por misión tomar la débil/muy débil señal procedente de una cápsula fonocaptora y amplificarla a un nivel comparable al de las fuentes de línea. El preamplificador de fono también se encarga de llevar a cabo la denominada ecualización RIAA (siglas de Recording Industry Association of America), consistente en un realce de los graves y un recorte de los agudos destinado a compensar el proceso inverso que se lleva a cabo durante la grabación de todo disco de vinilo con el fin de restaurar la respuesta plana. La complejidad de los preamplificadores de fono varía enormemente en función del tipo de cápsulas que admitan y la cantidad y calidad de los ajustes que ofrezcan al usuario.

Los preamplificadores también pueden clasificarse en función de los dispositivos activos que utilicen, con lo que tenemos preamplificadores de estado sólido (en los que hay transistores bipolares o BJT’s, de efecto de campo o FET’s o combinaciones de ambos), preamplificadores a válvulas (en los que se emplean válvulas de vacío) y preamplificadores híbridos (que utilizan dispositivos de estado sólido en algunas de sus secciones y válvulas de vacío en otras con el fin de combinar las ventajas de unos y otras). Otro aspecto de tipo tecnológico que hay que tener en cuenta a la hora de elegir un preamplificador es el tipo de topología circuital interna que utiliza, es decir, si trabaja con señales balanceadas o no balanceadas. Por lo demás, la presencia de una circuitería DAC de alto nivel es ahora mismo un “plus” muy valorado en los preamplificadores de High End, por cuanto multiplica la cantidad de contenidos que el mismo puede gestionar y a la vez evita tener que adquirir una electrónica dedicada para la citada funcionalidad.

 

Delta PRE: vocación clásica ejecutada con tecnología punta

Todo lo que acabamos de decir nos lo ofrece, en un único chasis, el modelo Delta PRE de la Classé, un preamplificador transistorizado creado con el objetivo de ofrecer prestaciones sonoras óptimas con cada fuente y cada grabación y que en cierto modo puede considerarse la conclusión del saber hacer acumulado por  la firma canadiense en materia de centros de control de audio estereofónico.

Así, en el interior encontramos una depurada arquitectura formada por un preamplificador de línea, un preamplificador de fono y un DAC que aísla, acorta y simplifica todos los trayectos de señal para optimizar la experiencia de escucha. El Delta PRE incluye funcionalidades de procesado tan interesantes como una gestión de graves concebida para gestionar dos subwoofers, un ecualizador paramétrico de cinco bandas por canal -que permite ajustar la frecuencia, el nivel y el Q con filtros digitales avanzados sin añadir ruido ni distorsión- disponible para todas las fuentes y un control de tono extremadamente flexible. Destaca especialmente la sofisticada etapa de fono MM/MC interna, que combina ganancia de 41’5 dB en MM/MC de salida alta y de 60 dB en MC de salida baja con una paleta de ajustes destinados a garantizar la compatibilidad con un amplísimo espectro de cápsulas fonocaptoras. En concreto, la capacitancia de carga para cápsulas MM puede seleccionarse en 50 pF, 100 pF, 150 pF, 200 pF, 250 pF, 300 pF, 350 pF, 400 pF y 450 pF, mientras que la fundamental impedancia de carga para cápsulas MC de salida baja puede seleccionarse en 7’5 ohmios, 10 ohmios, 33 ohmios, 50 ohmios, 82 ohmios, 100 ohmios, 330 ohmios y 1.000 ohmios (47 kohmios para cápsulas MC de salida alta y MM).

En lo que respecta a su gestión, que se lleva a cabo mediante un intuitivo y muy completo sistema de menús vía pantalla táctil, del Delta PRE habría que destacar un control de volumen con pasos precisos de 0’25 dB, así como modos “bypass” –para evitar la conversión en digitales de señales analógicas de muy alta calidad- y de enrutado y unos control tono completamente personalizable. De dicho control de tono hay que señalar que corrige pequeños desequilibrios comunes en la mayoría de grabaciones, pudiendo ser utilizado como un ajuste de graves y agudos convencional o también en el denominado modo Tilt, donde el balance tonal puede ser sutilmente inclinado hacia las frecuencias altas o bajas. Asimismo, el Delta PRE puede alternar entre música y cine -modo Pass-Thru- a la vez que soportar hasta 4 dispositivos HDMI para garantizar una conmutación sin fisuras entre fuentes audiovisuales. Por lo demás, unas especificaciones técnicas con registros espectaculares en parámetros como la respuesta en frecuencia (con puntos de corte a -3 dB en 1 y 2.000.000) y la relación señal/ruido (130 dB) y una sección DAC compatible con archivos PCM muestreados a un máximo de 384 kHz y archivos DSD hasta DSD256 aseguran unas prestaciones excepcionales con las grabaciones más exigentes.

 

Transparencia y escena sonora deslumbrantes

La condición de centro de control estereofónico de referencia del Delta PRE y la flexibilidad aportada por su sistema de menús de gestión permite combinarlo con la electrónica de amplificación que se nos antoje. Aun así, sus características técnicas sugieren una integración óptima con sus compañeras de gama, es decir, las etapas de potencia Delta de Classé, motivo por el que lo hemos asociado a una pareja de bloques monofónicos Delta MONO.  Como fuente digital hemos utilizado el excepcional Marantz SA-10, siendo su homóloga analógica el conjunto formado por el giradiscos EAT C-Sharp con cápsula de bobina móvil EAT Jo Nº5. El sistema se completa con una pareja de cajas acústicas Wilson Audio Sasha DAW, cables Transparent Ultra de 5ª Generación en interconexión y cables Transparent Reference en conexión a cajas.

Ya con la escucha de los primeros compases hay que reconocer que entre las electrónicas Classé Delta y las Sasha DAW se establece una poderosa sinergia, con una “amabilidad” tremendamente seductora que invita a reescuchar grabaciones que en teoría tenemos perfectamente controladas. Ya sea de jazz, clásica o rock la pieza musical seleccionada, la respuesta es siempre la misma: cero asperezas, mucha humanidad y, fundamental, una total ausencia de fatiga auditiva. Nos atreveríamos a decir que con cualquier fuente, aunque la versatilidad de los ajustes ofrecidos por la sección de fono hace que el Delta PRE resulte particularmente atractivo para los amantes del vinilo. Por lo demás, la elegancia del sistema de gestión del aparato amplía su potencial espectro de usuarios más allá de las fronteras del High End tradicional, lo que sin duda debe considerarse uno de los elementos singulares del Classé.

 

 

Fabricantes:
WhatsAppWhatsApp